Inicio Durango: por violencia, 9 de cada 10 mujeres acuden al Promudemu

Durango: por violencia, 9 de cada 10 mujeres acuden al Promudemu

Por Gustavo González López/enviado

Aquí, en el segundo municipio más importante de la entidad duranguense, nueve de cada diez mujeres que acuden con un psicólogo lo hacen por violencia familiar. “Esto se debe a que además de que en el país, en la entidad y en la localidad se padece una crisis económica, también estamos viendo una crisis de valores humanos que se manifiesta en un no respeto a las mujeres en su más íntima integridad como ser humano”.

Así lo considera la Procuradora Municipal de la Defensa de la Mujer (Promudemu) en este municipio, Rosalía Gamboa García, quien explica que esta violencia psicológica “es muy grave”, ya que puede detonar la violencia física y que puede terminar en la pérdida de un órgano, daños cerebrales, suicido o feminicidio.

En entrevista exclusiva con Cimacnoticias, la responsable de otorgar atención a las mujeres maltratadas en este municipio de la Comarca Lagunera añade que aunque la violencia física es la más visible, la psicológica origina daños mentales y morales.

Gamboa García explica que cuando surge la violencia psicológica “las mujeres se debilitan en su sistema inmunológico y les afecta su salud: viene la diabetes, la hipertensión arterial e infartos debido al estrés; y más aquellas que viven la etapa de menopausia, ya que los estrógenos son una fuerte medida de prevención de los infartos y como ya no gozan de este tipo de hormonas, vienen los paros cardiacos, aunque ya se tienen casos de adolescentes de 16 años que sufren algún tipo de violencia”.

Por eso, señala la Procuradora, cuando las mujeres llegan con estos problemas, son atendidas por cuatro áreas: trabajo social, área psicológica, el área legal y la médica.

Lo que se ha detectado, agrega Gamboa Carcía, es que llegan mujeres que sólo inician un proceso legal y al no estar soportadas por una terapia psicológica, truncan este vía. Pero “nos queda claro que nosotras no podemos ni debemos en ningún momento –de acuerdo a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia– mediar, conciliar o influir en la decisión que tomen”.

Pero hay talleres de reflexión dentro de la Promudemu para que salgan más fortalecidas, restablecerlas e incorporarlas a un ámbito laboral. Además, tienen que estar bien en su salud física, psicológica y emocional: aquí las fortalecemos al cien por ciento y salen a buscar trabajo con sus defensas bien restauradas, apunta la funcionaria municipal.

PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA

La situación de violencia que viven las mujeres en la Comarca Lagunera es un problema de salud pública, por lo que es necesario conjuntar trabajo entre el municipio, las autoridades estatales, la sociedad civil y el sector empresarial.

Siendo Gómez Palacio una ciudad que tiene una de las más grandes zonas industriales del país, para la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) es importante participar en la prevención de la violencia contra las mujeres.

Un “foco de infección” es la construcción sociocultural que conocemos como machismo: “éste es el detonante fundamental para que exista violencia contra las mujeres”.

Sin embargo, en estas pláticas de prevención se busca que las mujeres conozcan sus derechos, buscar el contar con ministerios públicos y jueces sensibles de género, ya que el sistema judicial requiere rostro de mujer. Por lo anterior, es muy importante ir a dar pláticas a las escuelas, a las empresas, a las fábricas, a las colonias, a los ejidos, a las comunidades rurales, señaló la funcionaria.

Los casos que más atiende la Procuraduría a mi cargo, afirma, son los de violencia física y psicológica, las cuales van de la mano. A veces sucede primero una y luego otra. No es regla que suceda primero la psicológica y luego la física.

CASI 6 MIL ATENCIONES EN LO QUE VA DEL AÑO

Casi para concluir el año, la Procuraduría Municipal de Defensa a la Mujer de Gómez Palacio ha ofrecido cinco mil 615 atenciones. “Hay mujeres que vienen, primero, por un aspecto médico a revisarse un golpe porque se les cayó la tele; vuelven a venir porque ya aceptan que están viviendo violencia y, luego, regresan otra vez a determinar su situación legal. Esa mujer vino tres veces, número que está dentro de la cifra de cinco mil 615 atenciones”, especifica Rosalía Gamboa García.

En promedio, añade la responsable de la Promudemu, durante un mes atendemos 367 casos, los cuales el 50 por ciento se van al área legal; el 20 por ciento se va al área psicológica, un mismo porcentaje se va al área médica; y el 10 por ciento se va al área de trabajo social: eso no quiere decir que haya más violencia, ésta siempre ha existido desde años, años atrás.

Ha aumentado el número de atención por varias razones, explica Gamboa García, pero la que más resalta es que las mujeres vienen por recomendación de otra de ellas que acudió a esta instancia, ya que el servicio se le brindó con calidad y calidez.

En el rostro de la Procuradora municipal se dibuja una sonrisa al señalar que desde su creación, se han otorgado 30 mil atenciones. “Esta cifra es una joya, ya que de nuestro banco de datos vamos a sacar indicadores con el fin de determinar qué tipo de violencia social se está viviendo en todos los aspectos. Lógicamente vamos a identificar los lugares donde más se vive violencia, porque hay colonias, comunidades urbanas y rurales, donde hay más violencia, como la Rubén Jaramillo o del fraccionamiento Santa Teresa”.

La violencia se da en colonias tanto marginadas como residenciales, pero en estas últimas –tristemente– hay acuerdos, hay valores entendidos. Hay una conveniencia. “Tú me das, yo aguanto”. “Mis hijos, la sociedad qué va a decir”. “No me puedo divorciar, no puedo decir que me maltratas, no puedo decir que me pegas, no puedo decir que me humillas. Entonces, dame y yo aguanto”. Tristemente pasa eso en este tipo de sociedad, lamenta Gamboa García.

La violencia familiar no respeta estatus social ni económico ni religioso ni edades ni nada. Yo atiendo mujeres de los 16 a los 48 años, pero las mujeres profesionistas que tienen más conocimientos son las más agredidas porque permiten la agresión, concluye Gamboa García.

08/GGL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más