Inicio Defender sus derechos femeninos piden comandantas zapatistas

Defender sus derechos femeninos piden comandantas zapatistas

Por Valeria Valencia Salinas

En la instalación de las juntas de buen gobierno de los caracoles del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), las comandantas Rosalinda, Esther y Fidelia llamaron a todas las mujeres indígenas y no indígenas de México a organizarse para “defender sus derechos como mujeres”.

En el Caracol de Oventic, ahora llamado Resistencia y Rebeldía por la Humanidad –ubicado a dos horas de la capital chiapaneca– y ante miles “de sociedad civil” procedentes de diversos lugares de Chiapas, México y el mundo, las y los comandantes del EZLN decretaron la muerte de los Aguascalientes -centros políticos, culturales y civiles nacidos en 1994- y dieron vida a los cinco centros políticos denominados caracoles.

El intenso frío, la neblina y la esporádica lluvia no detuvieron la palabra de las comandantas quienes con voz tan fuerte como firme tomaron el micrófono durante el acto central donde se anunció de manera formal el nacimiento de los nuevos centros civiles del ejército rebelde.

Ahí, las tres insurgentes pertenecientes al Comité Clandestino Revolucionario Indígena de la Comandancia General del EZLN, máxima autoridad de los zapatistas, llamaron a todas las mujeres de México a organizarse para construir juntas la autonomía de los pueblos indios mexicanos que les confieren los Acuerdos de San Andrés.

ADVERTENCIA: SE HACE OBLIGATORIO RESPETAR A LAS MUJERES

Sin duda, la comandante Fidelia se llevó la fría tarde envuelta en su traje tradicional y su pasamontañas al arrancar los vivas y aplausos de las mujeres ahí presentes.

La insurgente no pidió ni solicitó, ni mucho menos anunció, sólo advirtió que ahora de manera obligatoria, los hombres tendrán que respetar a las mujeres en todos sus derechos.

Fidelia dijo al “pueblo mexicano de los hombres” que no “vamos a pedir de favor que nos respeten porque ahora vamos a exigir y va ser de manera obligada que se nos escuche y respete.”

Las mujeres del campo y la ciudad, trabajamos pero aún así violan nuestros derechos, expresó, en muchas partes de México, somos maltratadas, explotadas y hasta dicen que no servimos, por eso todas las mujeres de México y el mundo vamos a obligar a los hombres a que ya no nos exploten.

La palabra firme de la insurgenta se escuchó en cada rincón del Caracol y traspasó fronteras. Todas las mujeres, de ojos claros y oscuros, de piel blanca y morena sonreían y aplaudían la advertencia de la indígena chiapaneca, ante la mirada seria y desconcertada de los también miles de hombres asistentes al evento.

Finalmente, la comandanta Fidelia dejó un saludo especial de “mis hermanas revolucionarias” y cedió el micrófono a su compañero con la certeza de que este día se abrió otra revolución dentro del mismo Ejército rebelde, continuidad de la ya histórica Ley Revolucionaria de las Mujeres Indígenas que el Sub comandante Marcos alguna vez calificó como la primer rebelión del EZLN.

LLAMAN A LA UNIÓN FEMENINA

En tanto que la comandanta Rosalinda resaltó la necesidad de que en esta nueva etapa del EZLN “las mujeres no nos quedemos atrás porque sólo juntas podemos triunfar en nuestra lucha”.

En ese mismo tono llamó a sus compañeros y compañeras zapatistas a no desanimarse “por los malos gobernantes” pues ahora, dijo “nuestra principal arma de lucha es nuestra resistencia y organización”.

Muy enfática, la comandanta afirmó que con la instalación de las juntas de buen gobierno “dimos un paso más, por eso es momento de echarle ganas porque si el gobierno no nos hace caso, ai que se quede con sus pendejadas”.

La comandanta Esther, –quien desde la tribuna llevó el mensaje zapatista al Congreso mexicano en el 2002– defendió la postura de las y los rebeldes que decidieron construir su autonomía ante “la traición de todos los partidos políticos” cuando les negaron el reconocimiento de sus derechos a través de la Ley sobre derechos y cultura indígenas.

“Aunque el mal gobierno no la reconoció es nuestra ley y nos defendemos con ella” manifestó y agregó que “ya no es tiempo de callar ni humillar ante los hombre ni pedirles de favor que nos respeten, ya es hora de actuar nosotras mismas y obligar a los hombres que nos respeten porque si no lo hacemos ahora nadie lo hará por nosotras”.

2003/VZ/MR

cimacnoticias

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más