Inicio ¿Dónde están los niños perdidos de Erdely?

¿Dónde están los niños perdidos de Erdely?

Por Sanjuana Martínez*

Es la pregunta que todos los días se hacen los padres de los 25 niños desaparecidos por la Iglesia Cristiana Restaurada en sus albergues de Monterrey, Distrito Federal y Cancún.

La secta cristiana evangelista pentecostal fundada por Jorge Erdely Graham los secuestró desde hace más de seis meses y ninguna autoridad judicial ha sido capaz de girar órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables, todos ellos beneficiados con amparos.

La impunidad es la constante en estas desapariciones al igual que en los niños quemados de la guardería subrogada del IMSS en Hermosillo, Sonora. Algo falla en el sistema mexicano que no está funcionando correctamente ante la necesidad imperante de proteger a la infancia.

En México no existe una institución dedicada al cuidado exclusivo de los niños. Hace 30 años desapareció la Institución Mexicana de Asistencia a la Niñez (IMAN) para fundirse con el DIF. Tal vez, en aquel entonces dicha fusión obedeció a razones de operatividad, pero actualmente la globalización del crimen organizado, en particular la trata de menores, obligan a pensar nuevamente en crear una dependencia dedicada a la protección de los niños y la prevención de sus problemas. Es urgente considerarlos sujetos de derechos en toda la extensión de la palabra.

La historia de los niños perdidos de Erdely empieza en diciembre del año pasado en Monterrey, cuando Brenda Carolina de 12 años escapa del “Refugio de Amor” dirigido por la secta fundada por Jorge Erdely Graham un hombre megalómano, narcisista, que se siente más que Dios y cuyo complejo mesiánico ha destruido la vida de decenas de personas que ya han creado una asociación de víctimas de “Los Perfectos” como ellos llaman a los líderes que junto con Erdely, aspiran a restaurar a los impíos que no viven en la salva religión como ellos.

La Iglesia Cristiana Restaurada tiene congregaciones en distintos estados de la república y ha creado una red de albergues infantiles que están subvencionados por el Estado y hasta donde canalizan a los niños en situación de riesgo. A pesar de las evidencias de secuestro y retención ilegal de niños, los albergues siguen funcionando y los gobiernos continúan enviando niños hasta allí.

A base de un férreo adoctrinamiento religioso, maltrato físico y psicológico que incluye abuso sexual en algunos casos como en el de “La Casita” de Cancún donde permanecen en paradero desconocido 11 menores, “los perfectos” utilizan la falsedad de testimonio de los propios menores contra sus padres a quienes acusan de violaciones para retirarles la patria potestad y así poder disponer de los niños.

En las investigaciones judiciales, los menores han declarado la presencia de “gringos” que visitan las casas hogar y que posteriormente se llevan a niños que nunca vuelven a ver. Los testimonios de los niños de Monterrey dan cuenta que algunos menores eran llevados a hospitales y volvían después de cuatro meses con dos cicatrices en el estómago. También en sus declaraciones refieren que algunas niñas eran llevadas de vacaciones a Cancún y Veracruz y que cuando volvían mostraban un comportamiento diferente: llanto, timidez, depresión…

Estos testimonios hacen pensar a organizaciones no gubernamentales en defensa de los derechos de los niños de que en la desaparición de 25 menores de los albergues dirigidos por la iglesia cristiana fundada por Erdely se esconde una red de trata de menores con fines de explotación sexual infantil, adopciones ilegales y tráfico de órganos.

Erdely mientras tanto permanece en su guarida de Canadá donde actualmente radica. Nadie le ha molestado e incluso ha salido a la luz pública en una entrevista realizada por Marco Lara en “El Universal” en donde afirma que el no ha fundado ninguna iglesia, ni es pastor de nadie: “Esa es la versión mitológica periodística”. Los hechos desmienten a Erdely: existe una serie de grabaciones de audio con sus predicaciones tituladas “Crecimiento espiritual: como vivir lleno del Espíritu Santo”, en donde se muestra el Erdely más fundamentalista promoviendo la visión castigadora del evangelio. Algunos de sus libros como “Respondiendo públicamente a mis críticos” están firmados por él como “el predicador Jorge Ercely”. También hay una serie de videos donde está evangelizando a sus discípulos hermanos. Sus víctimas hablan de un auténtico fanático que controlaba sus vidas, que les manipulaba hasta apartarlos de sus familias y amigos. Tanto es su influencia que sus seguidores están dispuestos incluso a ofrendarle su dinero.

Erdely ha vivido los últimos años como un auténtico impostor: por una parte fundando y dirigiendo una Iglesia convertida en secta y por otro, apareciendo como un académico y especialista en sectas. Sus víctimas dicen que solo hasta que él hable se sabrá donde están los 25 niños desaparecidos en sus albergues.

¿Por qué miente Erdely? ¿Por qué las autoridades no han girado ninguna orden de aprehensión? ¿Por qué tanta indolencia de las instituciones? ¿Por qué el DIF, dirigido por Margarita Zavala sigue canalizando niños a los albergues de la Iglesia Cristiana Restaurada? Los niños perdidos de Erdely son una vergüenza para México y su estado de Derecho.

* Sanjuana Martínez es periodista de investigación freelance, autora de varios libros, el más reciente: “Prueba de fe. La red de cardenales y obispos en la pederastia clerical” (Editorial Planeta).

09/SM/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más