Inicio Hígado sano, fuente de equilibrio, fuerza y flexibilidad

Hígado sano, fuente de equilibrio, fuerza y flexibilidad

Por Carolina Velásquez

El enojo, sentimiento que en nuestro “yo soy corporal” se localiza en el hígado, un órgano que para la filosofía china es dominante en primavera y tiene como elemento la madera con la bondad como su contraparte.

Dos son los aspectos que aloja el hígado en la esfera emocional, en el negativo está la ira (enojo en extremo) y en el positivo la amabilidad (bondad).

Cuando vivimos en armonía estos dos aspectos se fusionan creando una situación de mayor equilibrio y nos permite estar motivados, bien organizados, de trato fácil. Nuestra madera es firme y flexible como el bambú. Si hay falta de armonía prevalecerá la tensión y en nuestro ánimo habrá frustración, enojo y rigidez. Seremos fuertes como un roble pero al carecer de flexibilidad podemos quebrarnos con facilidad.

La expresión más elevada del hígado, como una importante fuente de vida de nuestro “yo soy corporal”, es la compasión que “se desarrolla a partir de la generosidad de espíritu y de la habilidad de ‘ver’ la condición humana sin filtros de dogmas o amargura”. Es la expresión de nuestro mayor poder, el que se deriva de la mente universal (Gabriel Mojay, Aromaterapia para sanar el espíritu, 1996).

El órgano asociado con el hígado es la vesícula biliar –responsable de producir la “bilis” sustancia ácida y amarga encargada de descomponer las grasas— y está relacionado con el tercer chakra o plexo solar, centro sutil que influye en actividades como la digestión (asimilación de alimentos) y en la producción de enzimas (la adrenalina principalmente). Es también el centro del poder personal, del control, del estatus y del ego: de la propia identidad.

Al respecto comenta Debbie Shapiro: “Transformando esas cualidades podemos elevarnos sobre ellas para alcanzar los niveles superiores. Pero puede resultar tan fácil convertirse en víctima de tales energías como difícil transformarlas. Entonces el hígado refleja la ira y la confusión que se experimentan en el intento de encontrarse a sí mismo y su objetivo personal.” (Cuerpo mente. La conexión curativa, 1991).

¿Quieres saber quién eres desde el hígado? Busca un tiempo y lugar donde puedas sentarte con tranquilidad y comodidad, cierra los ojos, coloca la mano izquierda sobre la zona donde se encuentra este órgano y encima la derecha (en el costado derecho abajo del pulmón), mediante una visualización contacta con él. Imagina su forma, tamaño, color, temperatura. Observa qué te pasa, ¿estás en la ira o la bondad? Anota lo que descubras en tu Diario del Cuerpo.

[email protected]

05/CV/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content