Inicio Exposición a pobreza en AL, mayor entre población femenina

Exposición a pobreza en AL, mayor entre población femenina

Por Guadalupe Cruz Jaimes

La exposición a la pobreza en América Latina –que aumentó de 180 a 189 millones de personas al finalizar este año– es 1.15 veces mayor entre mujeres que entre hombres, y entre menores de 15 años es 1.7 más alta que entre personas adultas, señaló hoy, en videoconferencia, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), Alicia Bárcena

De acuerdo con el informe “Panorama social de América Latina 2009”, dado a conocer por Bárcena, en todos los países de la región la exposición a la pobreza de las mujeres es más alta que la de los hombres, incluyendo naciones como Panamá, Costa Rica, República Dominicana, Chile y Uruguay. Esta tendencia se agravó en 13 de los 18 de la zona países entre 2002 y 2008.

La Cepal prevé que la pobreza en la región aumentará en 1.1 por ciento y que la indigencia se incrementará en 0.8 por ciento en relación con 2008. Así, las personas en situación de pobreza de la región pasarán de 180 a 189 millones en 2009, lo que equivale a 34 por ciento de la población. Las personas en situación de indigencia pasarán de 71 a 76 millones, esto es, 13.7 por ciento de la población de América Latina.

Estas cifras indican un cambio en la tendencia de reducción de la pobreza que se había registrado previamente en la región. Nueve millones de personas equivalen a casi 25 por ciento de los 41 millones de personas que habían superado la pobreza entre 2002 y 2008, “gracias al mayor crecimiento económico, la expansión del gasto social, el bono demográfico y las mejoras distributivas”, según el informe.

El aumento de la pobreza previsto para 2009 retrasará el cumplimiento del Primer Objetivo de Desarrollo del Milenio, que es erradicar la pobreza extrema y el hambre para 2015: de 85 por ciento de avance que registraba la región en esta materia en 2008, se caería a 78 por ciento en 2009.

Ante este escenario “es necesario facilitar la inserción laboral de las mujeres para que no se siga perpetuando el círculo de la pobreza”, pues el trabajo no remunerado y el cuidado de terceros impiden que las mujeres consigan empleo, “lo que redunda en la pobreza de sus hijos”, dijo la secretaria ejecutiva de la Cepal.

Muestra de la afirmación de Bárcena es la tendencia de exposición a la pobreza de las y los menores de 15 años que en todos los países de la región, a excepción de El Salvador, se agravó en los últimos seis años; sobre todo, en Argentina, Brasil, Panamá, Uruguay y Venezuela. En Uruguay la pobreza es 3.1 veces mayor entre niñas y niños que entre personas adultas; en Chile es 1.8 veces mayor, y en Nicaragua, 1.3 veces.

La brecha de pobreza por edad y género exige políticas de largo plazo para fomentar la inserción laboral de las mujeres, redistribuir la carga del trabajo no remunerado en los hogares y ampliar la extensión y cobertura escolar entre la niñez y la adolescencia.

En la región, las mujeres pobres tienen mayores dificultades para insertarse en el mercado laboral que las de estratos altos, aún en naciones de “desarrollo relativo” más alto, como México, Costa Rica, Chile y Panamá.

Uno de los obstáculos que les impide conseguir empleo son las labores en el hogar, pues las latinoamericanas destinan alrededor de siete horas diarias a esta labor, mientras que los hombres de la región no superan las dos horas, excepto en Guatemala.

La carga de trabajo no remunerado en el hogar aumenta conforme se incrementa la necesidad de cuidado de las hijas y los hijos, o de personas adultas dependientes. Mientras mayor sea esta carga de labores menores serán las posibilidades de que las mujeres pobres salgan a trabajar, asevera el informe de la Cepal.

Para hacer frente a esta problemática, la comisión sugiere a los gobiernos de los países de la región redistribuir la carga de trabajo no remunerado en el hogar, castigar la discriminación de las mujeres en el mercado laboral, ampliar la matrícula y la cobertura escolar de las niñas y los niños menores de cinco años, extender los horarios escolares, crear servicios colectivos de cuidado de las y los adultos mayores e invertir en salud preventiva.

09/GCJ/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más