Inicio Incrementa depresión el alcoholismo femenino

Incrementa depresión el alcoholismo femenino

Por Ricardo Gómez Moreno

Martha relata que hace cerca de dos años cayó en depresión. Desde entonces comenzó a beber en su casa y, eventualmente, con amigas, amigos y compañeros de trabajo. Con la euforia que le da el alcohol se olvida momentáneamente de su depresión, pero cuando llega la resaca se siente peor. Además, dice, con “una fuerte cruda moral” que le dura dos o tres días.

Estos síntomas son muy comunes entre mujeres de la entidad que tienen entre cuarenta y cincuenta años, quienes cada día tienden más al alcoholismo, según las encuestas de Alcohólicos Anónimos (AA); estos estudios carecen de metodología científica, pero son confiables porque recogen experiencias y testimonios de primera mano.

Durante el periodo 1998-2002 -dicen reportes de los Servicios de Salud- el consumo de alcohol entre mujeres subió del 18 al 25 por ciento, aunque se calcula que en la realidad ese porcentaje es muy superior en vista de que la mayoría de las mujeres ocultan ese vicio mucho más que los hombres; la familia -padres, esposos e hijos- también les ayuda a esconder esa adicción tan estigmatizada.

Mujeres de cualquier edad hablan comúnmente de la depresión sin saber en verdad qué es. El doctor Miguel Ortega Cisneros, jefe del Departamento de Salud Materna y Perinatal de los Servicios de Salud, echa luz sobre el tema: la depresión es uno de los desórdenes emocionales más frecuentes de las mujeres durante el climaterio.

En general, es un estado de ánimo que el ser humano experimenta en cualquier momento de su vida, pero en el caso de las mujeres se ha observado que existe una estrecha relación entre esa enfermedad y la llegada de la menopausia.

Los síntomas de la depresión -explica Ortega Cisneros- son principalmente insomnio o hipersomnio; cambios marcados en el nivel de actividad física; intranquilidad; sensación de cansancio o falta de energía; dificultad para pensar, concentrarse y tomar decisiones; asimismo, los olvidos se hacen más frecuentes, así como sentimientos de culpa y de desesperanza muchas veces injustificables.

Y, ¿qué es el climaterio? Es la etapa natural durante la cual la mujer experimenta un descenso de la hormona llamada estrógeno. Comienza aproximadamente a los 40 años y termina alrededor de los 65.

En entrevista, el especialista puntualizó que, si bien pueden influir en cambios de conductas, los cambios hormonales consustanciales al climaterio no son totalmente responsables de las alteraciones de la salud mental pues, adicionalmente, la población femenina, durante esta etapa, se vuelve más vulnerable a factores de riesgo sociales, familiares y de pareja.

Así, la depresión es uno de los desórdenes emocionales más frecuentes de las mujeres en esta etapa: se ha detectado en 70 por ciento de la población femenina durante el climaterio. Además, se pueden presentar los siguientes cambios: irregularidades del ciclo menstrual hasta su ausencia, llamada amenorrea; oleadas de calor, sudoraciones, palpitaciones, atrofia de la piel y atrofia genital; nerviosismo, irritabilidad, alteración del sueño, dificultad de concentración y disminución de la memoria.

El doctor Ortega señala que cuando el climaterio no es tratado adecuadamente se corre el riesgo de padecer osteoporosis, enfermedades del corazón y de las arterias. Todos estos síntomas, así como los riesgos, pueden disminuir con una terapia adecuada y un tratamiento acorde a la edad de las mujeres. Indica, asimismo, que las manifestaciones clínicas de la depresión en el climaterio se derivan de dos componentes: la disminución estrogénica por deficiencia de folículos ováricos.

Por lo anterior, reitera, los cambios hormonales no son totalmente responsables de las alteraciones de la salud mental de la mujer. El diagnóstico de depresión en el climaterio se establece cuando se presentan al menos cinco de los síntomas típicos de la enfermedad por más de dos semanas; los más comunes son insomnio o hipersomnio; sensación de cansancio o falta de energía; dificultad para pensar, concentrarse y tomar decisiones, y fuertes sentimientos de culpa y de desesperanza.

Estos síntomas, si no son tratados médicamente, y si quienes los padecen no son orientadas adecuadamente, suelen convertirse en desórdenes mentales o conducir al alcoholismo, tal como le sucede a Martha y a miles de mujeres que no saben enfrentar correctamente el paso a una etapa diferente de la vida.

Entre las alternativas de tratamiento está la atención primaria, nivel en que el médico debe estar preparado para educar eficazmente a las mujeres sobre las conductas favorables para la salud, tales como el ejercicio físico y el alivio o la supresión de los síntomas relacionados con la deficiencia estrogénica mediante medidas higiénicas y farmacológicas como la terapia estrogénica y la ingesta adicional de calcio.

Para la instrumentación de la terapia hormonal el médico debe realizar una valoración individual sobre los factores de riesgo que conlleva el uso de estrógenos. Si la paciente no mejora con esta medida terapéutica -advierte Ortega Cisneros- se recomienda el tratamiento con un psicoterapeuta.

El funcionario de los Servicios de Salud también definió la menopausia como la supresión definitiva de la menstruación, que ocurre debido a la pérdida de la actividad folicular del ovario. Se diagnostica una vez que han transcurrido 12 meses consecutivos de amenorrea -desaparición de la menstruación- sin que exista ninguna otra causa patológica o fisiológica obvia.

Para finalizar, Ortega Cisneros enfatizó la necesidad de que las mujeres comprendan que llegar al climaterio es normal y que los cambios fisiológicos que representa deben ser aceptados y, en caso necesario, ser tratados por médicos especializados.

05/RG/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content