Inicio Fórmulas accesibles

Fórmulas accesibles

Por Marta Guerrero González

El señor don Francisco González fue un exitoso comerciante al mayoreo y menudeo durante cincuenta años, de 1894 a 1944, es decir que empezó cien años atrás. En su libro, de edición casera, de manera sencilla y clara nos da consejos para poder triunfar en la vida. Tres o cuatro tips fundamentales para lograr lo que uno se propone. El mensaje de fondo es tan simple como el fundamento de la doctrina de Cristo, “Cuando en vuestros rezos pidáis que se os conceda una cosa, creed que se os concederá y al fin la obtendréis”. Para tener éxito, nos dice don Francisco, en cualquier fase de su existencia, ha de tener usted entusiasmo y absoluta confianza en sí mismo, debe estar convencido, sin lugar a dudas, de que prosperará.

La escatología basa su tesis en el poder ilimitado de la mente.

Creer con fe absoluta es conseguir aquello que se ha pensado. Emerson ha dicho: “Si el hombre utiliza con indomable energía los sublimes instintos de que está dotado y sólo de ellos dependiese, el universo todo le rendiría homenaje”.

En la práctica puede usted convencerse plenamente sobre el resultado de un asunto o puede, repetir una frase a modo de mantra, por ejemplo: “mi hermana está perfectamente sana” o “me subieron el sueldo en mi trabajo”. Don Francisco nos aclara que para ser un buen vendedor, lo primero que hay que hacer es convencerse de que venderá lo que sea; para ello tiene que convencerse que su artículo es perfecto, aunque no lo sea, en ese momento lo será. Segundo punto, debe de ver a los ojos a la persona a quien usted ha decidido venderle su mercancía, tomarlo de la mano durante el saludo y asegurarse de que su cliente lo atiende con atención.

Dice don Francisco; la base de toda influencia personal, es una fuerza de voluntad bien desarrollada y enérgica. La mayoría de los hombres han hecho muy poco para vigorizar su fuerza de voluntad, creyendo que aumentaría y se vigorizaría sin ejercitarla… Ninguna facultad de la mente ni ningún órgano del cuerpo se vigoriza sin ejercitarlo. Si usted se deja dominar por el pensamiento de que ha fracasado seguramente eso justo sucederá. Por el contrario, si piensa que triunfará lo hará y punto.

Bueno yo les puedo decir que no hay nada cómo probar quien tiene el poder si la mente o el destino o la casualidad. ¿Usted ya pensó? ¡Piense!

*Periodista y escritora

2004/MG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content