Inicio El temascal, buena opción para embarazadas

El temascal, buena opción para embarazadas

Por Redaccion

Los beneficios del temascal durante la gestación, el parto y el puerperio están ampliamente registrados en documentos del siglo XVI, expresa el arqueólogo Agustín Ortiz Butrón, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las mujeres encintas, al llegar a su cuarto mes de embarazo, eran sometidas a baños de temascal. Estos se hacían más frecuentes conforme se acercaba la fecha de alumbramiento, para “despegar” al bebé y favorecer un parto sin complicaciones.

Cabe mencionar que hoy continúa vigente el uso del temascal en muchas comunidades rurales y de los pueblos indígenas, donde las mujeres siguen aún utilizándolo como recurso terapéutico antes y después del parto, auxiliadas por parteras.

En Mesoamérica, comenta Ortiz Butrón, el baño de vapor fue muy utilizado, y aún lo es, contra enfermedades respiratorias y circulatorias, golpes y piquetes de insectos venenosos.

Aunque desde su llegada los españoles se dieron cuenta de lo provechoso de la medicina tradicional y de los temascales, no lograron superar sus prejuicios y estigmatizaron la práctica por ser espacio donde hombres y mujeres convivían desnudos.

Para personas con problemas de riñón, una sesión de estos baños equivale a cinco días de diálisis, asegura Ortiz Butrón, y añade que ante el deterioro en la calidad de vida por el estrés, los habitantes de grandes urbes como el Distrito Federal podrían echar mano de los tradicionales baños de vapor prehispánicos, opción favorable y de bajo costo para disipar tensiones que propician enfermedades.

El arqueólogo indicó que, a lo largo de la historia, hay múltiples evidencias de las propiedades terapéuticas de los temascales. Se calcula que en las metrópolis, nueve de cada 10 personas que acuden a un consultorio médico presentan síntomas que corresponden al síndrome del estrés, un mal que puede ser aminorado con baños de vapor.

El académico universitario subrayó que a principios del siglo XVI, en su magna obra “Historia general de las cosas de la Nueva España”, fray Bernardino de Sahagún mencionó las bondades tanto de la herbolaria como de la medicina tradicional azteca, y en particular las del temascal.

Un ejemplo que muestra su valor terapéutico es el de pacientes que se deben someter a una diálisis, que se practica para retirar los contaminantes (impurezas o desechos) de la sangre cuando los riñones no pueden hacerlo.

Los riñones funcionan como filtros de la sangre al remover productos de la degradación de aminoácidos. Además, sirven para retomar y regular el agua del cuerpo, mantener el equilibrio de electrolitos y asegurar que el pH sanguíneo permanezca entre 7.35 y 7.45.

Normalmente, en la hemodiálisis la sangre fluye a través de unos tubos hasta un aparato (llamado dializador) que extrae los líquidos excesivos y los desechos. Una vez que la sangre está limpia, el aparato la envía de regreso, a través de otro conjunto de tubos. Por lo general, este proceso dura cuatro horas y debe hacerse tres veces por semana.

El uso de los temascales permite retirar las impurezas y desechos por sudoración. Estos baños de vapor prehispánicos son recomendables, sobre todo contra enfermedades relacionadas con el frío, como tos y gripe, porque al vapor se le agregan aromas terapéuticos que permiten que las vías respiratorias se refresquen y las impurezas sean expulsadas del cuerpo.

Son fáciles de construir; cualquiera puede aplicar esta técnica precolombina al introducir en un baño moderno una cubeta con agua caliente y fragante de yerbas medicinales, cubrirse con una cobija la cabeza, inhalar y sudar.

En la Nueva España, los temascales fueron utilizados para tratar el paludismo, la viruela e incluso golpes, añadió Ortiz Butrón, quien a lo largo de su carrera ha publicado diversos artículos, como el aparecido en la Revista de Arqueología Mexicana, titulado “Salud y enfermedad en el México antiguo” o el de The Oxford Encyclopedia of Mesoamerican Cultures, llamado “Sweatbaths” (baños de vapor).

Este legado ancestral ha sido aprovechado incluso en los modernos spas, donde pierde su sentido religioso y mágico para volverse simplemente un artículo de belleza.

RAÍCES

Surgidos en el periodo clásico temprano, alrededor del año 200 de nuestra era, los temascales aparecieron en algunos de los principales centros ceremoniales del Altiplano mexicano y del área maya, como Chiapa de Corzo, Teotihuacan, Monte Albán, Piedras Negras, Tikal y Uaxactún. Posteriormente, hay registro de ellos en Xochicalco, Palenque, Tula, Teotenango, Chichén-Itzá y Tlatelolco.

Para que una construcción sea considerada temascal (palabra náhuatl que viene de temas- bañarse, y calli-casa), debe contar con una cámara de vapor, un hornillo, una puerta, un ventilador y un desagüe.

Su planta puede ser rectangular, cuadrada o circular. Su construcción puede estar sobre el terreno o ser semisubterránea o subterránea; el techo puede ser de dos aguas, plano o cuculiforme. El tamaño varía, y va desde los que sirven para una o dos personas hasta aquellos que pueden albergar a 20 ó 30. Generalmente son bajos, aunque algunos permiten estar de pie.

Los sistemas de construcción de los muros del temascal son muy variados. Los hay de piedra y lodo, de adobes o con piedra pómez y barro; otras son de armazón de carrizo recubierto con hojas, y los hay también excavados en laderas de cerros, en los que sólo la techumbre y la pared frontal constan de tablones recubiertos de tierra.

El pavimento del temascal frecuentemente es de tierra apisonada, en algún caso quemada o con el aditamento de piedrecillas sobre las que se colocan ramas de pino o pirul; en otros, casos el piso está enlosado o es de ladrillo.

La techumbre suele ser de piedra y barro sobre un armazón de madera, tanto en techumbres de dos aguas como en techos planos. En cuanto al sistema para producir vapor, esencial para el baño, éste es relativamente variable. En algunos casos el hornillo o fogón, situado en el exterior del baño, sirve para calentar una pared sobre la que se arroja agua que provoca el vapor. Es más frecuente, sin embargo, el procedimiento que consiste en calentar piedras y también tiestos de cerámica, sobre los que se arroja el agua que genera el vapor.

Hay dos tipos de temascales: los pétreos de grandes dimensiones (su tamaño iba de los 4 a los 30 metros), generalmente ubicados en zonas ceremoniales asociadas al juego de pelota como Chichén Itzá, Filobobos, Xochicalco o Tula.

Por el otro, están los de la gente común, levantados en comunidades rurales y que sobrevivieron al paso del tiempo; a la llegada de los españoles ya no fue posible edificar más en lugares sagrados.

Aún hay temascales en diversas entidades como Oaxaca, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Veracruz, Estado de México y al sur del DF.

El arqueólogo, que sacó a la luz un baño prehispánico poco común en Filobobos, Veracruz, en 1984, concluyó que no importa el paso de los milenios, porque las bondades que ofrecen estos baños siguen siendo las mismas.

09/RMR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content