Inicio “Fidel Velázquez era feminista, decía que trabajamos mejor”

“Fidel Velázquez era feminista, decía que trabajamos mejor”

Sin la solidaridad y las alianzas entre mujeres, los espacios logrados en la política nacional no serían posibles, declaró Hilda Anderson, secretaria de Acción Femenil de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), quien además definió al extinto líder de la CTM como un hombre feminista.

–¿Cómo era su relación con Fidel Velázquez?

— Don Fidel era el padre de todos nosotros, hombres y mujeres, un hombre muy respetuoso, un hombre al que se le debe la seguridad social, el Instituto de Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), el Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot) y hasta la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), todas fueron ideas de don Fidel, sobre todo peleó mucho el Infonavit.

“Fue la época de la seguridad, un grupo muy grande de la CTM, promovió la seguridad social”.

–¿Qué veía él de las mujeres?

— Él decía: ‘compañera Hilda donde haya mujeres usted dígales que se hagan las líderes y quiten a los hombres. A veces la mujer trabaja mejor que el hombre’. Él era un feminista.

–¿Qué le hace pensar que él era un feminista?

— Pues que nos apoyaba. A mí me apoyó siempre e hizo lo mismo con todas. Por ejemplo, tengo una anécdota de una compañera de Colima, Graciela Larios Riva, que es la líder de hombres y mujeres de la Federación de Trabajadores, también ha sido senadora y diputada federal, don Ramón era el líder histórico y entra ella porque era la primera de los suplentes, y hace muy buen trabajo.

“Yo fui con don Fidel cuando ella iba a tomar protesta y él me dijo: ‘compañera, hay que seguir instrumentando esto para las mujeres, Chela lo hace mejor que Ramón, la Federación está mejor ahora’”.

— ¿Y cuándo dice que se portaban mal algunos líderes hombres?

— Más que los compañeros de la CTM, eran los del Partido Revolucionario Institucional (PRI), por las cuestiones políticas.

— ¿Ustedes vivían discriminación?

— No, no había discriminación, lo que había era competividad.

— ¿En algo les ha ayudado a las mujeres del PRI que este una mujer al frente?

— Claro, Beatriz Paredes nos ha ayudado, pero la promoción política de las mujeres ha estado desde el Agrupación Nacional Femenil Revolucionaria (ANFR), en 1974. Creo que hoy más que nunca, Beatriz ha visto la fuerza que tienen las mujeres y les da todo el apoyo.

“Existía desde la creación de la secretaría de Acción Femenil, en el PRI, que se hizo el 4 de marzo de 1929, había ya mujeres trabajando aunque no tenían el voto. Después fueron los cuadros de la mujer y ellas fueron quienes consiguieron el voto”.

EL HOMBRE VIEJO Y LA MUJER VIEJA

— ¿Y por qué siempre hombres por encima de las mujeres, siendo que ellas tenían tanta fuerza?

— Bueno ahorita ya tenemos cinco gobernadoras, cuando yo estuve en el ANFR, en una conferencia alguien me preguntó por qué no había gobernadoras y les hice una disertación, que con base en los Artículos 34 y 115 Constitucionales, las mujeres podíamos ser gobernadoras. Y de ahí todos los periodistas empezaron a decir que sí podría haber una gobernante.

“Don Jesús Reyes Heroles quería a María Lavalle Urbina para gobernadora de Campeche, pero las fuerzas políticas eligieron a un señor. Yo estaba en el ANFR y nos íbamos a lanzar a todas partes con mantas de alegría en todo el país porque iba haber una gobernadora.

“Y me dijo: ‘marcha atrás ya no va a ser doña María’. Eso me lo dijo por teléfono, un día ya muy noche y me citó al día siguiente. Yo le discutí a don Jesús y él respondió: ‘que dicen que es muy vieja’, y le insistí, le dije que también había hombres viejos y él me pidió que no le discutiera más. Ahora vamos a ver quién va, porque tiene que haber una, el Partido quiere que haya una mujer’, me dijo. Luego nos seguimos con Alicia Arellano, que había sido senadora, para Sonora, pero no la quisieron los agricultores.

“Y luego empezó otra vez la cuestión de Griselda Álvarez para Colima”.

GRISELDA E HILDA, UNA ALIANZA

— ¿Y como trabajaron la promoción de Griselda Álvarez?

— Ella la trabajó y todas junto con ella, yo les dI órdenes a todas mis lideresas en el país para que hicieran referencia en los periódicos. En un libro de Griselda, ella me llama mi manager porque éramos senadoras las dos.

“Don Jesús me dijo tenía que haber una mujer y que entre las mujeres destacadas estaban: María Lavalle, Griselda Álvarez e Hilda Anderson. Y yo le dije a don Jesús, porque yo era medio traviesona con él: ‘usted por caballeroso me puso en la lista, pero a la que quiere es a María’. Y me dijo: ‘ay esta Hilda siempre me sale con estas cosas’. Y bueno Griselda fue una gran gobernadora”.

— ¿Cómo era esta alianza entre usted y Griselda Álvarez?

— Es una alianza de afecto, compañerismo, de trabajo político, de partido, de amistad. Yo era tan amiga de Griselda que cuando había un evento siempre la invitábamos, ella era la de prestaciones sociales. Nuestra relación fue muy estrecha desde siempre, pero siendo senadoras pues más.

“Cuando Griselda fue gobernadora, fuimos todas las mujeres líderes de cada estado de la República, un grupo muy grande, llevamos tierra de todos los estados y la depositamos en uno de los árboles del Palacio de Gobierno, en Colima, cuando ella iba a iniciar su administración.

“A mí don Fidel me mandó a presidir un evento del sector obrero para Griselda, dijo: ‘quien mejor que usted me puede representar en el evento’.

“Ah, pero cuando yo conozco al candidato de Campeche era más viejo que doña María. Y entonces yo le pregunté a don Jesús: ¿cuándo es viejo un hombre y cuándo es vieja una mujer?, le sorprendió y me contestó que por qué le hacía yo esa pregunta, porque es más viejo el gobernador de Campeche que doña María y se rió”.

CUOTAS DE GÉNERO, EN TODO EL MUNDO

— ¿Cuáles son las mayores dificultades que enfrentó como mujer para ocupar los cargos que ocupó?

— Nos acusan de que no somos solidarias las mujeres, pero sí lo somos, hay sus excepciones de gente que como los señores tienen cierta discordia. Pero yo siempre he sido solidaria, nunca me ha dado miedo que una sea más o menos que yo. Y también han sido solidarias conmigo.

— ¿Por parte de los varones en el poder hubo quien quisiera limitar este avance de las mujeres?

— Yo por fortuna no tuve esa experiencia y trabajando, no tienen por qué limitarte.

LA GENTE

— Usted ha dicho que cuando se ocupa algún cargo público siempre hay que tener gente atrás ¿Cómo se logra esto?

— Sirviéndole a la gente, hay que saber hasta como mira la gente, no solamente hacer gestiones en obras sino humanas, personales.

— ¿Cómo cuáles?

— Hay tantas, luego se acercan a uno diciendo que tienen un familiar enfermo y no hay donde hospitalizarlo, pues yo le buscó donde lo hospitalicen, o que hay una coladera que tiene años sin arreglarse, pues voy con el delegado y le digo que me la arregle. A la gente le gustan las pequeñas obras, no las grandes que andan haciendo ahora, quieren las pequeñas obras.

“Hay que saber hasta mirar a la gente, con amor, y trabajar igual con la gente modesta y con la de arriba. Creo que yo soy más soberbia con la gente de arriba, les cuestionó a las autoridades por qué no hacen esto o aquello, pero a la gente sencilla hay que tratarla diferente.

— ¿Cuáles son las dificultades para que las mujeres tengan más cargos en la política actualmente?

— Ante todo debemos tener perseverancia y actuar con inteligencia y sentirnos seguras en lo que hacemos. Debemos hacer trabajo que le sirva a la gente.

— ¿Cómo se puede hacer para que las mujeres tengan esa perseverancia e inteligencia en la política?

— Pues hay que hacer trabajo y presentarlo y hacerlo sentir a las autoridades en los partidos, ahorita ha habido cinco gobernadoras y ninguna ha quedado mal, inclusive una que no es mi compañera, Amalia García, que fue mi compañera de Cámara, mis respetos es una gran gobernadora. Y ella tiene un enemigo que es Ricardo Monreal, de su propio partido.

“Hay que seguir adelante, no hacerle caso a los enemigos y defenderse como se pueda”.

— ¿Qué opina usted de las cuotas de género?

— Pues se han usado en todo el mundo, hemos llegado a veces por las cuotas, es un triunfo que ha ayudado las mujeres.

— ¿De qué forma?

— Pues en que ahora hay como 114 diputadas en las Cámaras y también hay muchas senadoras de todos los partidos. El PRI no sólo ha ayudado a las mujeres del partido sino a todas. Al Partido se le debe el voto de la mujer.

“Una cosa es que hemos obtenido la igualdad en la legislación mexicana, pero hay otra palabra: paridad, ahora hay que luchar por alcanzar la paridad, que es lo que estamos haciendo todas”.

— ¿Para alcanzar la paridad son importantes las alianzas entre mujeres?

— Por supuesto, eso es lo que ha funcionado y no crean que se sienten muy contentos de que estemos muy unidas todas las mujeres, si no hubieran estado unidas las mujeres no hubiéramos podido lograr nada.

“Las alianzas son muy importantes para lograr la paridad y proponérselo cada una, sin desmayar ni decepcionarse, hay que salir adelante, pero hemos avanzado mucho.

“Yo he estudiado mucho el voto y a las mujeres de México. En 1901 se graduó Margarita Chorné de médica cirujana odontóloga, ella fue la única alumna en aquel tiempo. Hoy la facultad de odontología de la Universidad Autónoma de México (UNAM), el 75 por ciento son mujeres”.

CIUDADANAS DE PRIMERA

— ¿Con la llegada de Acción Nacional al poder se afecta la situación de las mujeres priistas?

— No, cada quien trabaja en su grupo y también han llegado mujeres panistas valiosas, como del Partido de la Revolución Democrática (PRD), entre ellas Rosario Robles, que fue regente en el Distrito Federal. Lo que tenemos que hacer es sembrar más interés y entusiasmo en las jóvenes y enseñarles la lucha de miles de mujeres del pasado que hoy han logrado que seamos ciudadanas de primera.

“El ataque no debe ser, por el contrario debe haber un trabajo unido de las mujeres para salir adelante”.

— ¿Qué instancias ve que puedan coadyuvar para que las mujeres podamos lograr la paridad?

— Tampoco se puede limitar al partido se debe lograr en el trabajo, en consolidarnos, no ver al hombre como enemigo, en un mundo donde compiten hombre con hombre y mujer con mujer, somos competidoras reales.

— Da la impresión de que es usted una persona muy disciplinada.

— Nosotros somos un grupo muy disciplinado, así nos enseñó don Fidel.

— ¿Cómo mujer disciplinada, resistió algún embate fuerte estando en este cargo?

— No, porque nunca hubo un embate porque siempre había armonía. Claro que ha habido algunas discrepancias entre los señores, como también entre las mujeres, pero en la CTM hemos sido muy disciplinados y nos han dado el lugar a las personas que siempre hemos trabajado, como a mí, que fundé mi propio sindicato, que tuve el valor de organizarme en mi centro de trabajo.

— ¿Y sigue asistiendo al partido?

— Sí, sigo yendo al PRI, me voy de aquí de la CTM, al fin que estamos muy cerquita.

09/GCJ/CV/LAG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content