Inicio » Desaparición de Judith Coatl evidencia misoginia de autoridades

Desaparición de Judith Coatl evidencia misoginia de autoridades

Judith Coatl Cuaya es una de las 15 mujeres desaparecidas en el estado de Puebla en lo que va de 2014.
 
Hace 20 días que su familia la vio por última vez, y las autoridades no tienen indicios de su paradero ni del presunto responsable.
 
Como en el resto de los casos, el personal judicial comenzó la investigación con prejuicios sobre la “calidad moral” de Judith. “Ponen en duda si la joven fue raptada o huyó por su voluntad”, denunció Nataly Hernández, integrante del Taller Centro de Sensibilización y Educación Humana.
 
Durante la presentación del reporte “Feminicidios y desapariciones de mujeres en Puebla”, el pasado miércoles 9 de abril en la Universidad Iberoamericana (UIA) del estado, refirió que hace falta voluntad política para resolver el caso de Judith y de otras mujeres desaparecidas en 2014 y años anteriores.
 
Judith Coatl Cuaya, tiene 26 años, es originaria de la localidad de San Bernardino Tlaxcalancingo, en el municipio de San Andrés Cholula, ubicado en las afueras de la ciudad de Puebla, capital estatal.
 
Ella salió de su casa el pasado 20 de marzo y no volvió. Esa noche la joven aceptó una invitación de Gerardo Juárez Sánchez, presunto responsable de su desaparición.
 
Emma Coatl Cuaya, hermana de la víctima, relató a Cimacnoticias que Juárez Sánchez pasó por Judith en una camioneta color guinda tipo pick up. La joven avisó a su mamá que iría a tomar un café con Gerardo en un establecimiento del pueblo.
 
Añadió que esa noche, Judith Coatl dejó en casa su bolsa y su cartera con sus tarjetas e identificaciones. “Sólo se llevó el celular, sus llaves y un poco de dinero, porque tenía la intención de regresar pronto”.
 
Su madre, Felipa Cuaya, despertó a las 6:30 de la mañana y buscó a la joven en su recámara. En cuanto se dio cuenta que no durmió ahí se preocupó mucho, porque su hija “es muy responsable, sabemos que nunca haría algo así”, explicó Emma.
 
Judith Coatl Cuaya egresó de la carrera de Psicología el pasado 13 de febrero. Estudió en una universidad privada que costeó trabajando en el área de ventas en un centro comercial. Antes de la desaparición, realizaba sus prácticas profesionales y seguía laborando.
 
El pasado 21 de marzo, la familia de Judith salió a buscarla sin éxito, pero sí encontraron a Gerardo Juárez, quien negó haber salido con Judith, a pesar de que Felipa Cuaya lo enfrentó y le dijo: “Tú te la llevaste, yo te vi por la ventana que da a la calle”. Él no reconoció lo que hizo y está prófugo desde entonces.
 
Ese mismo día la familia presentó una denuncia ante el Ministerio Público (MP) del municipio de Cholula. Antes de tomar la declaración de la madre de Judith, el MP le advirtió: “A ver señora, tenga en cuenta que hay dos cosas que no la favorecen: su hija tiene 26 años y se fue por su propio pie”.
 
El funcionario añadió: “A su edad ya sabe lo que hace, a la mejor no quiere estar con ustedes”. Indignada, Emma, repitió: “Sabemos que mi hermana no es así”.
 
Una semana después de la desaparición de Judith, su familia llevó el caso ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla, donde ahora se sigue la demanda penal por el delito de secuestro con la averiguación previa AP-692-2014-SACHO.
 
Cansada de tener que repetir a las autoridades que su hermana “es una persona responsable” para que tomen en serio su desaparición, Emma y su familia, acompañadas por la comunidad de San Bernardino Tlaxcalancingo, exigen que las autoridades agilicen la investigación: “No sabemos en qué situación pueda estar mi hermana; los minutos, las horas son vitales para encontrarla”.
 
Lourdes Pérez Oseguera, responsable del Programa de Género de la UIA de Puebla, dijo a Cimacnoticias que existen elementos para “sospechar” que Judith Coatl puede ser víctima del delito de trata de personas con fines de explotación sexual.
 
La también encargada del Observatorio de Violencia Social y de Género de Puebla detalló que “el perpetrador se llevó a la joven de forma engañosa; se cree que pudo haberla trasladado a San Pablo del Monte, Tlaxcala”, uno de los 11 municipios de esa entidad vecina a Puebla que se caracterizan por la presencia de redes de trata.
 
“Gerardo invitaba a mujeres jóvenes de la comunidad a lugares costosos, las enamoraba y les proponía llevarlas a San Pablo del Monte”, lugar de donde es originaria la familia materna de Juárez Sánchez, y a donde él viajaba con frecuencia, detalló la académica.
 
Agregó que en el caso de Judith probablemente “el sujeto actuó con más fuerza, vio que el modo de llevársela no iba a ser el enamoramiento y utilizó el rapto o secuestro”.
 
La académica indicó que Puebla es uno de los estados de captación y tránsito de víctimas de trata en el país. “Muchos de los tratantes de Tlaxcala operan en Puebla por su cercanía geográfica”, acotó.
 
Ante esta problemática, la respuesta de las autoridades poblanas ha sido “tibia, evasiva” –consideró–, sobre todo cuando se trata de familias pobres a quienes tratan con “bastante desdén y no le dan la debida atención a las denuncias”.
 
La investigadora llamó a las autoridades a actuar de manera “más profesional, ágil, sensible, humana y con visión de género”, para hacer frente a la violencia contra las mujeres en el estado.
 
14/SMF/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: