Inicio El corazón, tu “ser amado”

El corazón, tu “ser amado”

Por Carolina Velásquez

A través de venas y arterias el corazón bombea la sangre a todo tu “yo soy corporal”. Para la filosofía china, una de las cualidades de este órgano vital –junto con los riñones— es su capacidad de transformar el Qi. Esto quiere decir que el corazón es capaz de aumentar la energía disponible en una persona y mejorar su calidad a un nivel más refinado.

Al respecto, el maestro taoísta Mantak Chia, señala: “Se dice que las arterias pertenecen a la energía yang y que las venas pertenecen a la energía yin. Por lo tanto, las arterias tienen carga positiva y las venas carga negativa. Cuando sonríes y llenas de amor tu corazón aumentas el nivel de circulación de sangre y con él el intercambio de energía chi (Qi) en la corriente sanguínea. Por eso, sonríe a tu corazón y siente la amorosa energía de la sonrisa que se extiende por todo tu sistema circulatorio” (Despierta la energía curativa a través del Tao, 1991).

En esta propuesta, combinar todos los días “una sonrisa al corazón” con ejercicio y dieta adecuada puede reducir la posibilidad de enfermedades cardiacas. Para hacerlo basta que busques un lugar cómodo, sentarte (apoyando bien la espalda y con los pies en la tierra), cerrar los ojos, relajarlos, sentir la corriente de energía que cae sobre rostro y cuello hasta el corazón. Permanece mientras lo hagas dibujando una sonrisa en la comisura de tus labios y agradece al corazón todo el trabajo que hace para mantener vivo a tu “yo soy corporal”.

Llena de amor tu corazón, acota Mantak Chia, y deja que sea tu “ser amado”.

La expresión más elevada del fuego –elemento del corazón– es el amor que cuando es auténtico irradia del centro de nuestro “yo soy corporal” y se manifiesta en un abrazo o una sonrisa hacia los demás. El amor, sentimiento que posee el poder de restaurar la fe y la armonía, enseñanza fundamental de los maestros espirituales (Gabriel Mojay, Aromaterapia para sanar el espíritu, 1999).

La ansiedad puede ser una causa o síntoma de la desarmonía entre corazón y fuego. Los aceites esenciales son una opción para regresar al equilibrio. Para enfriar el corazón: lavanda y melisa; para animarlo: rosa y palmarrosa. Revisa cómo estás desde tu corazón, si necesitas un mejor equilibrio prueba a sonreírle con mayor frecuencia y/o usar aceites esenciales. Escribe la experiencia en tu Diario del Cuerpo.

05/CV/GM

[email protected]

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content