Inicio » Crucificadas, las mujeres padecen las reformas del sector salud

Crucificadas, las mujeres padecen las reformas del sector salud

Por Rafael Maya

El gobierno foxista del cambio continúa construyendo en silencio la vorágine de reformas estructurales en el sector salud (empezadas con el salinismo neoliberal) para darle al traste a la atención médica integral y la seguridad social como derechos fundamentales de la población, convirtiéndolos en mercancías al alcance del mejor postor. A la vez que traslada el cuidado de los enfermos crónicos y terminales –que debiera ser responsabilidad del Estado– a sus familias.

Con esta serie de transformaciones en el sector salud (cambios en el modelo de atención a los derechohabientes y no asegurados, ahorro presupuestal, descentralización administrativa y capitalización individual en el sistema de pensiones, entre otras), las mujeres mexicanas padecen en carne propia la pérdida de derechos como usuarias de los servicios de salud: que se agrava con la inequidad social y económica por su rol de género.

Todo esto considerando que la población femenina requiere mejores condiciones sanitarias por su naturaleza reproductiva, debido al auge del cáncer cérvico uterino y mamario: enfermedades que representan la segunda causa de muerte para las mujeres; –, así como por el incremento de la propagación del vih/sida entre este sector poblacional.

Personal de la Secretaría de Salud (Ssa), académicos, legisladores y funcionarios del sector coinciden en que la mercantilización de los servicios sanitarios y la erradicación del sistema solidario de pensiones y jubilaciones da paso a la capitalización individual mediante la Asociación de Fondos para el Retiro (Afore) y el Sistema de Ahorro para el Retiro; política que en poco o nada contribuye a un mayor beneficio sanitario y de seguridad social para la población.

Los especialistas entrevistados por Cimacnoticias aseguran que ese deseo no será posible en tanto no se resuelvan los problemas de fondo: la creación de empleos bien remunerados y el aumento sustancial del nivel de vida de las personas.

DISCURSO RECICLADO

La investigadora María de los Ángeles Garduño, maestra en medicina social por la UAM Xochimilco, destaca que además de que las reformas al sector salud enfatizan las acciones preventivas sin un enfoque integral que incluya la atención hospitalaria adecuada, el gobierno foxista se apropió del discurso progresista del movimiento organizado de mujeres que exige su derecho a ser sujetas sociales.

Con respecto a las políticas de salud, explica, el Estado aprovecha el papel tradicional que socialmente se le ha asignado a las mujeres para que cuiden a los otros. El discurso oficial argumenta “la gran importancia de la sabiduría de las mujeres y su participación activa en el cuidado de la salud”, para asignarles una responsabilidad basada en su condición de género.

Bajo ese principio la Ssa ha establecido acciones como la atención ambulatoria mediante la cual las y los enfermos crónicos, lo mismo que las mujeres puerperas, ya no permanecen en los hospitales por tiempo prolongado sino que son atendidos en sus hogares por sus propios familiares.

Es en las madres, hermanas o hijas de los enfermos entre quienes se recarga la atención de cuidado médico sin remuneración, con el consiguiente deslinde de la responsabilidad estatal y el ahorro en los costos, advierte la también socióloga con 19 años de laborar en la UAM-X.

A manera de respuesta, la directora de Planeación e Investigación del Programa Mujer y Salud de la Ssa, Dafna Feinholz, reconoce que esa política gubernamental “representa una carga adicional o triple jornada” para las mujeres. Aunque advierte que, por medio de la dirección a su cargo, y de la subdirección de Innovación y calidad de la secretaría, se estudian otras alternativas para evitar esa situación.

Por ejemplo, propone, podrían implementarse casas diurnas en las que los enfermos crónicos o terminales sean atendidos por personal profesional, con el fin de que los familiares desempeñen sus labores cotidianas sin contratiempos.

LA TRAMPA DE LA PREVENCIÓN

Las reformas al sector salud impuestas por el Banco Mundial en la administración de Ernesto Zedillo y continuadas en el gobierno de Vicente Fox, a decir del economista Gustavo Leal –especialista en políticas publicas de salud– se estructuran “alrededor de los conceptos equidad, calidad y protección financiera”.

Bajo esas premisas, el ahorro en los gastos de salud se volvió indispensable; sin embargo, la población en general sufrió las consecuencias de esos recortes. Las mujeres fueron víctimas directas de la disminución progresiva del presupuesto asignado a sus programas de salud.

Para muestra un botón: para la prevención del cáncer cérvico uterino y mamario (la segunda causa de muerte para las mujeres mexicanas) en 2001 se asignaron 16.3 millones de pesos, pero para este año la cifra sólo alcanzó 10.1 millones de pesos, según datos del Centro de Análisis e Investigación Fundar.

Aunado a esta realidad y ante el auge de las políticas preventivas en salud –apunta la doctora en ciencias sociales y enfermera obstetra Carolina Tetelboin–, paulatinamente se restringen las acciones de atención en las áreas específicas para mujeres: los cánceres antes mencionados, salud reproductiva, enfermedades relacionadas con la maternidad, y el vih/sida.

“Se privilegia la atención preventiva en el primer nivel (Unidades de Atención Familiar) y se comienza a restringir la atención en el segundo (hospitalario) y tercer nivel (institutos especializados): con esta política no existe una verdadera prevención, más bien lo que se logra es un abaratamiento de costos”.

EL HOSPITAL DE LA MUJER

El caso del Hospital de la Mujer, dependiente de la Ssa y único en su tipo en todo el país, es una muestra contundente de la crisis del sector y de cómo las reformas estructurales, la reasignación de presupuestos y el proceso de descentralización no son efectivas; por el contrario, han restringido los derechos de las personas.

El presupuesto que se le asignó al hospital para este año rebasó los 220 millones de pesos; sin embargo una investigación de campo hecha por la Comisión de Salud de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, encabezada por la diputada del Partido del Trabajo Eugenia Flores, concluyó que los servicios que ofrece esa unidad no han crecido al parejo del incremento de la demanda.

Esto se debe al aumento permanente de la población del DF, a la disminución del poder adquisitivo, al aumento del desempleo y a la disminución en la inversión para la salud en el sector.

Actualmente el hospital no cuenta con equipo suficiente ni con mantenimiento adecuado, asimismo existe un gravísimo déficit de personal médico y de enfermería.

EL PEOR DE LOS MUNDOS POSIBLES

En 1997, durante el gobierno de Ernesto Zedillo, entró en vigor la nueva Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), lo que significó su primera modificación desde la fundación del instituto en 1943.

En diciembre de 2001 hubo otras reformas en el sistema de pensiones y ahora está en la mira del régimen una nueva Ley para el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que al igual que en la legislación del IMSS tratará de erradicar el sistema solidario de aportación para pensiones e impulsar la privatización de los servicios de salud.

En el aspecto de la seguridad social, las reformas a la ley del IMSS significan “el peor de los mundos posibles para las mujeres”, a decir de la asesora de la Comisión de Seguridad Social en la Cámara de Diputados, la economista Odilia Ulloa.

Con la imposición del sistema de capitalización individual mediante las Asociaciones de Fondo para el Retiro y el aumento de las semanas de cotización (1250, es decir 25 años de labores ininterrumpidas), como requisito para que los trabajadores tengan acceso a una pensión por vejez, las mujeres por su condición de género tendrán más dificultades para gozar de lo que antes era un derecho social.

“Las mujeres ganamos menos que los hombres y por ello tenemos menos capacidad de ahorro; además somos menos estables en el empleo por nuestras condiciones reproductivas. Para colmo, según datos demográficos, las mujeres vivimos más tiempo, por lo que las aseguradoras nos van cobrar más ya que significamos un riesgo para su negocio”, lamenta Ulloa.

PANORAMA ADVERSO

Con el fantasma de la privatización en el sector y sin importarle que la salud y la seguridad social están dejando de ser derechos fundamentales de las personas para convertirse en mercancías, el actual gobierno foxista del cambio afila las uñas para las siguientes reformas.

La Ssa contempla que a partir de septiembre de este año, durante el próximo periodo ordinario de sesiones en el Congreso de la Unión, comience la actualización del marco jurídico y presupuestal del sector mediante reformas a la Ley del ISSTE, IMSS a la general de Salud, una revisión integral del artículo cuarto constitucional y una eventual Ley de desarrollo social.

De acuerdo con expertos y sindicalistas, con este proyecto se continuará el desmantelamiento de derechos sociales básicos como son la salud y la seguridad social; aunque funcionarios del sector, legisladores del blanquiazul y su equipo asesor lo nieguen.

Ante esta revolución conservadora contra los derechos ciudadanos encabezada por el traidor Fox, como la califica el especialista del área Salud y Sociedad de la UAM-X, Gustavo Leal, la investigadora y socióloga María de los Ángeles Garduño confía en la respuesta organizada de los grupos de mujeres para exigir políticas integrales de salud, teniendo como base la dignidad de las personas.

“En este papel de protectoras que la misma reforma del sector está reciclando para beneficio del neoliberalismo, las mujeres organizadas pueden retomar un discurso crítico y replantear su participación en el proceso de atención a la salud para aprovechar las grietas del modelo y transformarlo desde una perspectiva de género”, concluye el científico social.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: