Determinante, la participación de mujeres en la agricultura

   Representan el 37 por ciento en la Unión Europea
Determinante, la participación de mujeres en la agricultura
Cimac | Madrid.- 07/06/2005

Sin la presencia y la participación de las mujeres, la agricultura no existiría en Europa ya que las mujeres representan el 37 por ciento de la mano de obra total en las explotaciones agrarias europeas y aportan un 31 por ciento del tiempo de trabajo. Una mujer dirige una explotación de cada cinco.

De acuerdo con un informe del portal Ciudad de las Mujeres en la Red, en la Unión Europea las mujeres participan en todos los sistemas de producción como responsables de la explotación, esposas, miembros de la familia o simplemente de trabajadoras.

Las reformas de la Política Agraria Común (PAC) permitirán a las zonas rurales desempeñar su papel socioeconómico vital en la sociedad europea. El desarrollo rural ofrecerá posibilidades de empleo, especialmente a las mujeres y a los jóvenes, además de que preservará la explotación familiar.

LA IGUALDAD DE LOS SEXOS EN PAISES EN DESARROLLO

La promoción de la igualdad de los sexos en los países en desarrollo, y en particular en Africa, siempre ha constituido un verdadero problema, aunque se han realizado algunos progresos. Las agrupaciones de mujeres africanas orientan su acción sobre las reformas legislativas, la violencia contra las mujeres, la resolución de los conflictos y la emancipación económica.

Por lo que se refiere al refuerzo de las capacidades y la sensibilización sobre cuestiones de igualdad de los sexos, la Comisión Europea concedió una ayuda financiera de 200 mil euros para la creación del FEMNET, la red de comunicación y desarrollo de las mujeres africanas, en Kenia.

Este proyecto tiene por objeto ayudar a la africanas, en el marco de una sociedad civil organizada, a desarrollar medios para compartir información estratégica sobre el desarrollo, la igualdad y los otros derechos humanos gracias a las tecnologías de la información (Internet) y a los apoyos convencionales (impresos, radio y televisión).

En cuanto la emancipación económica, la Comisión Europea apoyó un proyecto de microfinanciación en Zimbabue. El proyecto, de 571 mil euros, realizado en asociación con el Dondolo Modonzvo Credit Scheme Confianza, tenía por objeto ayudar a las mujeres pobres dándoles el acceso al crédito y a una asistencia técnica, incluyendo el desarrollo de la confianza personal y la adquisición de competencias en comercialización, para que puedan crear pequeñas empresas viables.

El refuerzo de las capacidades incluía un programa compuesto de formaciones (contabilidad, dirección, planificación y gestión de proyectos), préstamos y otros servicios, con el fin de preparar a las mujeres en una "cultura bancaria".

2005/GM