Inicio » Exigen mujeres reconocer su importancia ante cambio climático

Exigen mujeres reconocer su importancia ante cambio climático

Por Guadalupe Gómez Quintana

Durante la reunión de Alto Nivel sobre Cambio Climático, desarrollada en las Naciones Unidas el pasado 24 de septiembre, la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y Desarrollo (WEDO), junto con el Consejo de Mujeres Líderes Mundiales (CWWL) y la Fundación Heinrich Böll, emitieron la Declaración sobre Cambio Climático e Igualdad de Género.

En ella hablan sobre la necesidad de abordar el tema desde la perspectiva de las mujeres, quienes se ven más afectadas ante eventos climáticos, sin que los gobiernos tomen en cuenta esa realidad ni preparen política acordes con ella, a pesar del papel fundamental que tienen en la supervivencia y adaptación frente al cambio climático.

Docenas de expertas y expertos, así como funcionarias y funcionarios gubernamentales abordaron juntos las estrategias sobre género y métodos de adaptación (al cambio climático) en dicha reunión de Alto Nivel del Secretario General del día 24, pero también previamente durante la mesa de Alto Nivel “Cómo un clima cambiante impacta a las mujeres”, celebrada dos días antes.

LA DECLARACIÓN

Afirma la declaración que el Secretario General de las Naciones Unidas y los gobiernos deberían enviar un sólido mensaje a la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC COP-13) de este año en Bali, señalando que la igualdad de género debe ser integrada como un tema transversal en las negociaciones y debates y que la participación igualitaria de las mujeres debe asegurarse.

“Los gobiernos deberían basarse en los innumerables acuerdos globales que relacionan directa o indirectamente la igualdad de género y el cambio climático, al igual que la especialidad de género dentro del sistema de las Naciones Unidas y en los niveles nacionales”.

Entre estos acuerdos, mencionan el Capítulo 24 de la Agenda 21 de 1992 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED); el Plan de Acción de la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible (WSDD), celebrada en Johannesburgo en 2002; el Párrafo K de la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia sobre la Mujer, celebrada en 1995; la Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos, de 1993; la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo de 1994; la Declaración del Milenio, de 2000; la Convención para eliminar todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), de 1979.

También, la Convención sobre Biodiversidad, de 1992; la Convención para Combatir la Desertificación, de 1994; la Declaración Ministerial de Tercer Foro Mundial del Agua, de 2003, entre otras.

MUJERES Y SUPERVIVENCIA HUMANA

Señala también la Declaración que dado que el conocimiento y la participación de las mujeres han sido fundamentales para la sobrevivencia de comunidades enteras frente a situaciones de desastres, los gobiernos deberían aprovechar las habilidades y especialidades de las mujeres en varios aspectos de sus entornos y estrategias de gestión de los recursos naturales que producen mitigación y les permiten adaptarse.

“Ya que el cambio climático afecta desproporcionadamente a las mujeres pobres, los gobiernos deberían analizar e identificar los impactos específicos de género y las medidas de protección relacionadas con inundaciones, olas de calor, enfermedades y otros cambios medioambientales y desastres”.

La comunidad global debería priorizar la reducción de los altos niveles de mortalidad femenina que se presentan como resultado de los cambios de los entornos y los desastres, debidos al cambio climático.

De igual manera, serían necesarios suficientes recursos financieros para entregar a la población altamente vulnerable al cambio climático, sobre todo a las personas pobres y a las mujeres, según el Anexo 1 “grupos por países a ayudar para adaptarse a los impactos”.

También deberían desarrollarse instrumentos prácticos para permitir que los gobiernos e instituciones incorporen la igualdad de género en las iniciativas sobre cambio climático.

Solicitan que los gobiernos, en los ámbitos nacionales y locales, desarrollen estrategias para incrementar y potenciar el acceso y control de los recursos naturales por parte de las mujeres, a fin de reducir la pobreza, proteger los recursos medioambientales y asegurar que mujeres y comunidades pobres puedan hacer frente, de la mejor manera, al cambio climático.

De la misma manera, gobiernos e instituciones deberían realzar las oportunidades para la educación y entrenamiento en cambio climático, mitigación y procesos de adaptación. Además, las medidas para la construcción de capacidades y competencias, así como la transferencia tecnológica, deberían basarse en las prioridades que permitieran priorizar a las mujeres y comunidades pobres.

La participación de las mujeres en debates y actividades de planificación sobre cambio climático ?continúa el documento?deben realzarse a través de herramientas y procedimientos que aumenten su capacidad y sensibilicen a las y los tomadores de decisión acerca de las ventajas de la participación con equidad.

MECANISMOS DE DESARROLLO LIMPIO

Consideran que la UNFCCC debería desarrollar una estrategia de género, invertir en investigación específica sobre género y cambio climático, y establecer un sistema para el uso de indicadores específicos de género, además de criterios para que los gobiernos los utilicen en sus informes nacionales a la Secretaría del organismo, planificación adaptativa o proyectos desarrollados bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio (CDM, por sus siglas en inglés).

Los enfoques basados en el mercado para contener el cambio climático, tal como el CDM, debería ser accesible tanto para las mujeres como para los hombres, y asegurar beneficios igualitarios, considerando que ambos géneros no tienen acceso igualitario a los recursos naturales, como el agua y la energía, la propiedad de la tierra, el crédito o la información.

En particular, el CDM debería financiar proyectos que hagan más accesibles a las mujeres las tecnologías para energías renovables a fin de satisfacer sus necesidades domésticas.

Deberían estudiarse, en cooperación con expertas y expertos de género, y con organizaciones de mujeres, los impactos que sobre el género femenino tienen los biocombustibles y la energía nuclear, como solución para reducir las emisiones de gases invernadero.

Finalmente, indica la Declaración, ya que la Conferencia de Bali surgió de la UNCED, que destaca 9 grupos de interés esenciales para el desarrollo sostenible, las mujeres y todos los grupos deberían ser incluidos en los puntos focales oficiales en dicha Conferencia.

La participación de las mujeres en la ONU surgió a raíz de que en julio pasado, la WEDO llamó la atención acerca de la ausencia de la perspectiva de género en las discusiones sobre el cambio climático en la ONU, por lo que recibieron una invitación especial para dirigirse a la Asamblea General, el día 22 de septiembre, como parte del Debate Temático Informal sobre el Cambio Climático como Desafío Mundial, previo a la Reunión del día 24, recuerda el boletín News Views de WEDO, en su número correspondiente a este mes.

Los señalamientos de la Declaración sobre Cambio Climático e Igualdad de Género también se expresaron en las recomendaciones de políticas desarrolladas por el caucus de mujeres de la UNFCCC y el Grupo de Interés de Mujeres del CSD.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: