Inicio » Izquierda dividida = derrota

Izquierda dividida = derrota

Por Sara Lovera López*

Al cierre de esta columna la capital de Zacatecas ya había sido entregada al PAN, como un regalo de Ricardo Monreal y la incapacidad de un sector de la izquierda para dialogar entre si.

La derrota del PRD en Zacatecas es una llamada de atención, un foco rojo para el futuro de los llamados progresistas y es la muestra más acabada de la imposición y el autoritarismo machista que anida en corazones de hombres progresistas que no están dispuestos a cambiar de fondo y que acaban sólo como demagogos hablando de transformación.

El Partido del Trabajo hará que los hermanos Monreal sigan dominando un sector del poder en Zacatecas, ya dominan Fresnillo a trío: Ricardo, Rodolfo y ahora David, quien será presidente municipal para continuar la dinastía.

Esa no es honestidad valiente. Se llama de otra manera. Las elecciones estuvieron además accidentadas, el estado de Zacatecas, gobernado por Amalia García, se ha convertido en una arena de disputa por el poder y los modos de hacer las cosas. No hay bando que salga limpio. Este es el problema.

El PT prestó su registro, a riesgo de dividir al Frente Amplio Progresista.

Lo más grave es que los actores en contienda por pírricos avances en sus intereses, no están leyendo la realidad nacional; son cómplices agazapados del atraso y no confían en sí mismos.

Un año después de las elecciones de 2006, cuando el 37 por ciento de la población cree que hubo fraude y manipulación; cuando miles y miles de personas están construyendo por todas partes un movimiento, los hombres de la izquierda atrasada son un obstáculo para el cambio.

La figura más visible de este movimiento, Andrés Manuel López Obrador, ha rectificado. Conocido por no admitir acomodos en sus discursos, es paradigmático que por primera vez sabe distinguir entre derecha e izquierda, respecto de las mujeres y de los homosexuales. Es fantástico.

López Obrador dijo este domingo en el zócalo capitalino: “movimiento que no es feminista es movimiento trunco.”, al hablar de los derechos humanos y de las sociedades de convivencia, pegadito al tema de las y los indígenas y líneas próximas al plan de los próximos meses.

También reconoció que hay crímenes de odio contra gays y contra mujeres. Y llamó a sus correligionarios del FAP a cambiar de mentalidad, a no negociar con Felipe Calderón y su grupo y no convertirse en “izquierda legitimadora”.

El ex jefe de gobierno del Distrito Federal es optimista, cree que las y los ciudadanos organizados superarán todos los obstáculos, organizados de abajo hacia arriba. Parece comprender cada día que sin las mujeres no irá a ninguna parte, pero sabe que las mujeres surgidas de la CND, son Constituyente Feminista y empiezan a caminar por el país. Esa es la condición, autonomía, transformación real y no medias tintas.

El feminicidio, que no logra nombrar, como no logra nombrarlo Felipe Calderón, es realmente existente. Y hay que pararlo. López Obrador se refirió al asesinato de doña Ernestina Ascensio y también pidió la libertad de presos y presas políticas.

Y es que eso que se concentró en el zócalo era más que un mitin “sin masas desbordante”, como destacaron los medios de comunicación del sistema.

Era la muestra de la resistencia, una resistencia real que cunde en muchos espacios, una ética social que realmente es existente.

El puro recuento de hechos en los últimos 12 meses lo demuestra: la resistencia y movilización en Oaxaca, que no cesa; la denuncia pertinaz contra el “gober precioso”; el tesón de las familias y las viudas en Pasta de Conchos; la toma de plazas, calles, oficinas para derrotar a la ley del ISSSTE; la construcción de coordinadoras por la cultura, por los medios alternativos y la construcción de la Constituyente Feminista que crece, son datos que la izquierda atrasada no lee.

Hay un sector, inclusive, que piensa que legitimando a Felipe Calderón, avanzará en sus planes, creo inclusive que algunos de buena intención, como las negociaciones para pequeños arreglos, embadurnados o parches a la desgracia cotidiana.

Hay otro sector, claro, desde luego, acomodaticio, pragmático, simplista, que sólo suma cifras para garantizar su sobrevivencia, que suma cifras para seguir acumulando o simplemente se ha dicho para sí que es tiempo de que se le haga justicia, porque nunca nadie le ha pagado bien y así se vuelven simplemente cómplices del atraso.

También hay quién sólo mira su puesto o su candidatura, que no sabe jamás del pueblo, no mira, no sabe, no siente, no entiende.

Es capaz, esa izquierda de proponer la legalización de la prostitución o justificar los abusos sexuales de niñas y mujeres durante los operativos de militares; una izquierda dividida le traerá beneficios a la derecha y al desorden que atiza el PRI, que busca recuperarse con tropelías.

Zacatecas es el primer “raund”. A Monreal lo podrá o no sostener el PRD como su integrante. Ojala que López Obrador no se equivoque y vea de que se trata, si no es así, sus palabras en el zócalo, sobre el feminismo como una ideología para el movimiento y para transformar al país, será eso, solamente palabras.

* Periodista y feminista mexicana, reportera en los diarios El Día, unimásuno, La Jornada, directora del suplemento Doble Jornada y directora fundadora de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), nominada en 2005 a Mil Mujeres por el Premio Nobel de la Paz.

07/SLL/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: