Inicio Iniciativa Mérida

Iniciativa Mérida

Por Chuy Tinoco*

En junio de 2008 fue aceptado por el congreso de Estados Unidos, el tratado con México y la región Centroamericana, sobre la iniciativa Mérida para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Uno de los principales argumentos es que México es paso obligado para el tráfico de drogas destinada al consumo en Estados Unidos, y disfrazados en el discurso de la corresponsabilidad, dicho tratado abre sus puertas a la participación de una serie de instituciones que históricamente han manipulado y golpeado los procesos e intentos de democracia, particularmente en México y Centroamérica.

Instancias como la CIA, la DEA, el FBI y el Pentágono por parte del gobierno norteamericano cuentan hoy día con el aval de la Iniciativa Mérida para intervenir cualquier actividad “sospechosa” en esta región.

Por el lado mexicano se encuentra la Secretaría de la Defensa Nacional, la Armada de México, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la Procuraduría General de la República (PGR) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), principales responsables de “la guerra sucia” de los 60 y 70 que aplastaron los movimientos sociales en México.

Actos como el 2 de octubre de 1968 día en que ocurrió la matanza de estudiantes en Tlatelolco y el 10 junio de 1971 con “El Halconazo”, ejecuciones de activistas de izquierda y la sociedad civil como “daños colaterales” por parte de grupos de elite militar que reprimieron impunemente todo deseo de libertad, igualdad y justicia, se resguardaron en la excusa de la “seguridad nacional”.

Y antes como ahora, son protegidos por estas mismas instituciones de ambos países encargadas actualmente de operar la Iniciativa Mérida.

Dicha iniciativa recibirá durante 3 años, del 2008 a 2011 la cantidad de 1 mil 600 millones de dólares destinados a la región Centroamérica, el Caribe y México.
¿Dónde Surge la Iniciativa Mérida?

A diferencia de lo que mucha gente puede pensar, dicha iniciativa no surge en el marco de los atentados en Estados Unidos el 11 de septiembre del 2001, sino durante la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), el proceso de “cooperación” entre las fuerzas armadas después de noviembre de 1992.

Warren Christopher entonces secretario de estado norteamericano señaló que el TLCAN representó más que el acuerdo de tarifas, comercio, exportaciones y crecimiento económico, la expresión de que “México debe cooperar con nosotros en un amplio rango de asuntos vitales que afectan nuestra seguridad de forma directa y tangible”.

Como se puede analizar, el proceso de militarización es un ingrediente más del neoliberalismo y sus estrategias, la Iniciativa Mérida es bastante parecida sobretodo en sus orígenes, discursos, y resultados, al Plan Colombia, el ambicioso proyecto de George W. Bush, que no pudo detener el narcotráfico pues el mercado se ha mantenido respecto a consumidores y precios.

Colombia fue el camino para instalar la base militar elemento necesario del gobierno norteamericano para incursionar también políticamente en Sudamérica, como lo declarara Amnistía Internacional desde el 2000.

DE LO LOCAL A LO REGIONAL Y LO CONTINENTAL

El proceso que actualmente vive México es de un estado fallido, desfondado, usurpado tanto en su representatividad como en su composición, pues en México impera el narcotráfico quien verdaderamente decide son quienes gobiernan (narco-política).

El estado mafioso neoliberal que gobierna México, no es producto de la mala suerte, sino del proyecto de recolonización de los países del norte del continente americano. Sus iniciativas son un brazo del cuerpo que los conforma donde hegemónicamente han instalado el discurso de la lucha contra el terrorismo.

Más allá de la región Caribe y Centroamérica, con el Plan Colombia y los hechos recientes en Ecuador, así como los constantes intentos de golpe de Estado en Venezuela, forman parte de esta incursión militar que está bajando desde la frontera norte de México, Ciudad Juárez, Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Tijuana, hacia el resto de América.

LAS LESBIANAS Y LAS MUJERES ANTE LA MILITARIZACIÓN

La intervención directa en Honduras, México, Haití, Cuba, Panamá, Colombia y Ecuador, el proceso de militarización experimentado particularmente en la región centroamericana dará la pauta para intervenir más al sur del continente así como Irak (la guerra contra el terrorismo).

El proceso de la militarización va avanzado, arrinconando en cada país a las niñas y las mujeres, el incremento apabullante de feminicidio se está dando a la par del tráfico de mujeres.

La militarización las va desplazando condenándolas a producir en el abundante negocio de las maquiladoras instaladas en las fronteras, trabajos deshumanizados para luego deshacerse de ellas traficándolas y consignándolas a la esclavitud sexual, generando mayores ganancias a las redes criminales, la plusvalía que genera los cuerpos de las mujeres, muchas de ellas después encuentran la muerte.

Un importante número de lesbianas se han incorporado al trabajo dentro de las maquiladoras, principalmente lesbianas alejadas de las zonas urbanas, porque consideran este trabajo como una posibilidad inmediata para independizarse de las familias y la heteronormatividad impuesta que las rige.

En una maquiladora, lo que importa es que cada par de manos trabaje más de 12 horas y en cuestiones de apariencia, físico y formas de vestir, a diferencia de otras ofertas de empleo no hay exigencias especificas, por lo que este trabajo es el más común al alcance de las lesbianas que han decidido abandonar los lugares de estudio y las familias en buena parte debido a la lesbofobia que impera en estos lugares.

Mujeres y lesbianas que originalmente huían de la violencia sexual dentro de sus familias, de la violencia doméstica, donde si no corren son asesinadas a palos, la falta de justicia, la pobreza y la necesidad de vivir fuera de la heterosexualidad obligatoria, las hace recorrer de punta a punta cada país, encontrándose con la crudeza y la impunidad que envuelve la militarización, los ejércitos que se han apropiado de caminos, de centros de diversión y centros laborales, ¿qué salida entonces tienen las mujeres y las lesbianas?

“La violación y el abuso sexual, alientan el tráfico de niñas y mujeres, y estas son tácticas de dominación por medio del cuerpo de la mujer con fines políticos y militares y no sólo “botín de guerra””. (Laura Carlsen- Directora del Programa CIP Américas).

Mientras países como Colombia tienen más de 10 años en un proceso donde las mujeres han elaborado acciones y reflexiones contra la militarización, México y Centroamérica apenas sobreviven a este baño de sangre, el conflicto que se vive en estos países ronda toda América.

Sin acciones contra la militarización, el peligro es que el rompimiento que hoy vivimos del Estado mexicano, cause el rompimiento de los cuerpos de las niñas, las mujeres y las lesbianas así como de sus vidas y su existencia.
http://revistaimagina.blogspot.com

* Periodista, feminista, corresponsal de Cimac en Aguascalientes.

[email protected]

chuytinoco.blogspot.com

10/CHT/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content