Inicio Emboscada a caravana de activistas en región triqui de Oaxaca

Emboscada a caravana de activistas en región triqui de Oaxaca

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Organizaciones nacionales e internacionales denunciaron hoy la desaparición de 19 activistas y ocho periodistas, tras la emboscada paramilitar que ayer detuvo y baleó una caravana formada por un centenar de personas, en la zona de la Sabana, poblado anterior a San Juan Copala, en la región triqui de Oaxaca.

Además de las personas desparecidas, el retén en el que alrededor de 15 paramilitares balearon la caravana integrada por activistas, observadores de Derechos Humanos (DH), maestros, y periodistas, dejó un saldo de dos personas muertas: Beatriz Alberta Cariño miembro de la organización CACTUS de Oaxaca y Tyri Antero Jaakkola, observador internacional originario de Finlandia.

En el tiroteo fue herida por arma de fuego Mónica Citlali Santiago Ortiz, quien fue trasladada en una ambulancia de la Cruz Roja al hospital rural 66 del IMSS, en Santiago Juxtlahuaca, Oaxaca, informó en comunicado la Comisión Civil Internacional de Observación por los derechos humanos (CCIODH).

Los testimonios de la emboscada señalan que la ambulancia también fue baleada por los paramilitares. Al tiempo, informaron que varias personas se escondieron para protegerse sin que hasta el momento se tenga información sobre su paradero, y se desconoce hasta el momento si hay más heridos.

LA CARAVANA

Ayer a las 11 de la mañana partió de la ciudad de Huajuapan de León una caravana conformada por más de 100 personas en varios vehículos, la mayoría integrantes de organizaciones sociales y de derechos humanos mexicanas e internacionales con el objetivo de romper el cerco que sufre el municipio autónomo de San Juan Copala en la zona triqui del estado de Oaxaca, señala la CCIODH.

La Comisión, que en dos ocasiones ha visitado la zona triqui, refiere en su comunicado que el municipio está cercado por un retén paramilitar armado desde enero pasado por parte de la organización Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), ligada al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobierna el estado, denunciada en repetidas ocasiones como paramilitar, responsable de numerosas agresiones y asesinatos en la zona.

Este cerco, asevera la CCIODH, tiene como objetivo impedir el libre autogobierno mediante el municipio autónomo declarado en la zona.

Los paramilitares impiden la realización de clases, les cortaron el suministro de agua, e impiden la llegada de mercancías al municipio.

En la caravana también viajaban maestros de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, de Oaxaca, quienes tenían el objetivo de hacer ingresar a los maestros al municipio para reiniciar las clases.

También viajaban en la caravana las organizaciones oaxaqueñas Cactus, Vocal, e integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, así como observadores internacionales de DH de Finlandia, Italia, Bélgica y Alemania, así como periodistas y miembros de la Red de Radios y Comunicadores Indígenas del Sureste Mexicano.

Cabe mencionar que la realización de la caravana se anunció públicamente, provocando que Rufino Juárez Hernández, líder de la Ubisort,

De acuerdo con la CCIODH, la gravedad de este hecho es una muestra más de que la violencia en contra de las organizaciones opositoras se hace con la complicidad del gobierno estatal “monopolizado” por el PRI.

Por lo que aseguran que la reciente agresión paramilitar “aumenta la exigencia de nuestro compromiso, como expresión de parte de la sociedad civil internacional, en la defensa y la vigilancia de los DH individuales y colectivos frente a estos abusos del poder contra las comunidades y las personas que luchan de forma legítima por mejores condiciones de vida”.

“INCONTROLABLE” VIOLENCIA EN ZONA TRIQUI

La violencia en la zona triqui ha sido calificada como una situación “incontrolable”, debido a la ausencia total de justicia en los numerosos asesinatos y hechos de violencia que se han registrado en esta comunidad, donde se justifica de forma implícita el derecho de hacerse justicia por sí mismo, creando así un clima de terror en la región, menciona el comunicado.

Las múltiples agresiones nunca han sido investigadas, ni sancionadas, lo cual ha permitido la acción de los grupos paramilitares con total impunidad, concluye la Comisión.

En este clima de violencia, fueron asesinadas Teresa Bautista y Felicitas Martínez de 22 y 20 años de edad, respectivamente, locutoras y reporteras de la Radio Comunitaria “La Voz que rompe el silencio”, del Ayuntamiento Popular de San Juan Copala, en abril de 2007 en una emboscada.

Asimismo, se tiene el registro de la desaparición de las hermanas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez, quienes salieron de El Rastrojo para dirigirse a San Marcos Xinicuesta, el 5 de julio de 2007, y a la fecha se ignora cómo y dónde están.

10/GCJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content