Condenan en Alemania a médica que informa sobre interrupción del embarazo

INTERNACIONAL
LIBERTAD DE EXPRESIÓN
   La acusan de promover publicidad proaborto
   
Condenan en Alemania a médica que informa sobre interrupción del embarazo
CIMACFoto: César Martínez López
Por: Por Sonia Gerth
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 12/10/2018

Luego de publicar en su página web de su consultorio información sobre la interrupción del embarazo, la médica alemana Kristina Haenel, fue multada por una corte de segunda instancia en la ciudad de Giessen, Alemania.

Esta información, aunque objetiva, constituye “publicidad” para promocionar el aborto, según la corte, lo cual se sanciona en Alemania de acuerdo al artículo 219a de la ley penal, que prohíbe “ofrecer, anunciar, o promocionar interrupciones de embarazo”.

Cabe señalar que dicho artículo fue creado por los Nazis en 1933, y nunca fue derogado. Las feministas en la Alemania Occidental nunca lograron una despenalización completa del aborto, pero en 1976 se hizo un compromiso: la interrupción del embarazo se penaliza con hasta tres años de cárcel, pero existen ciertas excepciones.

Si las mujeres acuden a un centro de asesoramiento estatal (autorizados por el Estado), donde le informan sobre los derechos que tiene y también el procedimiento del aborto, y luego deja pasar un lapso de tres días, si decide realizarlo éste queda impune. Las mismas condiciones valen cuando la vida de la mujer está en peligro o cuando fue violada. En Alemania del Este, el aborto era legal hasta las 12 semanas de gestación, pero esta ley fue derogada cuando los dos Estados alemanes se unieron.

El caso de Kristina Haenel llegó a las cortes, porque algunos activistas provida la demandaron en 2017 y como la médica no tiene un centro de asesoramiento sino que también ofrece el servicio de la interrupción del embarazo; la primera corte (el tribunal del distrito), decidió que la información que publicó en su página sí era publicidad proabortista.

La doctora es feminista desde hace muchos años y ayuda a las mujeres por convicción. Es por eso que decidió no pagar la multa de 6 mil Euros (aproximadamente 130 mil pesos), sino buscar el camino hacia la Suprema Corte Constitucional, esperando que ésta declare el artículo 219a inconstitucional.

Desde el inicio, el proceso se volvió muy mediático, inspirando un nuevo debate tanto sobre la “publicidad para aborto”, como sobre el aborto en sí, con muchas mujeres políticas mostrando su apoyo para Haenel. Pero el partido mayoritario, los cristiano-demócratas de la canciller Merkel, ha negado todos intentos de cambiar la ley.

Hoy, a las 8 de la mañana, hora local, las feministas se hicieron ver en las afueras del juzgado regional con sede en Giessen, para apoyar a la médica. En su sentencia, el juez Johannes Nink expresó su inconformidad con la manera en que se tratan los abortos en Alemania. Dijo que sería necesario garantizar la ayuda a las mujeres, y que el párrafo sobre la publicidad debería de cambiarse.

Sin embargo, “por razones jurídicas”, sostuvo la condena en contra de Haenel, no sin agregar “llévela como un título de honor en su lucha por una ley mejor”. La médica le agradeció, y con mucha calma, enfrentó a los medios de comunicación después de la sentencia.

“Yo no me considero delincuente, y no lo soy. Ni tampoco las mujeres lo son. Por eso, por supuesto que me hubiera gustado ser absuelta, pero eso no garantiza seguridad jurídica. Tengo que seguir hasta la Corte Constitucional”, explicó.

“Esto es como el famoso muro en el kilómetro 30 de un maratón. El muro que dice ‘no tienes que seguir corriendo’, pero tengo que seguir porque sino, las cosas no van a cambiar.”

Hizo énfasis en que “tiene que cesar la criminalización”, pero aún si se deroga el 219a, “falta mucho que hacer”. Porque con el aborto oficialmente penalizado, los métodos de interrupción de embarazo no se enseñan en las universidades médicas. Hay menos y menos médicas o médicos que practican abortos en Alemania, también porque temen la estigmatización. Las y los activistas provida hacen lo suyo, con demandas frecuentes ante las cortes por “publicidad por aborto”.

Haenel opinó que el Estado tiene una obligación de garantizar una red de clínicas y centros de apoyo para las mujeres, porque según ella, si una mujer con embarazo no deseado vive en la capital, tal vez haya suficientes oportunidades, pero si vive en el campo, no.

Según el Instituto Estadístico Alemán, se realizaron 101 mil 209 abortos en el país en 2017, con las cifras gradualmente bajando desde alrededor de 110 mil; en 2010, pero un ligero aumento en 2017, comparado con los dos años anteriores.

18/SG/LGL