Inicio » En México, más de 16 mil casos de explotación sexual infantil

En México, más de 16 mil casos de explotación sexual infantil

Por Redaccion

“Mi mamá me dejó con una vecina, pero me pegaba y me ponía en ridículo. Por eso me fui. Tenía como 10 años. El papá de una amiga se me acercaba y me decía: ‘Te doy dinero si te quedas conmigo’, y yo le decía: ‘Sáquese (váyase), viejo cochino’. Un día que estaba harta, me fui a Cuernavaca y luego me vine a México. Tenía unos amigos putitos (homosexuales) que trabajan en un lugar travesti. Entré y empecé a fichar. En ese tiempo tenía 15 años”.

Janitzi, víctima de las redes de prostitución, resumió así su vida a Visión Mundial, organización integrante de la Confraternidad Internacional de World Vision, que trabaja a favor de la infancia. La niña vive ahora en un hogar transitorio, apoyado por una institución que atiende a niñas y niños en situación de calle.

En el marco del día contra la esclavitud infantil, que se conmemora hoy 16 de abril, Visión Mundial recuerda que la explotación sexual comercial infantil es una de las peores formas de esclavitud moderna. Se estima en 16 mil niñas y niños sujetos a explotación sexual comercial en la República Mexicana durante el año 2000, sin embargo esta cifra hoy puede ser mayor y aumentar.

De acuerdo con el informe Infancia Robada. Niñas y niños víctimas de explotación sexual en México, en Acapulco, Cancún, Ciudad Juárez, Guadalajara, Tapachula y Tijuana se estimó que había 4 mil 600 niñas y niños en esa situación en el año 2000; en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México 2 mil 500; en otras zonas urbanas importantes (de más de un millón de habitantes) como Monterrey, Puebla y León, mil; en otras zonas turísticas importantes como Puerto Vallarta, Cozumel, Playa del Carmen, Mazatlán, Veracruz, Los Cabos, La Paz, Manzanillo, Ixtapa, Huatulco, mil 500.

El informe, publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas), dice que otras zonas fronterizas importantes son: Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Agua Prieta, Nogales con 700 niñas y niños bajo explotación sexual; en las ciudades de alrededor de 500 mil habitantes: Aguascalientes, Mexicali, Saltillo, Torreón, Chihuahua, Durango, Toluca, Morelia, Querétaro, San Luis Potosí, Culiacán, Hermosillo, Mérida, 600; en ciudades de alrededor de 200 mil habitantes: Jalapa, Coatzacoalcos, Colima, Campeche, Zacatecas, Tuxtla Gutiérrez, Guanajuato, Irapuato, Chilpancingo, Pachuca, Uruapan, Cuernavaca, Tepic, Oaxaca, Villahermosa, Tampico, Ciudad Victoria, Minatitlán con 700; y en el resto del país 4 mil 400.

Para Visión Mundial, la explotación sexual comercial de niñas, niños y adolescentes en México es un fenómeno lacerante que se ha incrementado en los últimos años y constituye una modalidad particularmente cruel de explotación.

Sin recursos económicos y con profundas carencias emocionales, estas niñas, niños y adolescentes son presa fácil de los engaños y las falsas promesas de una situación económica mejor. Los enganchadores deambulan por centrales camioneras, plazas públicas y otros sitios donde se registra la población joven que llega a la capital en busca de trabajo. Les prometen un buen sueldo realizando una actividad sencilla y les ofrecen casa, señala Visión Mundial.

Sin embargo, pronto los empiezan a maltratar y, si no ceden a la prostitución, los golpean, los secuestran o los encierran hasta que acceden. Muchas veces son enganchados por las redes del crimen organizado o por particulares que los introducen a la pornografía, los comercializan o los llevan a ciudades donde se presenta el turismo sexual.

En muchos casos, la explotación sexual infantil está relacionada con el fenómeno de niñas, niños y adolescentes en situación de calle. De acuerdo con declaraciones vertidas en el Foro Internacional sobre Explotación Sexual Infantil, 90 por ciento de niñas y niños en situación de calle en México son víctima de abuso sexual. Este sector constituye uno de los grupos más vulnerables y desprotegidos del tejido social. Sus derechos no son respetados y están constantemente expuestos a los excesos y abusos de poder.

Aunque se han realizado avances sustantivos en la legislación mexicana, éstos aún no son suficientes para proteger a niñas, niños y adolescentes del flagelo de la explotación sexual comercial. De acuerdo con algunas instituciones que atienden a esta población, parece haber disponibilidad del Gobierno para cerrar locales que favorecen esta actividad y para contribuir a sensibilizar a los ministerios públicos. Sin embargo, en algunos centros persiste la corrupción y el encubrimiento de sitios que, de manera clandestina, favorecen la explotación sexual infantil.

En el 2004 México fue situado en una lista especial de observación, por no contar con una legislación nacional que permitiera combatir adecuadamente el tráfico de personas, y porque las instancias encargadas de procurar e impartir la justicia carecían de la coordinación necesaria para ello.

08/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: