Inicio » Fui “evangelizado por los pobres”: Raúl Vera López

Fui “evangelizado por los pobres”: Raúl Vera López

Por la Redacción

Raúl Vera López, obispo de la Diócesis de Saltillo, Coahuila, quien se autodefine como evangelizado por los pobres y no evangelizador de los pobres, afirma que los derechos humanos en México están en “un estado deprimente, en una situación delicada”, debido al abandono de la búsqueda del Estado de Derecho por parte de los responsables de este país, quienes de manera vergonzosa protegen al crimen.

A una horas de recibir la medalla al mérito, que este martes 11 de diciembre le otorgó la Red Todos los Derechos para Todas y Todos por su trabajo en la defensa de los derechos humanos, el Obispo hace un amplio recuento de su formación, en la que asegura los Dominicos lo “sacaron de una visión burguesa y aprendí la dimensión social y comprometida con la comunidad”, señaló en entrevista con Cimacnoticias.

Este abandono institucional lo ilustra con las viudas que dejó la explosión en la mina número 8, en el ejido Pasta de Conchos, quienes –afirma– reciben un trato humillante, además de que el peritaje de la Secretaría del Trabajo muestra que los métodos de construcción de un túnel corresponden a técnicas utilizadas 200 años atrás, el resultado: la muerte de 65 mineros.

Un segundo caso, la situación que cobró la vida de 22 trabajadores en la Plataforma Usumacinta de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde los trabajadores de empresas privadas contratadas por la paraestatal pretendían sindicalizarse en busca de mejorar sus condiciones laborales desde 2005, situación que la empresa no permitió.

Y, finalmente, Lydia Cacho y la resolución de la Corte mexicana, donde no sólo se violan los derechos de la periodista sino también “se abren las puertas a las cadenas de prostitución y turismo sexual de niñas y niños”, por debajo del estatus de un político y un partido político.

Hechos que revelan una permanente violación de derechos humanos, injusticia social e impunidad, que tienen otros reflejos, como citó Merril Lynch, una de las mayores firmas financieras del mundo al apuntar que México junto con Taiwán, no están en la preferencia de los inversionistas, denuncia el obispo de Saltillo.

DE LA INGENIERÍA AL SACERDOCIO

Ingeniero Químico por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde vivió el movimiento del 68 todavía como estudiante universitario, Raúl Vera López cambió la posibilidad de ser un hombre rico, un burgués, por la solidaridad y la lucha por los más desposeídos cuando se ordenó sacerdote fraile en la orden de los Dominicos un 29 de julio de 1975, aunque ya era fraile desde 1968.

“Me tocó vivir de cerca todo lo que se respiraba dentro del movimiento universitario, la búsqueda de cambios en el país, donde se avizoraba un enrarecimiento en la vida nacional”, relata Vera López, quien este 6 de enero próximo cumplirá 20 años como fraile obispo, luego de que fue designado por el Papa Paulo VI y ordenado por Juan Pablo II en 1988.

Así empezó a andar con los más pobres. Primero en Guerrero, Chiapas y ahora en Coahuila, no sin antes pasar por otras comunidades del país que lo evangelizaron, como dice le sucedió en su trabajo como formador de novicios en una comunidad campesina del Estado de México.

Instruido en la doctrina de Santo Tomás de Aquino, que se basa en principios que garantizan las estructuras humanas de la sociedad, le fue “normal” que la iglesia se hiciera presente en cuestiones candentes que afectan la vida social y que tienen que ver con la promoción humana, dice mientras viene a su memoria la encíclica de Paulo VI, “el hombre del diálogo con la cultura contemporánea”.

En El anuncio del Evangelio, Paulo VI relaciona el trabajo pastoral de la iglesia, integrando no de manera artificial sino de manera articulada la promoción humana y de la justicia, apunta Vera López quien asume que la iglesia “no puede estar evangelizando a las personas y quedarse ausente de las condiciones históricas que la están afectando… la iglesia tiene que reparar y restablecer la justicia donde no la hay”.

El único obispo fraile dominico que hay en México sostiene además que si la iglesia no termina en la transformación de la persona y, si esta persona, no transforma su entorno social, la evangelización será frágil.

UN PISO DE ESPERANZA

Como obispo de una de las zonas más pobres de Guerrero, el fraile Vera fundó el centro social monseñor Juan Navarro Ramírez, pues entendía que servir a la iglesia no es sólo hablar “sino ponerle piso a la esperanza” y fue ahí donde comprendió la necesidad de articular la defensa de los Derechos Humanos, un trabajo que le llevaría todavía muchos años.

A la iglesia, explica, no le corresponde adquirir posturas políticas, sin embargo su acción pastoral (comprende) la formación en la dimensión política de quienes sí deben comprometerse en ese terreno, dándoles los valores trascendentes de la vida humana, de lo contrario la organización política es destructiva y va contra la esencia de la política que es el bien de la comunidad.

El obispo Vera, quien ha sido amenazado por su trabajo, sostiene que el gobierno federal pregona que está haciendo bien el combate al narcotráfico, pero “lo que estamos viendo es que el Estado de Derecho fue hecho a un lado”.

Nadie ha llamado a juicio a los asesinos, a los que lavan el dinero y ellos mismos han hablado de que el narcotráfico ha infiltrado las estructuras políticas, por ello preguntó ¿a cuántos políticos está soportando México que llegaron ahí con dinero del narco y que ahora están pagando los favores?

De manera vergonzosa se protege al crimen en este país, añade el Obispo, quien afirma que esta situación es resultado de la ambición desmesurada de poder y ganancia de los grupos que pisotean la justicia.

Es una muestra de la falta de madurez política de quienes hoy conducen el país, una falta de articulación ética y valores, de quienes creen dejar en la indefensión la país, sostiene el Obispo homenajeado hoy en la Casa Lamm.

Reconocimiento que observa como un llamado de la gente que desea una sociedad diferente y que en momentos en que sufre hostigamiento por su defensa a los Derechos Humanos le recuerdan cuando caminaba en las comunidades de Chiapas y un numeroso grupo de mujeres, sin decirle nada, lo rodeó y lo cubrió al momento de pasar un retén militar.

“Así lo veo, la sociedad dice nosotros queremos que sepan que no estás solo, así lo entiendo, que ante esto, somos muchos los que queremos una sociedad diferente”, dice.

NADA SOBRE ROMA

Acerca de la denuncia contra él que habría interpuesto ante la Santa Sede hace varias semanas el juez Hiradier Huerta Rodríguez, quien fuera responsable de la sentencia contra tres de 12 militares acusados de violación a mujeres en la zona de tolerancia del municipio de Castaños, Vera López señala que de manera oficial no tiene ni sabe nada, por tanto no se da por demandado y prefiere no “tocar el punto”.

07/SJE/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: