Inicio El pecho, región corporal de lo privado y lo personal

El pecho, región corporal de lo privado y lo personal

Por Carolina Velásquez

En esta entrega hablaremos del pecho o cavidad pectoral, la zona de nuestro “yo soy” donde se encuentran dos de nuestros órganos vitales: pulmones y corazón, además de los senos -tanto en hombres como en mujeres-, la caja torácica y el diafragma.

Esta región es también llamada por los seguidores de Wilheim Reich “segmento torácico” y se extiende desde el diafragma (arriba del estómago) hasta la clavícula, la parte superior de la espalda (hombros), brazos y manos.

Toda esta zona tiene que ver con la persona en relación con el yo, dice Debbie Shapiro (Cuerpo mente. La conexión curativa, 1991). Al contrario del abdomen, vinculado a nuestra manera de entrar en relación con los demás, el pecho es la región de lo privado y lo personal.

“El pecho simboliza directamente el ‘yo’ y el sentido de la identidad propia”, explica esta autora, que se puede observar en el simple gesto de señalar o tocar el pecho para indicar “yo” cuando hablamos de nosotros/as mismos/as, de nuestros sentimientos o de nuestras opiniones.

Un ejemplo de lo anterior es aquel grito que identificó a Tarzán, el hombre mono, personaje del cine que aparecía golpeándose el pecho.

Según Ken Dytchwald (Cuerpo-mente, 1983), esta zona es primordialmente un enfocador, amplificador y traductor de emociones. Ya que “no sólo procesa las emociones que fluyen hacia arriba desde el vientre a través del diafragma, sino que también proporciona pasión y relación interpersonal a esos sentimientos”.

Así, agrega, “todos los distintos aspectos del ser humano, tales como emociones, pensamientos, reacciones y expresiones, se mezclan y arremolinan en el pecho, cambiando continuamente de forma y dirección mientras evolucionan de la creación en la expresión”.

Para Shapiro, por su forma el pecho puede estar hinchado o contraído.

En el primer caso, tiene que ver con la manera como queremos asumir el control y mostrarnos más yang (varoniles) cuando expresamos nuestra rabia pero tenemos problema para mostrar ternura. El segundo, puede indicar si somos inseguros/as y emocionalmente débiles, tímidos/as en la expresión y con necesidad de seguridad y confianza con el mundo exterior.

¿Puedes observar cómo es la forma de tu pecho? ¿Quién eres desde esta parte del cuerpo? ¿Cómo está tu “yo soy” aquí? Continuaremos sobre este tema.

[email protected]

*Periodista mexicana

2004/CV/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content