Inicio Desconocen operación de Seguro Popular que cubre tratamientos contra cáncer

Desconocen operación de Seguro Popular que cubre tratamientos contra cáncer

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Las mexicanas afiliadas al Seguro Popular no tendrían que seguir muriendo por Cáncer Cérvico Uterino (CaCu) y de mama (CaMa), si operara correctamente el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos de 2004, que cubre estos tratamientos.

Lamentablemente ante la falta de operación y difusión de este Fondo, más de la mitad de las 3 millones de mexicanas no derechohabientes de 50 a 69 años de edad, afiliadas al Seguro Popular, ignoran que tienen derecho a los tratamientos de esas enfermedades porque en algunos hospitales del país no se les informa al respecto.

Sin contar con dicha información, las mujeres enfermas de (CaMa) o (CaCu) sin seguridad social, terminan por pagar a los nosocomios el precio del tratamiento, que en promedio asciende a 150 mil pesos anuales, informó Mario Gómez Zepeda, subdirector de Prevención y Atención de CaMa, del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGySR).

Cuando ellas pertenecen a familias que perciben ingresos menores a 12 mil pesos al año, el tratamiento que se les proporciona es gratuito, pero lo cubre el hospital, en lugar de que se ocupen los recursos con que cuenta el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPGC).

Ante esta problemática, la Secretaría de Salud (SS) recién envió un comunicado a las dependencias de las 32 entidades federativas con el propósito de que informen a las usuarias sobre este derecho, y las canalicen a hospitales acreditados para recibir recursos del FPGC, en caso de que las unidades médicas donde son atendidas no tengan acreditación.

Sin embargo, el funcionario destacó que existen “dificultades” para acreditarse, ya que cada hospital debe cumplir con varios requisitos, aunque éstos no guarden relación con el padecimiento a tratar. Por ejemplo, a hospitales que van a dar tratamiento a casos de CaMa, se les pide que tengan lo necesario para tratar pacientes con sífilis.

Sobre los requisitos para la acreditación de hospitales en el FPGC, Gómez Zepeda, informó que en breve, serán discutidos por la SS, a fin de garantizar que cada mujer sin seguridad social a la que se le detecte un CaCu o CaMa reciba tratamiento.

No obstante, los obstáculos en la operación del Fondo han derivado en la baja demanda, que en 2008 fue evidente.

En ese año cerca de la mitad de los estados del país, no recibieron transferencias monetarias del FPGC para dar tratamiento a pacientes con CaMa o CaCu, según el Informe de Resultados del Seguro Popular de 2008.

A pesar de que CaCu y CaMa forman parte del FPGC desde agosto de 2004 y desde enero de 2007, respectivamente, durante 2009, 10 las entidades federativas no registraron estos tipos de cáncer al FPGC para la recepción de transferencias monetarias, señala el Informe de resultados del Seguro Popular del segundo semestre del año pasado.

Las entidades que no pidieron recursos fueron: Chiapas, Campeche, Hidalgo, Morelos, Puebla, Quintana Roo, Tlaxcala, y Zacatecas, aunque cada dos horas en el país, muere una mujer CaMa. Anualmente fallecen más de 4 mil 800 mexicanas por esta enfermedad.

Los estados con mayor incidencia de muerte por CaMa son Jalisco, Distrito Federal, Nuevo León, y las entidades con más retraso en la atención son Estado de México, Veracruz y Puebla, señaló el funcionario del CNEGySR.

Desde 2006, el cáncer de mama se convirtió en la primera causa de muerte, superó al cérvico uterino, que desde entonces, es la segunda causa de decesos de mujeres mayores de 25 años de edad, ya que debido a esta enfermedad fallecen cada año 4 mil 300 mexicanas, según cifras del Instituto Nacional de Salud Pública.

De acuerdo con el informe de Rendición de Cuentas 2008 de la SS, en Chiapas, Oaxaca y Nayarit, se registraron las tasas más altas de mortalidad por CaCu, éstas eran de más de 20 muertes por cada 100 mil mujeres mayores de 25 años de edad, mientras que la media nacional fue de 14 fallecimientos.

Con este Fondo, operando desde agosto de 2004, no tendrían porque morir más mujeres sin recursos para recibir tratamiento para CaCu y CaMa. Por ello, es preciso que se optimice su operación, sin la cual los esfuerzos por la detección oportuna de estos tipos de cáncer no darán frutos, advirtió el funcionario.

El FPGC forma parte del Sistema de Protección Social en Salud también conocido como Seguro Popular (SP), se creó con la finalidad de financiar ocho grupos de enfermedades que requieren atención especializada y son de alto costo, entre ellas están CaCu y CaMa.

Las personas que no puedan costear estas enfermedades y que carezcan de seguridad social, pueden solicitar a los hospitales acreditados que este Fondo financie su tratamiento.

“Las mujeres llegan a los hospitales de la SS se afilian al SP, los prestadores de servicios refieren al FPGC que tienen un caso que cumple con las características e inicia un trámite para que los gastos que realice el hospital le sean reembolsados por el Fondo”, explicó el médico Mario Gómez.

El FPGC no cuenta con un presupuesto etiquetado, se constituye de la aportación federal, estatal, y en menor medida de la aportación que pueden dar las familias que perciben más de 12 mil pesos al año.

10/GC/LG/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content