Inicio » Crece participación de las militares de EU en guerras

Crece participación de las militares de EU en guerras

Por la Redacción

Aunque la política militar de los Estados Unidos impide a las mujeres formar parte en ciertas asignaturas en las zonas de guerra, y son consideradas por algunos de los comandos “como de segunda clase”, ellas realizan trabajos peligrosos en Irak y Afganistán, informó la televisora publica PBS, en su noticiero The News Hour with Jim Lehrer.

Una casualidad más de la guerra en Irak trajo de regreso a casa, en Decatur, Illinois, la semana pasada, a la especialista de las Fuerzas Armadas, Karen Clifton de 22 años de edad, luego de que en el vehículo donde viajaba con otros soldados fuera golpeado por una granada, acto en el que ella murió. Su muerte es uno de esos casos que hace a esta guerra única, excepcional, dijeron en el programa.

Ella es una más de las 80 mujeres que recientemente han fallecido en Irak y Afganistán. Un número de decesos que es prácticamente el doble de las mujeres militares norteamericanas asesinadas en las Guerra del Desierto, Vietnam y Corea combinadas. Además de las más de 500 heridas, muchas de ellas gravemente.

Las mujeres sirven hoy ampliamente al Ejército norteamericano, algo impensable en el pasado. Son elegibles para ocupar más del 80 por ciento de los trabajos que implica la tarea militar, en 250 mil diferentes puestos al lado de los hombres.

En este momento, explicó el noticiario de la TV pública, las mujeres realizan aproximadamente 167 mil incursiones en la guerra de Irak y Afganistán. Cuatro veces más que en la Guerra del Golfo.

Oficialmente, no pueden estar asignadas a unidades de infantería, tanques o submarinos. La política oficial del Pentágono se los impide, las excluye de las llamadas “ocupaciones de combate”.

Pero en Irak y Afganistán, donde no son claras las líneas de ataque que existen, por no ser fáciles de distinguir, ellas ahí están.

Las mujeres conducen Humveesys, camiones y convoyes militares. Sirven en la policía militar, son pilotos de avión, entre estos los “Battlefield”, todo en verdaderas y constantes operaciones de ataque.

Y como los hombres, muchas mujeres ahora están en innumerables zonas de guerra.

MÁS POSICIONES PARA LAS MUJERES

Kirsten Holmstedt, autora del libro Band of sisters, que narra la experiencia de 12 mujeres soldados de la Marina en Irak, fue también entrevistada por PBS:

— ¿Por qué hay más mujeres sirviendo en el Ejército?

? Porque hay más áreas en las que se pueden desempeñar, como en los camiones, por ejemplo y en los aviones como médicas. Ellas cubren más del 80 y 90 por ciento de las posiciones que hoy están abiertas para las mujeres. Y además, están en los campos de batalla.

Por su parte, Lory Manning, capitana retirada de la Marina y directora de Women in the Military Project of Women?s Resercha and Eductation Institute en Washington, habló sobre los trabajos que las mujeres hacen en la línea de fuego y sobre el cambio de rol de las militares en los últimos tiempos.

Normalmente ?dijo el entrevistador- no estaban en zonas de combate, con excepción de las médicas y enfermeras. Así fue en Vietnam. Durante la Guerra del Golfo, en los 90, se utilizaron a más mujeres, pero no en zonas de ataque. Pero hoy están en lo que llaman “combat support jobs”, manejando camiones, cerca de las líneas de ataque?

— Una de las razones de que las veamos en tantos roles es porque ?subraya la veterana de guerra? no hay líneas específicas de ataque en esta guerra. Además de que las leyes y políticas han cambiado desde los 90.

Esta nueva política tiene su origen en un memorando escrito en 1994 por el secretario de la Defensa, que dice: “Las mujeres pueden servir en cualquier rol en el campo militar excepto en unidades pequeñas de brigadas, que son como compañías de batallón y tienen una misión primaria en la batalla”.

LAS MILITARES EN SITUACIONES DE PELIGRO

Son muchas las restricciones, dice el locutor de PBS, pero las mujeres están haciendo muchos de esos trabajos, e incluso están disparando.

Y la escritora Kirsten Holmested responde: “Así es, en dos de las historias que narro en el libro ellas estuvieron en zonas de ataque y dispararon, atacaron en una unidad de infantería. Ellas pueden ayudar en la infantería. Fueron casa por casa buscando a mujeres, niñas y niños. Y ellas, en zona ?co-located? estuvieron en la misma casa con ellos. Ahí durmieron”.

La tercera panelista, Carolyn Schapper, sargento de Virginia de la Guardia Nacional de la Armada, que participó en cerca a 200 misiones de combate en Irak y formó parte de inteligencia humana táctica, explicó:

“Mi misión era saber sus preocupaciones (de las y los combatientes) y ver esos problemas. Andaba armada, salía casi todos los días, conducía camiones y caminaba entre las casas, en condiciones peligrosas todos los días. Nunca sabes qué es lo que va a pasar”.

Y afirma: “Eso incluía fuegos cruzados, fuego Sniper, morteros, no en contra de mi persona, pero sí en contra de mi equipo”.

— ¿Lidiaste de manera diferente que los hombres?

La combatiente responde: “Asumo que es igual para cualquier individuo, no hay diferencia entre hombre y mujer. Tratas de salir adelante y lo prioritario es que todos estén a salvo”.

La capitana de la Marina retirada, Lory Manning, explicó: los estudios dan como resultado que las mujeres en el desempeño de sus asignaturas son sorprendentes, aunque “piensan que las mujeres se harán pedazos”.

Suponen “que no rescatarán a los compañeros caídos, que si son heridas no dispararán porque se pondrán nerviosas. Pero son suposiciones incorrectas, nada de eso ha pasado”.

Las mujeres ?afirmó? se sostienen por sí solas. Lo han hecho brillantemente bien. Y no existen obvias diferencias con respecto a los hombres. “En Irak o a su regreso sufren desórdenes por estrés postraumático, como ellos. Hemos aprendido, a través de experiencias reales, que las mujeres pueden responder a todo en el Ejército”.

LA ACEPTACIÓN

— ¿Cómo aceptan a las mujeres?, preguntaron en el programa a Kirsten Holmstedt.

— Eso es interesante, pues sin importar su edad, unos sí las aceptan y otros no. Hablé con un general, quien dijo que se opone a que las mujeres estén en combate, no le gusta. Pero realmente cree que las mujeres en combate están haciendo cosas maravillosas.

— ¿Las están apoyando?

Holmstedt respondió: “Hay una contradicción, especialmente de quienes han estado por un tiempo en el Ejército. Los que tienen mayor tiempo presentan más resistencia para ayudarlas. Creo que las están tratando como ciudadanas de segunda clase por la mentalidad masculina”.

Carolyn Schapper dijo: “Depende con quién se esté trabajando. En mi equipo, Inteligencia e Infantería, eso no sucedió. Todos éramos miembros del equipo. Puedes pensar que nadie salvará tu vida si lo necesitas, pero había mutuo respeto en mi equipo”.

Sin embargo, mencionó otra experiencia:

“Cuando estuve en una base de infantería pequeña, sí tuve dificultades con los comandantes. Tuve que ser brava, valiente. Y al paso del tiempo, se los demostré. Puede ser porque no sabía de lo que estaba hablando, porque era mujer, pero un día cuando uno de mis disparadores fue herido, y tomé el mando del convoy de regreso, me comprobé a mí misma y a ellos que era capaz de hacer el mismo trabajo que el hombre”.

En torno a los ataques sexuales, ella respondió:

“Sabemos que es un problema, pero pienso que no tenemos ni idea de qué tan extenso es. Es un problema para la mujer de esa edad, como en un grupo en el colegio. No importa en dónde estén. Y es más difícil lidiar con eso allá, en Irak-Afganistán, porque particularmente cuando se da el asalto sexual tienes que contar con las evidencias para proceder con cargos criminales en la Corte. Y eso causa problemas. No creo que esto le suceda a la mitad de las mujeres allá o qué tan extenso sea, pero lo cierto es que nadie sabe”.

FUTURO DE LAS COMBATIENTES

¿Es inevitable que las mujeres vayan a pelear en las guerras?, se preguntó a los participantes en The News Hour with Jim Lehrer.

Lory Manning respondió: “Es inevitable, y no pasa sólo en los Estados Unidos, está sucediendo con las británicas, australianas, ucranianas, iraquíes, canadienses y afganas. Ocurre alrededor del mundo. Estarán peleando en las guerras, porque pueden. Y muchos países en estos días tienen fuerzas voluntarias. Y eso es voluntariamente”.

Por su parte, Kirsten Holmstedt comentó: “Las restricciones que existen permanecerán por poco tiempo. Pero creo que a las mujeres les gustan los roles que tienen por el momento. Y algunas definitivamente quieren empujar más. He hablado con algunas y quieren estar en la infantería. Pero hoy con eso están contentas (como pilotos, en el área médica y logística).

Carolyn Schaper concluyó: “Las mujeres están haciendo los mismos trabajos que los hombres la mayor parte del tiempo y lo están haciendo muy bien”.

07/LPB/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: