Inicio Crisis dejó a trabajadoras con los peores sueldos

Crisis dejó a trabajadoras con los peores sueldos

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Durante la “recomposición” del empleo en México tras la severa crisis económica de 2008 y 2009, las mujeres se incorporaron al mercado del trabajo en puestos de menor calidad y con salarios más bajos, señaló Saúl Escobar, especialista en temas laborales.

Durante el foro “Desafíos de la reforma laboral: derechos, democracia y desarrollo”, que se realizó en la Cámara de Diputados, Escobar refirió que por la crisis se perdieron casi un millón de empleos con una remuneración de cinco salarios mínimos diarios (cerca de 300 pesos) y se recuperaron un millón y medio de plazas cuya paga es menor a los dos salarios mínimos al día (alrededor de 110 pesos).

“Con la recomposición de la crisis económica se perdieron los empleos mejor pagados y aumentaron los peor pagados, en los cuales se ocuparon sobre todo las mujeres”, expuso el académico e investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Abundó que entre 2008 y 2009 el desempleo afectó a mujeres y hombres, pero cuando ambos salieron a buscar trabajo ellas lo consiguieron pero en condiciones precarias. Reiteró que la incorporación al mercado laboral de las mujeres se dio en empleos de menor calidad y salarios más bajos.

La situación de las trabajadoras empeoró con la crisis, “colocándolas mayoritariamente en el sótano del mercado laboral”, donde las personas se ocupan en condiciones de “total desregulación: con contrato eventual o sin contrato, sin seguridad social y por supuesto sin sindicato”.

Actualmente, de los 30 millones 126 mil 500 personas asalariadas en el país, 62 por ciento ganan menos de tres salarios mínimos, alrededor de 150 pesos al día. Además, cerca de 20 por ciento de la contratación de las y los asalariados es de tipo eventual o por tiempo determinado.

De las 16.9 millones de trabajadoras en el país, 46 por ciento percibe entre uno y dos salarios mínimos, refiere el Centro de Análisis Multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sumado a la baja salarial, 45 por ciento de los más de 30 millones de personas asalariadas no tiene acceso a instituciones de salud como parte de una prestación laboral.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la inserción de las mujeres en el mundo del trabajo se ha concentrado en actividades del sector terciario: 31.7 por ciento son comerciantes y 27.4 por ciento son trabajadoras en servicios personales, tales como las empleadas del hogar.

Ante este panorama, dijo Escobar, es necesaria una reforma laboral que regule el mercado de trabajo mediante la creación de empleos formales e impida las prácticas permisivas de la violación a los Derechos Humanos de las y los trabajadores del país.

Sin embargo, aclaró, “cada vez que se habla de reforma laboral se dice que el mercado debe desregularse para que haya más empleos”, lo cual significaría “legalizar la violación a los derechos de las trabajadoras y trabajadores, y empeorar su condición de pobreza”, agudizada tras la crisis económica.

11/GCJ/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más