Inicio Critica obispo Raúl Vera visión “ruin” de algunas instituciones

Critica obispo Raúl Vera visión “ruin” de algunas instituciones

Por la Redacción

La violencia ejercida contra las mujeres de la zona de tolerancia del municipio de Castaños, 13 de ellas violadas por elementos del Ejército Mexicano, muestra la visión ruin que sobre ellas y las personas pobres tienen algunas instituciones, sostuvo el obispo católico Raúl Vera.

En entrevista con Cimacnoticias, el jerarca de la iglesia católica en la diócesis de Saltillo apuntó que decir que los policías (en Atenco) y los soldados (en Castaños) actúan violentamente contra las mujeres “sólo por machismo es una manera suavecita que tenemos de tratar las cosas, porque los grupos (policiacos) están siendo educados para maltratar al pueblo”.

El obispo Vera uno de los primeros en prestar atención y exigir que haya justicia para las 13 bailarinas y sexoservidoras de la zona de tolerancia de Castaños, atacadas por un grupo de más de 20 soldados el 11 de julio pasado, dijo que los hechos de violencia asoman una educación para conservar las exageraciones de la desigualdad del neoliberalismo.

Vera lamentó la actuación de los hombres del Ejército Mexicano y advirtió una descomposición de la institución, “les están infectando la mente y el corazón a los grupos policacos para despreciar a los seres humanos y para tratarlos mal”.

Caracterizado por una postura de “avanzada” dentro de la iglesia católica, el obispo Vera recordó los hechos de Chiapas, donde en algún tiempo fue obispo coadjutor.

Recalcó que la violencia contra las mujeres por parte de 20 soldados mexicanos muestra un aspecto grave, ya que se hace “a favor de una ganancia exagerada que están haciendo las autoridades, donde la persona humana tiene poco aprecio y recordó que este tipo de acciones que buscan frenar y amedrentar “fue clara en Chiapas”, como el caso de Acteal, que entonces era sólo el principio “casi la destrucción masiva del mundo indígena”.

Aquí, trataron con desprecio a las sexoservidoras y lujo de injuria al resto de las personas que ahí laboraban, dijo refiriéndose a los hechos ocurridos en la zona de tolerancia, donde espera se haga justicia.

“Estamos luchando porque haya justicia, si no creyera que puede haber justicia ni siquiera me metería”, advirtió el Obispo de Saltillo, quien ha estado pendiente del proceso que sigue y confió en la posibilidad de que las autoridades estatales puedan juzgar a los más de 20 soldados.

Es irrisorio, dijo que ni siquiera conozcamos a los nombres de los agresores de las mujeres, hay protección para los militares y no para las víctimas de los militares, como también no es entendible que sólo seis elementos del Ejército estén detenidos “cuando ellos saben quienes fueron”.

El sacerdote sostuvo que hacer posible que los soldados reciban el castigo que merecen “ahora depende de nosotros, de la sociedad organizada y también de mi, como parte de la iglesia, tengo interés de que esto no se quede así nada más”.

Recordó que la movilización que este miércoles realizaron en Monclova más de 500 personas para exigir justicia para las víctimas del Castaño, fue una muestra de que al pueblo le duelen las injusticias.

Esto ayudará a que las mujeres que fueron violentadas no tengan tanto miedo, dice mientras relata la primera entrevista que tuvo con ellas en la zona de tolerancia del Castaño. “Muchas lloraron y me dijeron todo lo que había sucedido, incluso los policías que fueron agredidos estaban casi inmóviles, después también nos dieron sus versiones.

06/SJ/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más