Inicio Horticultura de la autosuficiencia, proyecto en escuelas de los Ángeles

Horticultura de la autosuficiencia, proyecto en escuelas de los Ángeles

Por Carolina Velázquez, enviada

“Patio de Recreo Comestible” (Edible Schoolyard) es el nombre que la estadounidense Alice Waters dio a un programa, creado en 1996 en la escuela secundaria Martín Luther King, para mejorar la alimentación de la niñez en California.

Esta propuesta busca enseñar a niñas y niños a cosechar, preparar y compartir sus alimentos, además de inculcar el conocimiento y los valores para construir un futuro digno y sostenible.

Actualmente, Waters tiene un restaurante en la ciudad de Berkley, el “Chez Panisse,” que ha ayudado a “crear una comunidad de decenas de agricultores y ganaderos dedicados a la agricultura sostenible”, se informa en la Web www.saborearte.com.mx

Todo empezó cuando al abrir el Chez Panisse en 1971, ella no podía conseguir en tiendas y supermercados los ingredientes que requería, fue entonces directamente con quienes cosechaban en la localidad para comprar productos de temporada de buena calidad, y los que no encontró, los cultivó en el jardín de su casa.

Una promotora de esta propuesta en las escuelas del Condado de Los Ángeles es Tessa Nathan, quien como jardinera-maestra participa aquí en un proyecto que fomenta la horticultura de la autosuficiencia.

En entrevista para Cimacnoticias, Tessa explica cómo el patio de recreo comestible, permite que niñas y niños vean el jardín como una metáfora de la vida y la vida en un aula, también observan cómo se enriquece su alimentación y el ciclo de crecimiento de las plantas aplicando las matemáticas, la ciencia y la biología.

De una forma integral, se fomentan varios conceptos: el trabajo comunitario, “cómo es que todas y todos tenemos que trabajar juntos para crear los alimentos que comemos”; el interés por cocinar con ingredientes naturales; otras alternativas de productos químicos y sus elementos, lo que incluye la plantación de semillas y esquejes (fragmentos de plantas separados con una finalidad reproductiva).

El objetivo es trabajar dentro de los límites del espacio disponible, agrega, en donde se incluyen árboles como el limón, las nectarinas y frutales, así como el sembrado de kiwi (fruta de la pasión), alcachofas y espárragos.

También han cultivado, “con éxito”, plantas de hortaliza como rábano, lechuga, zanahoria, remolacha, repollo, tomate, frijoles, guisantes, habas, acelga, col china, frijoles, brócoli, coles de Bruselas, cebollas, ajo, papa, variedad de hierbas, fresas y pepinos.

Con base en técnicas de cría de indígenas americanos que han incorporado, niñas y niños están aprendiendo además a ser responsables con el uso del agua.

“Ellas y ellos están expuestos a la cocina con ingredientes frescos: acelgas cocidas con ajo y aceite de oliva o una ensalada simple de zanahorias, lechuga y cebollín. También hemos sido capaces de ofrecer una educación para personas adultas. En el Condado de Los Ángeles ofrecemos una demostración de la granja de lombrices, ahí papá y mamá pueden ver en acción lo que se aprende cada semana y se les impulsa a practicarla en su propia casa”.

RIQUEZA DEL JARDÍN

Otra parte del proyecto son los elementos de belleza que se pueden hacer en un jardín, con plantas y flores de distintos tipos, para atraer insectos que pueden ser beneficiosos se colocan ollas llenas de guisantes de olor.

Esto es también excelente en las flores para el salón de clases. A niñas y niños se les enseña como trabajar con “flores muertas” y con ello prolongar la vida, pues atraen la mayor cantidad de insectos como sea posible, explica Tessa.

De esta manera, los llamados “errores” pueden ser beneficiosos, agrega, se convierten en una lección de cómo tomar la fruta y cortarla para luego exponer la vida de los insectos que habitan en el jardín. Se ofrece a las y los niños una mirada de primera mano de la vida de las plantas y existe la ventaja de utilizar bien las habilidades motoras, la coordinación y la sensibilidad en el jardín.

¿Cuál es la actualidad de esta propuesta?

— La crisis económica actual manifestó que nuestro ‘mundo seguro’ puede desintegrarse y que somos vulnerables. Niñas y niños ven que sus vegetales están en un supermercado.

“Con los años, dice la maestra, he refinado mis clases para incorporar los aspectos de jardinería que más les gusta a niñas y niños. Hemos tratado de incorporar sus deseos basándonos en las respuestas entusiastas de ellas y ellos y con sus ideas en los jardines.

“Niñas y niños adoran el deshierbe y el cultivo de gusanos. Comparten en la jardinería y luego en la cocina para experimentar los beneficios de los alimentos frescos”.

CULTIVAR, COSECHAR, PREPARAR, COMPARTIR

Las investigaciones realizadas en el Condado de Los Ángeles han demostrado que alumnas y alumnos que cultivan sus propios alimentos desarrollan un aprecio especial por su sabor, por ello en este programa escolar se enseña “en bien de la comida” y se ve más que un viaje cómodo a un supermercado.

Esto en sí mismo es muy beneficioso, afirma Tessa.

“La introducción al arte del cultivo de hortalizas incluye el apoyo a las y los agricultores locales, una valoración de la diversidad biológica y la agricultura sostenible. Los productos orgánicos tienen un contenido de un 30 por ciento mayor que los no orgánicos. Así, el huerto es un jardín de vida creado para proporcionar comestibles y hermosos recursos para la cocina y el jardinero”, agrega.

— ¿Qué otros beneficios tiene el programa?

— Patio de Recreo Comestible es la inspiración, la motivación y la filosofía general para todas aquellas personas que entran en contacto con el jardín y también para plantar huertos familiares en sus propios hogares.

“Alice Waters creó jardines comestibles donde niñas y niños podían elegir, crecer y cosechar los alimentos y compartirlos. No se hace en el mismo espacio pero el concepto es el mismo. Es una zona brillante para madres y padres voluntarios. La escuela tiene un programa de verduras increíble en su lugar cuando papás y mamás traen bandejas de verduras frescas a la escuela todos los días. Lo que muestra ya un nivel de conciencia en la escuela.

“En Sauces tenemos un espacio que es de 23 pies de ancho. Estamos tratando de conseguir un recinto de 16 x 16 m para que podamos aumentar el grupo actual tamaño de 75 niñas y niños que pasan por jardín semanalmente. En cada grupo de ocho niñas y niños se dispondrá de 20 minutos con 3 voluntarios. Una vez que hayamos establecido esto en nuestra escuela, nos gustaría llegar a otras de la comunidad. El programa costaría la misma cantidad en cada una de ellas”.

EDUCAR EL GUSTO EN EU

En Estados Unidos, uno de cada tres niñas y niños sufre de exceso de peso y uno de cada seis es obeso.

En mayo pasado, agencias internacionales informaron que la creadora del programa Patio de Recreo Comestible, Alice Waters había escrito una carta al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para fomentar la “educación del gusto”.

Esto como parte de “la cruzada que esta chef, dueña de uno de los salones más exquisitos de California, emprendió hace décadas para cultivar la pasión por la comida”, dijeron.

Durante la Semana de la Biodiversidad en Roma, Italia, su autora señaló a la prensa los motivos por los que había escrito la carta: “Le dije que plantar un huerto y enseñar al país que le preocupa la agricultura, la biodiversidad y la salud de las personas sería un mensaje magnífico por parte de la Casa Blanca”.

Esta es la segunda misiva que Waters envía a un presidente de EU. La primera fue en 1995 cuando escribió a Bill Clinton:

“Ayúdenos a alimentar a nuestros niños y devuélvanlos a la mesa, que es donde se reúnen nuestros valores más humanos. Ayúdenos a crear una demanda para la agricultura sostenible, puesto que es la clave para sostener la vida de todos. Hable de ello, promuévalo en los programas escolares”.

Un proyecto que podía parecer una quimera en EU, señalaban las agencias internacionales, país que junto con China encabeza los índices de contaminación y donde, según Waters, “las raíces de la comida no son tan fuertes como en otros países”.

Actualmente, la señora Michelle Obama se decidió a plantar un huerto ecológico con la ayuda de escolares, actividad que para Waters fue el resurgimiento de un modelo de agricultura para el que “hasta entonces, el país no estaba preparado”.

10/CV/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content