Inicio » Guatemala: violencia de género, posible bandera electoral

Guatemala: violencia de género, posible bandera electoral

Por la Redacción

Durante 2006 fueron asesinadas 572 guatemaltecas, en su mayoría jóvenes y niñas de escasos recursos, en un contexto de mínimo avance para erradicar el problema, mientras la prensa continúa indiferente y se avecina, en este año electoral, la posibilidad de usar como bandera política las promesas para acabar con la violencia de género.

De acuerdo con el monitoreo diario que realiza la agencia Cerigua sobre la Violencia en contra de las Mujeres, durante el 2006 hubo un leve avance en el citado tópico, especialmente en el ámbito legislativo, ya que la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) logró la inconstitucionalidad de la norma que dicta que, si el violador está dispuesto a casarse con la menor afectada, no procede la denuncia por el gravamen.

Aunque el movimiento de mujeres aun no acuerda si llamar a este fenómeno femicidio o feminicidio, la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República discute actualmente la Ley Contra el Feminicido, con la que se busca sancionar a entidades del Estado que no cumplan con la debida investigación y aplicación de la ley en los citados casos, así como la detención de algunos funcionarios que entorpezcan la búsqueda de la justicia.

No obstante, esta ley recibió algunas críticas negativas ya que según dirigentas sociales y profesionales del derecho, contraviene leyes nacionales y no contiene definiciones claras del contexto en el que se llevan a cabo los asesinatos y si ocurren por cuestiones de género.

El 8 de marzo de 2006, en el marco de conmemoración del Día Internacional de la Mujer, el Estado creó la Comisión Especial para el Abordaje del Femicidio que, de acuerdo con el Sector de Mujeres, es infuncional ya que duplica esfuerzos ya encomendados a la Coordinadora Nacional para la Prevención de la Violencia Intrafamiliar (Conaprevi).

Una de las características que marcaron la mayoría de los casos durante el pasado año, fue el aumento de saña y tortura que sufrieron las mujeres previo a su muerte; aumentaron las denuncias de guatemaltecas secuestradas y luego encontradas sin vida en terrenos baldíos de distintas áreas a nivel nacional, asevera el estudio realizado por Cerigua.

Hubo un repunte de masacres a familias de escasos recursos, en los que fueron mayormente afectadas las mujeres, especialmente las amas de casa y las niñas; se reportan dos casos de menores de un mes de edad muertas por proyectil de arma de fuego, añade la información.

Por primera vez Cerigua implementa en Guatemala la campaña 16 Días de Activismo en contra de la Violencia hacia las Mujeres, coordinada por Isis Internacional a nivel latinoamericano, con el apoyo del Fondo de Naciones Unidas para el Desarrollo de las Mujeres (UNIFEM).

A través de una estrategia de comunicación, Cerigua sensibilizó a funcionarios, funcionarias, representantes de la comunidad internacional, reporteros y reporteras sobre las distintas formas de violencia contra las mujeres como una violación a los derechos humanos.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: