Inicio ILE: retrocesos contra las Mujeres

ILE: retrocesos contra las Mujeres

Por Sara Lovera*

El movimiento feminista internacional se ha visto frecuentemente enfrentado a tomar postura, decisiones, frente a los poderes instituidos. Ha tenido que arrancar de su filosofía la ética de comportamiento frente a las decisiones injustas, torpes, y hasta perversas del patriarcado.

Hay cosas que, según la coyuntura, obligan a tomar posiciones. Sobre todo cuando las diversas tendencias del movimiento tienen deseos loables de avances, pero carecen de claridad para identificar el contexto. Cómo, cuándo, dónde negociar, donde colocarse frente al poder y evitar, con sigilo, acciones de complicidad.

Los hechos son hartos y claros. Todas hemos celebrado en las últimas décadas la restauración de las democracias formales donde hubo y se desarrollaron dictaduras inaceptables. Las celebraciones se truncan cuando, como en Nicaragua, el rostro de esas “democracias”, como se dice, enseñan el cobre.

El extremo del autoritarismo de Daniel Ortega, ligado a la Iglesia Católica ha dado al traste con los tímidos adelantos en salud reproductiva y la vida de las mujeres en Nicaragua, los escombros de una revolución que sólo está en la cabeza de los poderes ha dejando una estela de injusticias en las que nueve compañeras y una gran periodista están amenazadas por defender el aborto terapéutico.

La llegada del Frente Amplio en Uruguay dio un respiro a esa nación, mancillada durante años por sucesivas dictaduras. Pero el aire fresco de una democracia deseable llega a su fin con la complicidad del presidente frentista Tabaré Vázquez con la Iglesia Católica.

Actuando contra su propio origen, el presidente Tabaré ha decidido vetar la despenalización del aborto, –acordada por el Congreso en pleno el 5 de noviembre– y ha preferido no enfrentar a los obispos, a pesar de que sus ministros reaccionaron en su contra la semana que pasó por una acción deliberada y contra principios que parecía defender.

Y parece, dicen las feministas de Cotidiano Mujer, que no habrá marcha atrás. Lo verdaderamente inaceptable es que en un régimen que dicen no dictatorial, el presidente usa el veto contra la decisión del Congreso, una decisión histórica que es obstaculizada por acciones propias de dictaduras o regímenes monárquicos.

No podemos hablar de resistencia al imperio en Venezuela, donde la sola idea de conseguir la legalización del aborto se rinde ante el autoritarismo del régimen de Hugo Chávez. Muchos socialistas y comunistas aplauden el proceso antimperialista y bolivariano, donde las mujeres y sus derechos fundamentales no cuentan.

No ha sido posible quitar las leyes fascistas de Augusto Pinochet, en Chile, donde el aborto está, como en Nicaragua, totalmente prohibido, incluso para los casos de aborto terapéutico, elemental. Y no obstante la presidenta socialista, Michelle Bachelet Jeira, está atada de pies y manos frente a un poder que la rebasa.

Estos son ejemplos todos de la urgente necesidad de la autonomía del movimiento feminista y de las feministas que han de sacar de sus ancestras capacidad de análisis del contexto, para evitar acercarse al poder en forma acrítica. Como si no fueran suficientes los hechos para colocarlas en su lugar.

En México los gobiernos estatales de Sonora, Baja California y Morelos, como antes sucedió en Chihuahua, apoyados por el Partido Acción Nacional, a veces gobernados por este partido, con congresos sumisos e ignorantes, se oponen a la definición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que ha dicho que en este país la Interrupción Legal del Embarazo coincide con la Constitución de la República, con la filosofía del Estado Mexicano.

Estos gobiernos se colocan fuera de la Constitución al legislar sobre lo que llaman “derechos del embrión” y por tanto, violentan los derechos humanos de las mujeres, hacen caso omiso de hechos como la muerte materna, con argumentos poco creíbles.

Es el PAN el enemigo de las mexicanas, el mismo que se hizo de la presidencia de la República sin claridad, el que ha lanzado a las calles la muerte, el secuestro, la corrupción. El PAN que obvia la tradición laica en México. El mismo que hoy desgobierna al país, en momentos de verdadera crisis económica y social.

¿Quién en su sano juicio le hace el juego? Está bien para quienes hacen política sin ética, sin perspectiva. Quienes buscan su propia visibilidad. De esos personajes sabemos que no podemos esperar gran cosa. Siempre estarán buscando acomodos.

Insoportable que eso suceda con personajes de nuestro movimiento, parece inconcebible.

Ninguna de las dependencias públicas federales están exentas de la complicidad con el Gobierno federal. Es una complicación si lo que se quiere es sentarse en mesas indecentes, y es una oportunidad para mantenerse al frente, hacer demandas, poner en su sitio a los detractores de la historia de México.

Es evidente que no estamos en tiempos tranquilos, pero no se entiende que para retener supuestos privilegios o reconocimientos, no haya definiciones que urgen. Definiciones políticas.

Un buen ejemplo es la dignidad con que se ha conducido el periodista Miguel Ángel Granados Chapa. Sin duda.

Es posible creer, me pregunto, que hay espacios liberados, que el Instituto Nacional de las Mujeres es una isla en medio de la ilegalidad, el desgobierno y la violencia institucional. Claro que no. Leer el contexto en estos momentos es un imperativo para quienes nos hemos inscrito en una corriente liberadora para nosotras, las mujeres.

Un asunto que debe reflexionarse, porque todavía falta mucho tiempo en la perspectiva de futuro, en que seremos llamadas a legitimar lo imposible de legitimar.

saralovera@yahoo.com.mx

* Periodista mexicana. Cumplirá 40 años de vida profesional en 2008. Es integrante del Consejo Directivo de CIMAC, corresponsal de Semlac en México, integrante del Consejo del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal y todos los lunes forma parte de la Mesa Periodistas del Canal 21, el Canal de la Ciudad de México en TV por Internet. Nominada a 100 mujeres por el Nobel de la Paz.

08/SLL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más