Inicio Cooperativas: modelos de equidad a favor de las trabajadoras

Cooperativas: modelos de equidad a favor de las trabajadoras

Por la Redacción
trabajo11selmadelargewordpresscom

Las cooperativas –empresas controladas por las y los trabajadores– son una alternativa para que las mujeres superen la pobreza y el empleo informal, por lo que los Estados deben contribuir a su financiamiento y formación, llamó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
De cara al Día Internacional de las Cooperativas, que la Organización de Naciones Unidas (ONU) celebra cada 4 de julio, la OIT publicó una hoja informativa para difundir las ventajas de las cooperativas para el empoderamiento económico de las mujeres.
 
Una cooperativa es una asociación autónoma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales, a través de una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática, según define la Alianza Cooperativa Internacional.
 
De acuerdo con la OIT, la mayoría de las cooperativas en el mundo están encabezadas por personas de sexo femenino. En Japón, por ejemplo, hay 600 cooperativas de alimentos con más de 27 millones de integrantes, de los que 80 por ciento son mujeres.
 
El modelo cooperativo ofrece a la población femenina –especialmente a la de zonas rurales, que trabaja en la economía informal o tiene bajos ingresos– obtener mejores medios de vida, y acceder de manera más fácil a recursos productivos y de servicio.
 
No obstante, la OIT advirtió que todavía hay muchos obstáculos que impiden a las mujeres disfrutar de todos los servicios y beneficios de las cooperativas, por lo que es necesario promover los valores y principios cooperativos, facilitar el acceso de esta población al asesoramiento empresarial y financiamientos, medir la participación femenina en estos modelos, y poner la igualdad de género en el centro de sus contribuciones a la sustentabilidad.
 
De acuerdo con la OIT, las cooperativas también contribuyen a aliviar la pobreza porque generan puestos de trabajo decentes, productivos y que brindan ingresos.
 
A la par, según los principios de las cooperativas, las mujeres deben gozar de los mismos servicios y aceptar las mismas responsabilidades que los varones en el seno de la cooperativa.
 
Además, en el caso de las mujeres, este modelo les da la oportunidad de elegir sus horarios de trabajo o tener jornadas más flexibles.
 
Las trabajadoras que más acceden a este modelo –según la OIT– son las que se ocupan en la economía informal, las vendedoras en las calles, las barrenderas, personal de transporte público y, recientemente, las trabajadoras del hogar.
 
Según la nota informativa, las cooperativas ofrecen a las trabajadoras del hogar la posibilidad de organizarse y proteger sus entornos de trabajo, ya que muchos Estados no toman medidas para regularizar las condiciones laborales de este personal.
 
Asimismo, por sus valores y principios, las cooperativas están a la vanguardia en el avance hacia un mayor equilibrio entre mujeres y hombres en los puestos de dirección y administración superior.
 
Al respecto, la Federación Internacional de Cooperativas y Mutuales de Seguros publicó un informe que revela que más aseguradoras cooperativas son dirigidas por mujeres en comparación con otros tipos de empresas que se dedican a la venta de seguros, ya que casi 20 por ciento de estas cooperativas consultadas (118) tienen delegadas mujeres, en contraste con el 2 por ciento de las empresas tradicionales.
 
Los principios cooperativos establecen que se debe contar con una membresía abierta y voluntaria, control democrático de las y los integrantes, autonomía e independencia, educación, formación e información, y compromiso con la comunidad.
 
Un ejemplo de gestión de cooperativas es la que hace la organización Women’s Action to Gain Economic Security (WAGES), que funda “empresas verdes”, cuyas propietarias son de sexo femenino y, a su vez, generan puestos de trabajo decentes para las mujeres de bajos ingresos.
 
WAGES ayudó a fundar cinco cooperativas de limpieza en San Francisco, Estados Unidos, en las que incluso participan trabajadoras del hogar migrantes.  
 
15/AJSE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content