Inicio En riesgo de perderse logros alcanzados por CIPD

En riesgo de perderse logros alcanzados por CIPD

Por Gladis Torres Ruiz

A 15 años de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD) la región de América Latina y el Caribe presenta la mayor desigualdad del mundo en términos de la distribución de ingresos y de activos como tierra, capital, salud, educación y tecnología, no se ha podido reducir la mortalidad materna y el embarazo en adolescentes continúa en ascenso, por lo que es casi imposible que se cumplan los objetivos planteados para el 2014.

Lo anterior lo señalaron especialistas que evalúan los logros y desafíos de la Conferencia, en una reunión que inició ayer y concluye hoy en la Ciudad de Santiago, Chile, en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Mari Simonen, Directora Ejecutiva Adjunta del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA por sus siglas en inglés), señaló que América Latina tiene el gran desafío de reducir las disparidades. “Tenemos sólo cinco años para acelerar el progreso en el cumplimiento del Programa de Acción de El Cairo”.

La CIPD se llevó a cabo en El Cairo, Egipto, del 5 al 13 de septiembre de 1994 donde más de 11 mil participantes provenientes de 179 países, agencias y organismos especializados de Naciones Unidas, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales así como medios de comunicación, se reunieron para acordar lineamientos mundiales en torno a las políticas de población.

Una de los ejes principales de la Conferencia fue el Programa de Acción emanado de la Conferencia que por vez primera contenía una definición clara de la salud sexual y reproductiva y de los derechos sexuales y reproductivos.

El Programa de Acción para los siguientes 20 años especifica un conjunto de metas precisas centradas en proveer educación universal y cuidado a la salud reproductiva que incluya la planeación familiar, así como en reducir la mortalidad materna e infantil.

Avanzar en la equidad de género, eliminar violencia contra las mujeres y asegurar que sean las mujeres las que controlen su fertilidad, son las piedras angulares de las políticas de población y desarrollo.

INSUFICIENTES LAS POLÍTICAS DE EDUCACIÓN SEXUAL

Mari Simonen, directora del UNFPA quien participó en el Seminario Regional avances y acciones claves para la implementación del Programa de Acción de El Cairo, reconoció que se registran progresos insuficientes principalmente en el tema de salud.

Si bien, dijo, se ha registrado una tendencia general de disminución de la mortalidad materna, en la mayoría de los países de la región ésta permanece alta.

Bolivia, Ecuador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras y Perú registran las tasas más altas de muerte materna con 200 muertes por cada 100 mil nacidos vivos en comparación con los países desarrollados donde la tasa de mortalidad por esta causa no supera las 10 muertes por cada 100 mil nacidos vivos.

Respecto al embarazo en adolescentes, la funcionaria precisó que tampoco se ha logrado reducir, por el contrario va en aumento. Mientras en la década de los 90 el 8.5 por ciento de los embarazos se registraban en adolescentes, a 2005, la cifra se elevó a 14.3.

En el tema del VIH señaló que si bien los avances en la región podrían transformarla en la primera del mundo en alcanzar los compromisos acordados de detener y comenzar a reducir la propagación del virus, la epidemia cada vez tiene un rostro más joven.

Mari Simonen, atribuyó esta situación al hecho de que en la mayor parte de los países de la región carece de políticas de educación sexual, elemento central para el desarrollo, y recordó que quedan sólo cinco años para cumplir con el Programa de Acción de El Cairo, que sitúa el bienestar de cada ser humano en el centro del proceso de desarrollo.

Agregó que en la región, la pobreza descendió en los últimos cinco años de un 44 por ciento a un 33 por ciento, sin embargo aún persisten desigualdades al interior de los países.

Actualmente existen 181 millones de latinoamericanas y latinoamericanos pobres y más de 70 millones de indigentes.

Finalmente Marcela Suazo, Directora Regional del UNFPA, advirtió que de no mantener la inversión para lograr los cometidos de la CIPD y sin políticas adecuadas para salvaguardarlos y enfrentar las transiciones poblacionales, los logros obtenidos hasta ahora corren el riesgo de perderse.

En este sentido la especialista recordó que la región de América Latina y el Caribe invirtió 2 mil 586 millones de dólares en el 2009 , cuando de acuerdo a las estimaciones actualizadas por el UNFPA, debió haber invertido en el mismo año 6 mil 366 millones de dólares.

De acuerdo con datos de Suazo, si bien los recursos destinados para tratamiento del VIH y sida han aumentado exponencialmente al pasar del 16 por ciento en 1997 a 75 por ciento en 2007, los fondos destinados para prevención “son muy reducidos”.

En tanto, el financiamiento destinado a servicios de planificación familiar, que constituye la primera línea de trabajo contra la mortalidad derivada de la maternidad, disminuyó del 40 por ciento de los fondos destinados en salud sexual y reproductiva en 1997 a 5 por ciento en 2007.

Los recursos destinados a servicios básicos de salud reproductiva también disminuyeron de 33 por ciento a 17 por ciento en el mismo periodo.

09/GTR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content