Inicio » El 1 de mayo, las y los trabajadores marcharán contra el TLCAN

El 1 de mayo, las y los trabajadores marcharán contra el TLCAN

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Las y los trabajadores afiliados a 33 sindicatos mexicanos marcharán este 1 de mayo, del Monumento a la Revolución al Zócalo de la Ciudad de México, en protesta por las consecuencias que el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) ha ocasionado en nuestro país: alza a los productos de la canasta básica, insuficiencia alimentaria reconocida internacionalmente, prácticas monopólicas y desempleo.

Así lo anunció en un comunicado el Frente Social por la Soberanía Popular (FSSP), integrado por 33 organizaciones sindicales, como: Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE); Sección 46 del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM); Secciones 95, 201, 166 y 62 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros; Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMySRM); Sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Semarnat (SNTSEMARNAT); Sección 29 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS).

“La crisis alimentaria es un problema que afecta a la población mundial y se debe al escaso crecimiento de la producción agrícola en los países subdesarrollados que han cumplido sumisamente las directrices del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional; y, de la utilización de enormes cantidades de granos básicos para la producción de combustibles”, afirman.

Otro problema que “afecta drásticamente” el gasto familiar es el aumento de precios de los alimentos en el mundo. En los últimos meses, este aumento ha sido de 48 por ciento y ejemplo de ello es el arroz, que en lo que va de año ha subido 75 por ciento, mientras que el trigo se ha elevado 120 por ciento.

El FSSP advierte en su comunicado que esta situación puede empeorar, ya que según expertos los alimentos continuarán aumento su costo hasta 2015, “lo que está provocando verdaderas crisis sociales en varios países, como Haití, Pakistán, Egipto y Argentina”.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) los países pobres pagarán 56 por ciento más por la importación de cereales, lo que significará que las familias deberán destinar hasta el 80 por ciento de sus ingresos a la alimentación.

En Gobierno mexicano “aplica una política contraria a los intereses de la población, ya que no se preocupa por aumentar la producción interna de alimentos para garantizar la autosuficiencia alimentaría” manifiesta el Frente.

Entre las políticas contraproducentes para la autosuficiencia alimentaria está “el abandono del campo, que se encuentra en una situación sumamente crítica y la entrada en vigor a partir de este año del apartado agropecuario del TLCAN, que permitirá la entrada de granos básicos sin pago de aranceles y semillas genéticamente modificadas”.

PRÁCTICAS MONOPÓLICAS

De igual forma, consideran que una más de las consecuencias negativas del TLCAN son las prácticas monopólicas de distintas empresas transnacionales que han desaparecido a las de capital nacional.

Multinacionales como “Wal Mart, Cosco, Sam´s se han adueñado del mercado nacional, empresas mexicanas han sido adquiridas por ellos y han hecho quebrar a miles de medianas y pequeñas” aseveran.

MIGRACIÓN FORZADA POR LA POBREZA

De acuerdo con el Frente, durante los trece años de operación del TLCAN, 543 mil 528 mujeres y hombres migraron a Estados Unidos al año, lo que equivale a un total de 7 millones 609 mil 398 de migrantes expulsados del país debido a la falta de empleos bien remunerados.

“La razón de la creciente migración es sencilla: la economía nacional, en lugar de crecer a un mínimo de 6 por ciento anual para poder absorber la demanda de empleo, durante la operación del TLCAN, ha sido menor al 3 por ciento”, refieren.

En lo que respecta a los salarios, la situación “es grave”, dicen, ya que “tenemos el ridículo incremento al salario mínimo impuesto por el gobierno federal, que significó dos pesos más al día en comparación con el del año pasado”.

A este panorama “aún hay que agregar las modificaciones a los sistemas de pensiones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), con las que se pretende anular la responsabilidad del Estado; elevar la cotización; aumentar los años laborables, y entregar los fondos a las Afores, que son los instrumentos financieros de la banca transnacional”.

08/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: