Inicio » Impunes, 84 por ciento de asesinatos de mujeres en Puebla

Impunes, 84 por ciento de asesinatos de mujeres en Puebla

De 2013 a la fecha se registraron 44 casos de feminicidio en Puebla, de los cuales 84.3 por ciento permanecen impunes. A estos delitos se suma la desaparición de 15 mujeres en lo que va del año.
 
Durante la presentación del reporte “Feminicidios y desapariciones de mujeres en Puebla”, Gabriela Cortés, integrante del Taller Centro de Sensibilización y Educación Humana, informó que se registraron 38 casos de feminicidio en 2013, de los cuales sólo en 15.7 por ciento se encontró al responsable.
 
Mientras que en el primer trimestre de 2014 ocurrieron seis casos, de los cuales sólo uno fue resuelto.
 
Estos datos, reconocidos oficialmente, se derivan de un monitoreo periodístico realizado por el Taller Centro de Sensibilización y Educación Humana, con base en la tipificación del feminicidio aprobada en el estado en 2012. 
 
El total de quienes fueron condenados por cometer ese crimen en 2013 tenía trato sentimental con la víctima, y el 31 por ciento de los 38 casos ocurrió en la ciudad de Puebla, capital de la entidad.
 
De tales casos, el 34 por ciento de las mujeres tenía entre 20 y 30 años; 31 por ciento entre 30 y 40; 15 por ciento eran mayores de 50 años; 10 por ciento tenía de 40 a 50 años, y 7 por ciento eran menores de 20 años.
 
En tanto, de los seis casos de feminicidio registrados en el primer trimestre de este año, sólo uno fue resuelto debido al “apoyo mediático sin precedentes que recibió la familia”. Se trata de Karla López Albert, asesinada por su novio, Manuel Forcelledo Nader, dijo la activista Gabriela Cortés.
 
La desaparición y feminicidio de Karla, de 31 años, ocurrió el pasado 30 de enero en la ciudad de Puebla. El 3 de febrero las autoridades del DF encontraron el cuerpo de la mujer en la delegación Tláhuac.
 
Luego de cuatro días, la familia de López Albert reconoció el cuerpo de Karla en la morgue, y unas horas después la Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla (PGJEP) arraigó a Manuel Forcelledo, a quien la dependencia confirmó –el pasado 12 de marzo– como responsable del asesinato de la joven.
 
Sin embargo, la prontitud y eficiencia con que actuaron las autoridades no es la constante en la impartición de justicia en el estado.
 
“Cuando las familias carecen de recursos económicos para contratar a los mejores abogados y llamar la atención de los medios, (las autoridades) son indiferentes al dolor de las familias”, acusó Cortés.
 
Un ejemplo es el feminicidio de Araceli Vázquez Barranco, asesinada de seis puñaladas en el baño de su casa por su ex novio, Javier Mauricio Díaz, en el municipio poblano de Acajete.
 
La mamá de Araceli, Amanda Barranco, denunció de inmediato ante las autoridades que vio salir a Mauricio Díaz de casa de su hija, minutos antes de que la encontraran sin vida. No obstante, las autoridades no lo buscaron “con el pretexto de que no tenían una orden, permitiéndole la fuga”.
 
Fue hasta el 2 de diciembre de 2013 cuando giraron una orden de aprehensión contra el ex novio de “Cheli”, como le llamaba su familia. Desde entonces “no hay novedades, Mauricio está prófugo”. “El caso revela el nivel de impunidad con el que se puede matar a una mujer en Puebla”, denunció la activista.  
 
Nataly Hernández, también integrante del Taller Centro de Sensibilización y Educación Humana, añadió que las autoridades lejos de cumplir con su deber “le piden a doña Amanda que cuando sepa dónde está Mauricio y que ropa lleva puesta, les avise para que vayan a buscarlo”.
 
La impartición de justicia en ese caso se asemeja a la que se aplica a la mayoría de las mujeres desaparecidas en el estado, que tan sólo en lo que va de 2014 suman 15. Dos de ellas son las poblanas
Judith Coatl Cuaya, desaparecida el pasado 20 de marzo, y Maricela Torres, de quien no se sabe nada desde el 23 de junio de 2011.
 
Durante la presentación del informe, Emma Coatl Cuaya, hermana de Judith, relató que la joven de 26 años, recién egresada de la licenciatura en Psicología, salió a tomar un café con Gerardo Juárez Sánchez en un establecimiento cercano a su casa, en San Bernardino Tlaxcalancingo, y no volvió.
 
Horas después de su desaparición, Juárez Sánchez negó haber salido con ella y está prófugo desde entonces. Han pasado 20 días y las autoridades sólo les dicen “que ya giraron oficios en los lugares donde posiblemente esté mi hermana”, lamentó Emma.
 
El nombre de Maricela Torres se sumó a la lista de desaparecidas hace más de tres años. Ella es doctora, trabajaba en dos turnos en una farmacia en la ciudad de Puebla; en ese entonces tenía 32 años de edad.
 
Se presume que se la llevó su ex marido, Mario Soto González. Su familia no ha dejado de buscarla, pero la PGJEP “ya archivó su caso”. Y los funcionarios sólo dieron respuestas “evasivas” a sus familiares, denunció Lourdes Pérez Oseguera, responsable del Programa de Género de la Universidad Iberoamericana de Puebla.
 
Pérez Oseguera dio a conocer cifras no oficiales basadas en el seguimiento periodístico, que señalan que en 2012 se registraron 42 casos de feminicidio; en 2013 ocurrieron 51, y en 2014 se publicaron 15 casos más en los medios locales.
 
14/SMF/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: