Inicio Guatemaltecas son madres desde los diez años

Guatemaltecas son madres desde los diez años

Por Alba Trejo

Las niñas guatemaltecas suelen tener hijos más temprano de lo que mudan dientes. Desde los diez años de edad ellas ya conocen una sala de parto y saben lo que significa recuperarse del dolor de una cesárea.

Las y los defensores de derechos humanos ven este fenómeno social como un problema que ocurre a puerta cerrada y lo atribuyen a abusos del padre, el tío o el abuelo dentro de casa; otras personas, como las y los fiscales del Ministerio Público (MP), están convencidas de que es una secuela del alto índice de violaciones sexuales en esta nación.

Por su parte, las y los expertos en educación sexual lo perciben como consecuencia del escaso conocimiento del sexo y sus manifestaciones, el cual genera desórdenes sociales.

Lo cierto es que en este país centroamericano de 14 millones de habitantes, con una población de cinco millones de niñas y niños, las niñas menstrúan entre los diez y 13 años y, según la encuesta de Salud Materno Infantil de 2006, 26 de cada 100 mujeres tiene su primera experiencia sexual entre los 13 y 15 años.

Las adolescentes sostienen la primera relación con un amigo, un novio o un compañero, pero en numerosas ocasiones tienen esta experiencia como resultado de una violación sexual, la cual padecen dos de cada diez niñas antes de acabar la primaria. Asustadas, rechazadas y discriminadas por su familia, las niñas adelantan cinco años su madurez uterina; para cuando llegan a los 20 años –de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística– ya tienen dos o tres hijos.

Según un estudio realizado en el 2006 por el Instituto Guttmacher, denominado Maternidad temprana: un desafío constante, en Guatemala hay 114 nacimientos por cada mil mujeres, mientras que en la región la cifra es de 80 nacimientos por cada mil mujeres.

MADRES PREMATURAS

El Ministerio de Salud guatemalteco ha documentado que cada año mujeres se embarazan a edades más tempranas. Al menos mil niñas de 14 años y 300 de 13 años de edad fueron madres en 2008. Por idéntica situación pasaron al menos 74 niñas de 12 años de edad y 19 pequeñas de 11 años, y lo mismo sucedió, hace apenas unas semanas, con siete niñas de diez años.

La Asociación Pro Bienestar de la Familia (Aprofam), considera que el problema radica en la falta de educación sexual. Por ello, lleva a cabo programas que enseñan a las niñas y niños, desde los 11 años de edad, la responsabilidad que implica ser padres.

Sin embargo, los embarazos en las niñas no sólo están relacionados con la educación sexual, pues según Ana Gladys Ollas, de la Procuraduría de los Derechos Humanos de la Mujer, también son consecuencia del incesto y del chantaje sentimental que ejercen los integrantes de maras y pandillas sobre las adolescentes, quienes en ocasiones las violan colectivamente.

La funcionaria advierte que los sitios de donde proceden las niñas embarazadas son lugares pobres donde abundan las pandillas. Y la situación se repite en los presidios: las niñas son llevadas a las cárceles para ser violadas como consecuencia de las extorsiones a sus familias.

En este país, los más pobres son también los ciudadanos más vulnerables. Con apenas un dólar para subsistir, un hogar integrado por cinco hijos también tiene que someterse a las extorsiones de las denominadas pandillas que requieren de ellos y pagan entre 50 y 1.000 dólares, según sea el caso.

VIOLENCIA Y ABORTO CLANDESTINO

Palmadas, reprimendas, golpes, quemaduras, encierros y prohibiciones son las formas de castigo que las niñas sufren cotidianamente, violencia que contribuye a que las pequeñas busquen afecto y sean engañadas. Baste referir que 22 de cada 100 guatemaltecas son golpeadas por sus padres antes de cumplir los 15 años
Leonel Dubón, quien dirige la Fundación de la Niña, explica que los embarazos prematuros llevan a las pequeñas y a las familias a deshacerse de los bebés mediante abortos clandestinos. De acuerdo con Zenaida Escobedo, encargada del área de género del Organismo Judicial, en Guatemala se practican alrededor de 65 mil abortos clandestinos al año.

A menudo, cuando dan a luz, las niñas venden a los bebés hasta por 600 dólares a casas clandestinas dedicadas a la trata de personas.

La Organización Panamericana de la Salud señala que más de 800 mil mujeres en el mundo, y más de 800 en Guatemala, mueren anualmente por causas asociadas al embarazo y parto, como los abortos involuntarios, la desnutrición y la muerte materna.

Informesdel gobierno indican que los embarazos en menores de 19 años se registran con mayor incidencia en las niñas indígenas; 64 por ciento de ellas se casa durante la adolescencia.

Las mujeres mayas son las más pobres y suelen tener hasta 10 hijas e hijos, ya que en la cultura indígena el uso de preservativos en los hombres y de anticonceptivos en las mujeres suele ser mal visto.

09/AT/YT/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content