Inicio » Informará la UNAM a la ONU situación de pueblos indígenas

Informará la UNAM a la ONU situación de pueblos indígenas

Por la Redacción

La Universidad Nacional Autónoma de México, a través del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC), en coordinación con la Fundación Rigoberta Menchú presentará el próximo 18 de mayo en la 6a Sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas el Informe de Evaluación del Primer Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo.

El texto concentra gran parte de las aspiraciones y demandas formuladas por esos pueblos y, en ese sentido, esta evaluación constituye una tarea impostergable, especialmente ante la proclamación de un nuevo decenio para el periodo 2005-2014, por lo que la continuidad es un indicador de la trascendencia que ha cobrado el tema indígena en la agenda internacional.

Aunque también representa la necesidad de cumplir tareas fundamentales inacabadas, de revertir procesos históricos de desigualdad y exclusión; así como de generar y consolidar nuevas relaciones sociales, económicas, políticas y culturales entre comunidades étnicas, sociedades nacionales y Estados aún reticentes a cumplir con los compromisos contraídos.

Sobre el tema, Carlos Zolla, coordinador general del Informe de Evaluación, explicó que el sentido de declarar, como en el caso de la ONU, un decenio mundial, es para concentrar actividades a nivel mundial sobre los pueblos indígenas.

En consecuencia, se espera que en ese periodo haya una intervención concentrada y provechosa a favor de esas poblaciones en el mundo, por parte del sistema de agencias de Naciones Unidas, los gobiernos, instancias como el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional; además de organismos especializados, gubernamentales o no, pueblos indígenas e instituciones, particularmente las universidades, detalló el también coordinador de Investigación del PUMC.

El Informe se concentra fundamentalmente en América, y dentro de ella sobre todo en Latinoamérica y El Caribe. Para la elaboración del texto, se partió del principio de que el decenio constituyó un avance importante en la atención a las demandas indígenas pero con realizaciones modestas, insuficientes y, en algunos casos, se señalaba a los gobiernos con desatención a las temáticas planteadas.

Esta conclusión, precisó, fue fijada en la Declaración de Tepoztlán, signada por 25 líderes indígenas, quienes en octubre de 2004 se reunieron para analizar la situación y perspectivas del recién concluido decenio. Dicho acuerdo fue entregado a la UNAM, que en respuesta expresa a las recomendaciones contenidas en el mismo, creó el Programa Universitario México Nación Multicultural.

La evaluación, refirió, muestra “luces y sombras” durante ese periodo. El primer obstáculo fue qué información usar. Tal vez el primer aporte novedoso que hace el documento es determinar a quiénes se refiere cuando se habla de los pueblos indígenas de América. Se emplean los censos, pero hay países que sí consideran a esta población y otros no.

“Si nos atenemos a las cifras oficiales proporcionadas por 21 países, América posee más de 38 millones de indígenas, cantidad que está por debajo de todas las consideraciones hechas por demógrafos y expertos”, añadió.

En ese sentido, una de las conclusiones es que sería deseable que en todas las naciones de la región capten efectiva y regularmente a su población étnica y, al mismo tiempo, puedan introducir categorías estandarizadas, a fin de poder hacer comparaciones entre países o subregiones, destacó.

Asimismo, acotó, queda en evidencia que los pueblos originarios constituyen un segmento importante de la población en un número de Estados no inferior a 20. Concretamente, México concentra la más grande de América, aunque ésta sea el 13 por ciento de su total, según las cifras del Consejo Nacional de Población.

Otra consideración relevante de la evaluación surge a partir de comprobar que en general los pueblos indígenas son el segmento más marginado, vulnerable y pobre de las naciones; a partir de esta premisa, se busca determinar cuál es el estado del desarrollo económico y social, y los fenómenos principales que se presentan en el continente, mencionó.

Una temática nodal, abundó, fue indagar cómo veían el decenio, a la luz de los resultados, las agencias de las Naciones Unidas, las instancias monetarias internacionales, los gobiernos y los propios involucrados.

En general, detalló, se puede hablar de una expectativa esperanzada de parte de esas comunidades respecto de lo que podría pasar; así como de la aparición de nuevas demandas más calificadas, y México es ejemplar en ese sentido.

Si hace 30 ó 40 años estos pueblos exigían ciertos satisfactores básicos, hoy mantienen esas peticiones, pero han incursionado en el terreno de los derechos individuales y colectivos; en las problemáticas del medio ambiente y los recursos naturales; en las cuestiones relativas a capital social o material; patrimonio tangible e intangible, y las migraciones, enfatizó.

Comentó que otro punto importante del Informe es el anexo donde se hace un seguimiento de los conflictos asentados en las relatorías de los asuntos indígenas, en las que se encontraron problemas que van desde la invasión de territorios hasta la discriminación.

Finalmente manifestó su deseo porque los resultados de esta evaluación sean tomados en cuenta por los gobiernos, para la elaboración de políticas sociales.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: