Inicio Inauguran estatua en honor a costureras caídas en 1985

Inauguran estatua en honor a costureras caídas en 1985

Por Miriam Ruiz

La estatua de una costurera cosiendo la bandera de México fue colocada esta tarde en el predio de San Antonio 151, la misma avenida donde miles de costureras murieron aplastadas hace 18 años en el sismo de 1985, entre llantos y aplausos de los asistentes.

A la ceremonia, a la que acudió un centenar de trabajadores y trabajadoras de la industria textil y vecinos de la colonia Obrera, llegó también el delegado interino de la Cuauhtémoc, José Suárez del Real, y Rosa Isela Rodríguez, directora general de Participación Ciudadana y Concertación Política del Gobierno del Distrito Federal.

El delegado refirió que el costo de este monumento en bronce elaborado por la escultora Patricia Mejía, fue obtenido del ahorro de nueve mil 600 trabajadores de la delegación mediante un plan de austeridad para cristalizar un viejo proyecto.

Rosa Isela Rodríguez anunció por su parte la construcción de un centro de capacitación impulsado por la asociación civil Costureras y Costureros 19 de Septiembre, para cumplir un compromiso del jefe del gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, porque “sabemos que han luchado por ello desde 1985”, dijo la ex costurera.

Guadalupe Conde Dorado, presidenta de la asociación, tras agradecer a quienes creyeron en ellas desde hace 18 años, recordó que la estatua de la mujer que cose la bandera de México no es nada más una estructura “es toda una lucha de 18 años y lleva muchas muertes adentro”. El llanto la interrumpió.

Ya recuperada, Guadalupe Conde dijo en entrevista que la colocación de este monumento a la costurera le conmueve pues les recuerda la realidad vivida cuando pasaron hambre y muchas necesidades.

Conde, quien continúa laborando como costurera en un taller autogestionado, lamenta que la situación de sus compañeras sea peor ahora. “Antes trabajábamos con los judíos y ahora con la mano dura del coreano que reloj en mano toma los tiempos de las costureras y si no las manda con toda la palabra, grosera, a volar”.

Al fondo una exposición fotográfica que forma parte del acervo de la asociación da testimonio a niñas y niños herederos de lo triste y lo bueno de aquél 19 de septiembre de 1985.

2003/MR/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content