Inicio » Cuarzo, el cristal curativo

Cuarzo, el cristal curativo

Los cuarzos o cristales de roca existen en todo el mundo y es uno de los minerales más comunes que forman la corteza de la Tierra. Hay muchas variedades tales como amatista, calcedonia, rosa, blanco, citrina transparente o lechosos, entre otros.

A partir de mi experiencia personal en psicoterapia corporal sé que estas piedras ayudan, de manera importante, para equilibrar el estado emocional de las personas y la energía del consultorio en donde se trabaja.

Es posible utilizarlos en la limpieza del espacio luego de una jornada de trabajo, como péndulo en el equilibrio de los centros de energía (chakras) y para disminuir (o anular) un dolor de cabeza.

Aun cuando los he usado fundamentalmente para estas tareas, existe una amplia literatura que habla de sus bondades según el tipo de cuarzo que se use.

En su libro “Curación con cristales” (Ed. Tomo, 2002), la irlandesa Jacquie Burgess habla del cuarzo trasparente o lechoso y sus distintas clasificaciones: ahumado, reticulado y el diamante Herkimer que se localiza en el estado de Nueva York.

Según Burguess, por mucho tiempo se ha creído que el cuarzo transparente elimina pensamientos negativos, aumenta la actividad psíquica, mejora la meditación y eleva la conciencia.

Por ello se le considera el “curador universal” e infinidad de culturas lo han usado para la sanación y como un vínculo entre quienes realizan esta clase de trabajo y los reinos espirituales, dice.

Con relación al cuarzo lechoso, más suave y difuso que otros, la especialista en cristales recomienda que se utilice de la misma forma que el transparente, sin olvidar que sus propiedades y potenciales varían de una persona a otra.

En su opinión, el cuarzo rutilado es más poderoso e intenso que el transparente, excelente para la regeneración de los tejidos, el incremento de la fuerza vital y para fortalecer el sistema inmunológico.

Al cuarzo ahumado lo recomienda, sobre todo, para aumentar la fertilidad y equilibrar la energía sexual.

También “es útil para anular bloqueos subconcientes y negatividad en todos los niveles, es ligeramente sedante y apropiado para aliviar la depresión”.

Por último habla de las cualidades del diamante Herkimer, similares al cuarzo transparente: irradia energía, extrae toxinas, libera la tensión y tiene la virtud de equilibrar las energías del cuerpo y la mente.

Jacquie Burgess no recomienda el uso –de ninguna clase de cuarzos– en personas embarazadas o con algún problema de cáncer.

Con relación a utilizarlos en psicoterapia señala que “a menudo, cuando una o un paciente viene para recibir asesoría o psicoterapia, le doy un grupo de cuarzos rosa para que los sostenga y aliviar la tensión de recuerdos dolorosos”.

Ya hemos comentado en las entregas pasadas la importancia de tomar en cuenta las recomendaciones que las y los distintos sanadores hacen respecto a cargar (colocarlos en la tierra) y descargar (con agua y sal de mar) los cuarzos.

Lo mejor en todas estas propuestas es la experiencia y el proceso que se sigue en la práctica. Si decides integrar los cristales en tu vida has un registro del tipo que usaste, para qué y cuales fueron los resultados.

henavv@yahoo.com.mx

* Periodista mexicana, narradora oral, facilitadora de grupos, terapeuta con Enfoque Centrado en la Persona y Gestalt e instructora asociada del Sistema Tao Curativo.

11/CV/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: