Inicio El ejercicio físico reduce riesgo de cáncer de mama

El ejercicio físico reduce riesgo de cáncer de mama

Por la Redacción

A sólo dos días de que se conmemore el Día Mundial del Cáncer Mamario, el 30 de octubre, instituciones especializadas de Estados Unidos presentaron una nueva droga para evitar la reaparición de tumores y aseguraron que hacer ejercicio con regularidad disminuye el riesgo de desarrollar ese mal, que mata a miles de mujeres cada año.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI en inglés) dio a conocer los resultados de un estudio clínico practicado a unas cinco mil mujeres que habían padecido cáncer de mama, y que fueron tratadas con Letrozole.

La droga fue suministrada a cinco mil 187 mujeres posmenopáusicas en distintos lugares del mundo.

“Los investigadores encontraron que el letrozole, tomado después de cinco años de tratamiento con tamoxifeno (droga de uso habitual para evitar las recidivas de cáncer de mama), incrementa sustancialmente las probabilidades de permanecer libre de cáncer”, anunció el NCI.

El letrozole disminuyó el riesgo de recurrencia un 43 por ciento. “También las muertes se redujeron: 17 mujeres que tomaban el placebo murieron por cáncer de pecho, en comparación con nueve que tomaban letrozole”, según la institución estadounidense.

La conclusión del ensayo clínico es muy relevante, ya que “si bien el tamoxifeno es ampliamente utilizado para prevenir la recurrencia de cáncer de pecho en mujeres posmenopáusicas, deja de ser efectivo después de cinco años, informó la institución en un comunicado.

Los investigadores estiman que ello obedece a que los tumores se tornan resistentes a esta droga, explicó el comunicado oficial del NCI, y recordó que “en más de la mitad de las mujeres que desarrollan cáncer de mama recurrente, esto sucede cinco años después del diagnóstico original”.

La institución insistió en que el tumor debe ser detectado precozmente, para garantizar la eficacia del tratamiento.

En tanto, el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, en Seattle difundió los resultados de un estudio basado en 74 mil casos, cuyas conclusiones indican que las mujeres que hacen ejercicios reducen en 20 por ciento el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Algo tan simple como caminar, andar en bicicleta o practicar natación cinco días a la semana, resultaron las actividades de mayor impacto.

Los médicos de Seattle descubrieron además que la actividad física reducía el riesgo, aún en mujeres con mayores posibilidades de desarrollar cáncer de pecho, incluyendo aquellas con antecedentes familiares y aquellas que habían recibido terapia de reemplazo hormonal.

La doctora Anne Mc Tiernan del instituto de Seattle, destacó sin embargo que si una mujer ingiere grasas en exceso, aunque haga ejercicio (si no baja de peso), el riesgo de desarrollar cáncer de pecho no va a disminuir en la misma medida que en una mujer más delgada.

2003/MH/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más