Inicio » Es Cuba una puerta abierta al SIDA

Es Cuba una puerta abierta al SIDA

Por Dalia Acosta

El sexo desprotegido que practican muchas personas en Cuba, incluso aquellas que se dedican a la prostitución, se convierte en una puerta abierta de par en par a las enfermedades de transmisión sexual, incluida el SIDA.

Estudios realizados desde inicios de la década de 1990 en grupos pequeños de prostitutas coinciden en que en la gran mayoría de los casos, las mujeres que venden sus favores sexuales en la isla no exigen el uso del condón al cliente.

Aunque no se conoce de investigaciones entre hombres con conductas prostituidas, al parecer en la mentalidad masculina también triunfa el rechazo al preservativo por la concepción bastante generalizada en Cuba de que inhibe el placer.

Así y todo, el resurgimiento de la prostitución “no ha dejado una gran cantidad de seropositivos” al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH, causante del SIDA), afirmó a SEM el doctor Jorge Pérez, director del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí.

Con más de una década de trabajo en el Programa Nacional de Prevención del SIDA en Cuba, Pérez aseguró que aunque parezca “increíble”, donde más se ha reflejado el vínculo prostitución-SIDA, es en el género masculino.

Entre enero y noviembre del año 2001, fueron detectadas en Cuba unas 30 personas con conductas prostituidas. “En ese grupo el número de hombres infectados es muy superior que en el de las mujeres”, reveló Pérez.

El dato fue confirmado por Alberto Loy, especialista encargado del Departamento de Sicología del Sanatorio de Santiago de las Vegas, uno de los más de 10 existentes en este país para el tratamiento de personas con VIH/SIDA.

Según Loy, contrario a otras investigaciones llevadas a cabo a nivel nacional, estudios realizados en esa institución indican que las prostitutas cubanas se están protegiendo durante su relación sexual.

LAS CIFRAS

Hasta finales de noviembre del 2001 se habían detectado tres mil 775 personas seropositivas al VIH, de los cuales mil 460 habían enfermado y 941 muerto, de ellos 57 por causas ajenas al SIDA. De las dos mil 777 personas que viven con el VIH, 77.9 por ciento son hombres.

Con más de 11,2 millones de habitantes, Cuba reporta 0,03 por ciento de infección por VIH, el índice más bajo de la región de América Latina y el Caribe, según informes del Programa de las Naciones Unidas de Lucha contra el SIDA (ONUSIDA). La vía más común de transmisión es la homo-bisexual.

La preocupación de las autoridades en torno a la propagación del VIH entre prostitutas y homosexuales fue evidente en agosto de 1997, cuando se anunció el inicio de una campaña de prevención en esos dos grupos.

“Tenemos que emprender una política agresiva de prevención” entre prostitutas y homosexuales, dijo Manuel Santín, director de Epidemiología del ministerio cubano de Salud Pública, durante una conferencia internacional realizada en La Habana.

María Isabel Domínguez, investigadora del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, reveló en el evento que en el primer semestre de 1997 habían sido detectadas 116 personas seropositivas que se dedicaban a la prostitución.

Domínguez aseguró entonces que aunque el número era “ínfimo en relación al total” de contagiados, se notaba una seria tendencia al aumento pues en el mismo período de 1995 se había reportado sólo 55 casos.

Cinco años después, el Centro de Prevención de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS-SIDA) del Ministerio de Salud Pública tiene un trabajo sostenido con la comunidad homosexual en Ciudad de La Habana, pero la labor ha resultado más difícil entre prostitutas.

EL MIEDO

“Nos ha resultado muy difícil. Ellas se esconden, tienen temor a ser incluidas en ese grupo de riesgo, a ser controladas. Es muy difícil penetrar. Estamos intentando hacer cosas”, dijo María Julía Fernández, especialista de la institución.

Un trabajo de diploma en sexualidad humana presentado en noviembre del 2000 pero aún inédito al que tuvo acceso SEM, intentó caracterizar a un grupo de 17 mujeres prostitutas, 41,2 por ciento de las cuales tenía entre 15 y 19 años de edad.

La investigación encontró que 7 del total había padecido alguna infección de transmisión sexual en algún momento de su vida. La enefermedad más frecuente era blenorragia, seguida de sifilis y condiloma. Una de las mujeres se había infectado con el VIH.

Estas mujeres con conductas prostituidas “no conocen los riesgos que ocasionan estas enfermedades para su salud” y asumen la relación sexual “sin conciencia de protección” por ninguna de las partes implicadas, añade el estudio.

Investigaciones anteriores aseguran que la mayoría de las prostitutas cubanas usa condón “de vez en cuando” y únicamente a pedido del turista que suele llegar a la isla con una sensación de seguridad por los niveles de salud que exhibe la isla.

El regurgimiento con fuerza de la prostitución coincidió además con el aumento de la incidencia de diferentes infecciones de transmisión sexual, según datos del Ministerio de Salud Pública.

De acuerdo con el Anuario Estadístico de Salud 1998, en ese año se reportaron 29 mil 648 casos de blenorragia y 13 mil 400 de sífilis, para una tasa de 266.1 y 120.5 casos por 100 mil habitantes, respectivamente.

En 1980 se habían reportado 16 mil 471 casos de blenorragia y cuatro mil 346 de sífilis.

INFECCIONES SEXUALES

De acuerdo con el Perfil estadístico de la mujer cubana en el umbral del siglo XXI, publicado por la Oficina Estatal de Estadísticas, en 1996 la incidencia de ITS era mayor en los hombres que en las mujeres.

Por cada 100 mil habitantes se reportaban 149,2 casos de sífilis en el sexo masculino y 138,2 en el femenino. La diferencia era aún mayor en la incidencia de la blenorragia, con una tasa de 578,2 hombres infectados por cada 100 mil habitantes, contra 156,8 mujeres.

Las estadísticas oficiales no hacen referencia, en ningún caso, a la incidencia de estas infecciones entre las personas con conductas prostituidas.

2003/DA/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: