Inicio El consumo de la cirugía estética

El consumo de la cirugía estética

Por Fabiola Calvo

Con el avance de la ciencia-tecnología se ha comercializado o “popularizado” la cirugía estética, convirtiéndose en un sector más de la economía.

En España se factura más de de mil millones de euros al año –unos 14 mil 500 millones de pesos mexicanos- como resultado de las “822 personas se someten cada día a una operación de cirugía estética. Este dato la sitúa a la cabeza de Europa en número de operaciones, con un crecimiento anual del 15 por ciento”, nos informa la Fundación Erosky.

España es el país de la Unión Europea donde más operaciones de cirugía estética se practican y ocupa los primeros puestos del ranking mundial, superada sólo por Brasil, Venezuela y Estados Unidos. En la última década la cirugía estética se ha convertido en un sector muy importante, dice la misma fuente.

El culto al cuerpo data de siglos pero la posibilidad de rentabilizarlo con tendencia a la masificación con la oferta-demanda ocurre en la sociedad capitalista, así pues sobre la salud se impone la estética y con ésta el mercadeo potenciado por los medios de comunicación. ¿Su función social?

No hacemos referencia a la cirugía estética en el campo de la necesidad, sino a la que se impone como una exigencia social para encontrar aceptación por parte de los otros de acuerdo a los cánones establecidos por el mercado.

Puede argumentarse que se trata de la satisfacción consigo misma o consigo mismo a lo cual entramos ya en el terreno de los elementos que posee cada cual para visualizarse.

Las religiones, los filósofos, las artistas, los psicólogos, las médicas y otros tantos se han ocupado del cuerpo y cada uno bajo su propia concepción y, el dios capitalismo también ha impuesto la suya, incidiendo en cada uno de los submundos.

Es doloroso conocer casos de jóvenes mujeres latinoamericanas que trabajan sin descanso, cargando con el peso que significa ser inmigrante, para reunir la cantidad necesaria para viajar a sus respectivos países y someterse, por costos más bajos que en Europa, a una liposucción, aumento de pechos u operación estética de la nariz.

Los resultados, en la mayoría de los casos son estragos en el cuerpo y problemas de salud que desconocían o simplemente pasaron por alto.

En España sólo existen 600 profesionales con la titulación aceptada legalmente, no obstante, más de seis mil personas ejercen la cirugía y estética, una razón más por la que aumenta el número de denuncias que incluyen la muerte de pacientes que suben al quirófano.

Aunque los precios varían más o menos el coste puede acercarse en las intervenciones estéticas más generalizadas: la liposucción, la rinoplastia y la cirugía de párpados pueden costar entre dos 500 y tres 500 euros; el aumento de pechos oscila entre los tres 500 y cuatro 500 euros, y un lifting facial puede alcanzar de cuatro mil a seis mil euros.

No serán los precios los que lleven a disuadir a una persona, en su mayoría mujeres, a renunciar a una cirugía plástica.

* Periodista colombiana radicada en España y colaboradora de CIMAC

2005/FC/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content