Inicio En total vulnerabilidad, las indígenas migrantes

En total vulnerabilidad, las indígenas migrantes

Por la Redacción

En México, las migrantes indígenas están más expuestas a la explotación laboral, pues durante su trayecto o en sus comunidades de destino enfrentan desprotección jurídica y discriminación.
 
El elevado analfabetismo y la falta de conocimiento del idioma español son dos de los elementos que incrementan la vulnerabilidad de este grupo migrante.
 
Tal es el caso de cientos de niñas y jóvenes indígenas de zonas rurales y marginadas del estado de Chiapas, que a diario son obligadas a emigrar a las ciudades de la entidad o al norte del país para trabajar como empleadas del hogar o en el comercio, pues es la única manera de sobrevivir para ellas y sus familias.
 
Sin embargo, de acuerdo con la abogada feminista Martha Figueroa, los salarios de estas mujeres son muy bajos, ya que a veces no ganan ni 50 pesos diarios; además de que en ocasiones el racismo y desprecio de parte de empleadores deriva en situaciones en las que el pago para la trabajadora migrante indígena basta con “enseñarle a hablar español”.
 
En Oaxaca, el panorama no es muy diferente, pues las migrantes indígenas sufren una discriminación múltiple por estar en movimiento y lejos de sus comunidades de origen.
 
“Las mujeres por ser pobres e indígenas viven en una condición permanente de vulnerabilidad al estar en movimiento, no tener arraigo, no hablar bien el español y no saber a quién acudir si tienen problemas. A la mujer se le explota, se le usa sexualmente, se utiliza para trabajos que no hacen los hombres”, explica Alejandro Sandoval, del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil en Oaxaca.
 
En el norte del país, como es el caso de Chihuahua, las mujeres de las distintas comunidades indígenas de la entidad (tarahumaras o rarámuris, pimas, warojíos y tepehuanes) emigran hacia la capital del estado debido al aumento de la violencia y la sequía, y sólo tienen tres opciones para sobrevivir: elaborar y vender artesanías, emplearse en tareas domésticas, o pedir limosna.

Para 2010, según datos del Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las mujeres representan un 48 por ciento de los 174 mil hablantes de lengua indígena migrantes nacionales.

La incidencia de las mujeres indígenas migrantes nacionales se mantiene, pues de los 803 municipios indígenas en el país, 43 por ciento registran fuerte intensidad migratoria, de acuerdo con la antropóloga social Carolina Sánchez García.

La situación de desventaja para las mujeres indígenas migrantes se agudiza porque a nivel nacional y estatal no hay políticas de atención para ellas, advierte la especialista.

En este contexto y en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebra este 9 de agosto, Irina Bokova, directora general de la UNESCO, destacó la importancia de las alianzas, los acuerdos y los compromisos constructivos encaminados a proteger los derechos de los grupos étnicos.
 
13/BIF/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content