Inicio Indignación y coraje en sepelio de perredista asesinada

Indignación y coraje en sepelio de perredista asesinada

Por Jessica C. Martínez

En medio de la indignación y el coraje, unas mil 500 personas asistieron hoy al sepelio de Guadalupe Ávila Salinas, candidata del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a la presidencia municipal de San José Estancia Grande, asesinada el lunes por el actual presidente municipal, Cándido Palacios Loyola.

Flores, cantos y rezos, así como un mitin en el que familiares e integrantes del PRD demandaron justicia para la víctima, y el encarcelamiento de su asesino. Ese fue el clamor de quienes llegaron hasta la pequeña comunidad de la costa oaxaqueña para asistir al sepelio.

Cirilo Ávila Salinas, hermano de la extinta candidata perredista, en entrevista con Cimacnoticias calificó el acto como una cobardía “no sólo porque se trate de mi hermana, sino porque han terminado con la vida de una mujer, una gran luchadora social que sólo buscaba servir a su pueblo”.

Con la voz entrecortada, Cirilo aseguró que Guadalupe “vivió y murió por sus ideales” y quien la asesinó terminó con uno de sus más grandes anhelos, ser presidenta municipal de nuestro pueblo, donde tenía todas las de ganar.

Hoy, día en que Guadalupe había programado su cierre de campaña, el llanto, la indignación y el coraje, invadieron esta localidad con flores blancas y banderas amarillas del PRD, en donde brillaron por su ausencia los dirigentes estatales del partido, quienes realizaron una gira de trabajo con el líder nacional Leonel Godoy por la región del Papaloapan, para acudir a algunos cierres de campaña.

En entrevista, Néstor Ruiz, secretario de Gobiernos Municipales del PRD estatal, expuso que el sentir de la gente, no sólo de San José Estancia Grande, sino también de los municipios de la costa que llegaron desde muy temprano es de rechazo y repudio al asesinato de Guadalupe Ávila, pues no había ninguna razón para que el presidente municipal la matara.

ATENCIÓN MÉDICA PARA LAS MUJERES

Ruiz narró que los hechos ocurrieron cuando el alcalde Cándido Palacios se enteró que Guadalupe había traído hasta esta comunidad a una amiga médica procedente del Distrito Federal, quien atendería a las mujeres en la Unidad Médica Rural del IMSS.

Palacios -prosiguió el dirigente perredista- se presentó de inmediato en el lugar, donde había reunidas por lo menos 10 señoras y algunos adultos mayores, para reclamarle con qué derecho hacía ese tipo de actividades y sin entender razones le gritó “me vale madres, te voy a matar”, para luego sacar su pistola.

Agregó que Guadalupe pretendió correr hacia el interior de la clínica por lo que recibió un primer balazo por la espalda, posteriormente otro en un costado y el tiro de gracia en la cabeza. Además de lesionar de un balazo en el abdomen a la doctora Georgina Solano Álvarez, médica pasante del servicio social, quien se encuentra hospitalizada en Jamiltepec y su estado se reporta como grave.

Néstor Ruiz añadió que de acuerdo con los testigos presenciales, el alcalde salió e hizo otros dos disparos sin lesionar a nadie más, se dirigió a su casa donde sacó una escopeta, sin que los elementos de la policía municipal hicieran nada por detenerlo y luego abordó un camión repartidor de cervezas para salir de la localidad, sin que hasta el momento la policía lo haya detenido.

Guadalupe Ávila Salinas era egresada de la Escuela de Derecho de la Universidad Autónoma de Puebla, dejó en la orfandad a Karina, de 12 años; Kenan, de 10; Paul, de siete e Israel de 4 años de edad, todos ellos de apellido Reyes Ávila.

PROTESTA NACIONAL

Guadalupe Rodríguez Ortiz, secretaria del Trabajo y Desarrollo Económico del PRD estatal, lamentó el asesinato de Guadalupe Ávila y sostuvo que el machismo que impera en las comunidades hace que las candidatas mujeres sean vulnerables a todo tipo de hostigamiento de quienes ostentan el poder.

Expuso que en la costa oaxaqueña, como en muchas otras regiones de la entidad, los presidentes municipales emanados del PRI son caciques económicos y políticos que se creen con el poder de decidir sobre la vida de la gente.

Aseguró que la Red de Mujeres del PRD tendrán que hacer una protesta nacional por el asesinato de Guadalupe Ávila, una luchadora social en la región de la costa oaxaqueña. Además advirtió que las manifestaciones de repudio deben llegar al ámbito internacional, luego de recordar que en Oaxaca más de la mitad de la militancia perredista está conformada por mujeres.

UNA MÁS

Por separado, el dirigente estatal del PRD, Pedro Silva Salazar, denunció que la candidata a presidenta municipal en Mártires de Tacubaya, María Soledad Osorio Castellanos, también ha sido amenazada por el presidente municipal priista de esa localidad. Ante ello, el perredista exigió garantías para la candidata.

Expuso que el avance del PRD en la entidad representa una amenaza para los caciques de muchos municipios, pues terminaría con la explotación, la corrupción y el despotismo con el que están acostumbrados a gobernar Oaxaca.

GODOY PIDIÓ JUSTICIA

Por otra parte, en conferencia de prensa el dirigente nacional del PRD, Leonel Godoy, exigió este martes al gobernador José Murat y al procurador de Justicia una investigación expedita sobre el asesinato de Guadalupe Ávila, a manos del alcalde priista Cándido Palacios Noyola.

Godoy aseguró que no confían en la Procuraduría de Justicia del estado porque a dos meses del asesinato del profesor disidente Serafín García en la comunidad de Huautla de Jiménez previo a las elecciones, no ha avanzado en las investigaciones.

Aseguró que este nuevo asesinato político pudo darse por el clima de impunidad que existe en Oaxaca, y que es necesario que se restaure el estado de derecho.

Asimismo, trascendió que el PRD si participará en las elecciones del próximo domingo, con el suplente a primer concejal, cuyo nombre se divulgará mañana.

Mujeres integrantes del Colectivo Huaxyacac exigieron hoy al gobernador del estado, José Murat, y a las autoridades competentes la aplicación irrestricta de la ley en el homicidio de la candidata del PRD a la presidencia municipal de San José Estancia Grande.

En un comunicado, pidieron también la detención y castigo de Cándido Palacios Loyola, para que el crimen no quede impune y no aumente la lista de mujeres asesinadas y olvidadas en Oaxaca. Igualmente, exigieron la reparación del daño moral y económico a la familia de Ávila Salinas, en especial a sus cuatro hijos menores de edad.

2004/SJ/JC/RM/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content