Inicio Diserta Yassine Fall sobre presupuestos con enfoque de género

Diserta Yassine Fall sobre presupuestos con enfoque de género

Por Miriam Ruiz

Es mujer, es africana y doctora en Economía. Es la principal asesora mundial sobre presupuestos gubernamentales con sensibilidad de género –que atienden las necesidades de mujeres y hombres por separado—del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem).

Se llama Yassine Fall y se encuentra en México para dialogar sobre su tema favorito, la macroeconomía y las mujeres durante los próximos cuatro días en el Senado, la Universidad Nacional Autónoma de México, la Secretaría de Relaciones Exteriores y la ciudad de Oaxaca.

La senegalesa, que aprendió español desde la educación media básica “porque tiene palabras semejantes a mi lengua materna, el Wollof” se asumió como feminista antes que economista.

“Yo soy feminista desde los ocho años de edad, porque en mi vida, mi observación de las relaciones de género en mi comunidad, en mi país, entre los estudiantes de la universidad me hicieron notar que las relaciones entre hombres y mujeres son de poder y son injustas.”

Desde Senegal, país gobernado por el Partido Socialista durante cuatro décadas hasta el año 2000, notó en sus años estudiantiles –cuando conoció también a la Orquesta Aragón y otras orquestas de Cuba– que las teorías económicas estaban lejanas de “mi realidad de mujer, de mi realidad de africana y de una persona habitante en un país en desarrollo.”

Así transcurrieron los años 80 y al iniciar la década de los 90 estableció un intercambio de hipótesis y conocimientos con muchas otras mujeres que comenzaron a analizar los efectos del ajuste estructural.

“Africa fue la primer región donde se impusieron los programas de ajuste estructural y por eso las mujeres sociólogas o antropólogas –antes que las economistas– vieron que estas políticas no tenían los resultados que habían anunciado. Los resultados eran negativos y desarrollaban mecanismos que agravaban la pobreza, especialmente la de las mujeres.”

Por ello, el movimiento de mujeres en su continente es fuerte, reitera la ex directora de Unifem para la región de Africa francófona y lusófona “Las mujeres muy pronto vieron los efectos de estas política.” Aunque se desconoce la obra de muchas de estas africanas, como suele ocurrir con las mujeres que vienen de la periferia.

En 1995, durante la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín, China “nos organizamos para hacer la Campaña El Banco Mundial en la Mira de las Mujeres, con mi amiga la mexicana Laura Frade y otras. Decidimos que las mujeres del mundo no solamente deben pedir cuentas a sus gobiernos, sino también de otros organismos internacionales.”

“Se dice que la globalización tiene grupos que ganaron y perdieron. Algunas mujeres en Asia parecen haber ganado, porque obtuvieron empleos pero perdieron beneficios: un salario respetable, suficiente para vivir dignamente, prestaciones como pensiones y acceso a la salud”, remarca la doctora en Economía por la Universidad de Texas.

Los gobiernos de las naciones del sur intentaron crear condiciones favorables para la globalización en sus países, por eso se perdieron lo que el movimiento de trabajadores había ganado. En Africa se hicieron grandes sacrificios, sobre todo para sus mujeres.

Agrega que el continente africano entró a la globalización desde hace 300 años cuando “el ser humano se usaba como un bien mercantil” pero la inversión extranjera no llegó al continente.

“La globalización no era una cosa beneficiosa para Africa, ni para las mujeres pobres en general. Hemos sido testigos en Asia y América Latina de situaciones muy semejantes también para las mujeres pobres.”

Fall considera un error cuando se hace una política basada solamente en una visión que dice que el actor económico es anónimo –ni malo, ni niño, ni adulto: “Las mujeres toman decisiones diferentes frente a problemas de salud, de alimento, para ahorrar o invertir. Se comportan diferente que los hombres.”

“Los instrumentos económicos no van a mejorar las condiciones de la población es necesario que comprendamos que las personas tienen distintas posiciones dentro de la familia.”

La macroeconomía no toma en cuenta que las comunidades, las familias son con frecuencia más productoras de servicios y bienes que consumidoras, argumenta al destacar la importancia de medir el trabajo doméstico de las mujeres y su trabajo comunitario no remunerado.

La recién nombrada directora del Departamento de Estudios de la Mujer en la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, espera establecer un diálogo abierto y fructífero con personas de la academia y la política en México, las organizaciones de mujeres, aquellos que trabajan con el presupuesto.

Adelantó que “el ingreso en los presupuestos es solamente una fracción y que tenemos que empezar a ver también el gasto, como una cuenta de banco con ingresos y egresos. Eso es un desafío para Yassine Fall quien asegura que por su labor pionera en elaborar presupuestos con enfoque de género, México está en la mira mundial.

2003/MR/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más