Inicio En Chihuahua, campaña de postales contra feminicidio

En Chihuahua, campaña de postales contra feminicidio

Por Lucrecia Maldonado

Madres y padres de siete jovencitas asesinadas y nueve desaparecidas en esta capital elaboraron nueve mil postales con el nombre y la fotografía de sus respectivas hijas para que la ciudadanía las envíe al presidente Vicente Fox y al gobernador José Reyes Baeza, entre otras autoridades, solicitándoles que resuelvan los casos.

La campaña se llama Por la Verdad y la Justicia y está enmarcada en el Día Internacional de la No Más Violencia contra las Mujeres que se celebra anualmente el 25 de noviembre.

Las postales tienen los rostros de Erika Ivonne Ruiz Zavala, Paloma Angélica Escobar Ledezma, Minerva Teresa Torres Albeldaño, Diana Yazmín García Medrano, Viviana Rayas Arellano, Brissa Janeth Nevárez y Neyra Azucena Cervantes, asesinadas entre 2001 y 2003.

También los de Erika Nohemí Carrillo Enríquez, Claudia Judith Urías Berthaud, Yesenia Concepción Vega Márquez, Silvia Arce, Miriam Cristina Gallegos Venegas, Rosalba Pizarro Ortega, Cecilia Alejandra Covarrubias Aguilar, María Elena García Salas y Julieta Marlene González Valenzuela, desaparecidas entre 1995 y 2003.

Las postales incluyen datos generales de las jovencitas, un pensamiento de sus mamás y demandas concretas para cada una de las autoridades a las que están dirigidas.

Al presidente Vicente Fox Quesada le piden que reinstale la Fiscalía Especial y que tenga mandato y recursos necesarios para incluir los casos de Chihuahua; que realice un programa de seguridad para la investigación de los casos de desaparición de esta capital y Ciudad Juárez; que las autoridades señaladas como negligentes sean sancionadas; y que la reparación de daños se haga de acuerdo con los estándares internacionales cumpliendo con el derecho a la justicia, a conocer la verdad y a la reparación moral.

Al gobernador José Reyes Baeza le solicitan crear un grupo de investigación interdisciplinario, científico y con especialistas en violencia de género que trabajen coordinadamente los casos de Chihuahua y Juárez; sancionar a las autoridades negligentes y garantizar que la reparación de daños cumpla los estándares internacionales.

Al presidente del Supremo Tribunal de Justicia, José Chávez Aragón, le exigen dar cumplimiento a las recomendaciones internacionales que señalan la obligación de los jueces para dar vista al Ministerio Público en los casos de tortura; brindar capacitación al personal en derechos humanos y perspectiva de género; garantizar la eficacia de los mecanismos de control interno que eviten los abusos de discrecionalidad sustantivos y procesales; y garantizar el pleno acceso de los familiares de las víctimas al proceso, reconociendo su derecho como coadyuvantes.

Otras de las postales están dirigidas a los alcaldes; a la procuradora de Justicia Patricia González; así como al Congreso de la Unión y al Congreso del estado; en todas ellas se incluye la dirección de cada una de las autoridades a las que están dirigidas y tienen espacio para el timbre postal y el nombre de la persona que las envía.

Las postales serán distribuidas también en España, Estados Unidos y el Distrito Federal para que desde allá las envíen al presidente Fox y al gobernador Reyes Baeza.

HAY UN PATRON EN ASESINATOS Y DESAPARICIONES: MAMAS DE VICTIMAS

Las madres y padres de las jovencitas asesinadas y desaparecidas en la capital de Chihuahua insisten en que hay un patrón en los casos que hace sospechar que se trata de los mismos responsables.

Hortensia Enríquez, mamá de Erika Noemí Carrillo Enríquez, desaparecida en el 2000; Consuelo Valenzuela, mamá de Julieta Marlene González Valenzuela, desaparecida en el 2001; Lupita Zavala, mamá de Erika Ivonne Ruiz Zavala, asesinada en el 2001; y Francisco Torres, papá de Minerva Teresa Torres Albeldaño, asesinada en el 2003, coincidieron en lo anterior en la rueda de prensa que ofrecieron para anunciar la campaña Por la Verdad y la Justicia.

Todas son jovencitas guapas, de la misma talla, estatura y tipo de cabello; además, algunas estudiaban en la escuela de computación Eco y la mayoría desapareció en el centro de la ciudad, argumentan.

Los padres afirman además que las autoridades, especialmente la Procuraduría de Justicia, no han investigado a fondo las desapariciones y asesinatos de sus hijas y critican que cuando denunciaron los casos, en vez de investigar, a las autoridades se les hizo fácil “acusarnos de irresponsables y a las muchachitas de libertinas”.

“Nos decían que se fueron con sus novios, seguramente porque estaban embarazadas, que al rato regresarían con esposo y con hijos”, recuerdan las mamás, indignadas.

Están convencidas de que la impunidad de sus casos se debe a la incapacidad y negligencia de las autoridades. “Los asesinos de nuestras hijas están sueltos y no hacen nada para identificarlos y detenerlos”, señalan, impotentes.

05/DV/LM/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content