Inicio » Centenario de la profesionalización de la enfermería

Centenario de la profesionalización de la enfermería

Por Guadalupe Cruz Jaimes

A 100 años de haberse profesionalizado la enfermería en México, esta disciplina continúa siendo una labor ejercida, en su mayoría, por mujeres en condiciones laborales precarias. El sector salud registra un estancamiento de la plantilla laboral, deterioro de las instalaciones y escasez de material y equipo médico.

Según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México existen 302 mil personas dedicadas a cuidar y atender enfermos, nueve de cada 10 son mujeres. Una quinta parte son profesionistas en el ramo.

En el marco de la celebración de la enfermería como una profesión (licenciatura), según datos oficiales, en el país por cada 10 mil habitantes laboran cinco enfermeras, mientras que en Estados Unidos trabajan 78 por el mismo número de habitantes.

En las zonas indígenas de México, apenas se cuentan con un 1.5 enfermeras por cada 10 mil habitantes.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas (CDI) existen un mínimo de 6.4 enfermeras por cada cien mil habitantes y un máximo de 155.5 de ellas en la misma proporción.

Las profesionistas de la atención a la salud son el primer contacto con las y los pacientes, gracias a su trabajo, las campañas de vacunación y erradicación de enfermedades de contagio han sido exitosas, ejemplo de ello es la eliminación de la viruela, tétanos neonatal, sarampión, poliomielitis y difteria.

Otro de las situaciones a las que se enfrentan las enfermeras son los riesgos derivados del contacto con elementos que pueden ser infecto-contagiosos, y un ambiente de estrés constante.

Las trabajadoras del servicio nocturno laboran cada tercer noche jornadas de 11 horas consecutivas; en general no llegan a sus casas a descansar sino que dedican su tiempo a la realización de las actividades que se desprenden de su condición de género, como cuidar de la familia y los quehaceres domésticos.

De ahí, que las enfermeras traigan consigo cansancio acumulado, cuyo origen la mayoría de las veces es provocado por las labores realizadas en su papel de madres y de amas de casa, que implican periodos de más de 30 horas de trabajo.

Otra de las problemáticas a las cuales hacen frente las trabajadoras de la salud es el hostigamiento sexual, este fenómeno es común, comprende diferentes culturas y desconoce fronteras, señala una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

06/GCJ/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: