Inicio La espalda media, nuestra zona de poder

La espalda media, nuestra zona de poder

Por Carolina Velásquez

Nuestra espalda media, la zona donde se encuentra la columna lumbar (vértebras lumbares) y el plexo solar (tercer chakra), es el espacio que equilibra –como un eje– los aspectos privados e internos de nuestro ser con los aspectos públicos y externos.

Como un amortiguador, es aquí donde la columna vertebral distribuye las presiones que se ejercen sobre el tronco y las extremidades superiores –manos, brazos, hombros– y las que se reciben desde el suelo a través de nuestras extremidades inferiores –pies, piernas, pelvis–; además, como sede del tercer chakra, tiene que ver con el poder y la identidad del yo.

Así, cinco vértebras lumbares forman una curvatura llamada “lordosis lumbar” que sostiene la parte inferior del tórax y reposa sobre el hueso sacro y la pelvis, desempeñando un papel fundamental para el equilibrio corporal: estabiliza, permite la movilidad y amortigua todas las constricciones que recibe la columna vertebral.

Flexible, resistente y protector, nuestro uso de la columna lumbar (espalda media) es constante, al inclinarnos, echarnos para atrás, girar (Jean-Luc Bermond, La salud de su columna vertebral, 1984).

El tercer chakra –manipura chakra, “la ciudad de las joyas” o centro del fuego–, se encuentra a la altura del ombligo y la octava vértebra (dorsal) y está conectado con el plexo solar y las glándulas suprarrenales; es un centro de energía sutil que influye en actividades como la digestión (asimilación de alimentos) y la producción de enzimas.

Desde el punto de vista de las doctrinas místicas orientales, es aquí donde está el nivel de nuestro conocimiento consciente y el discernimiento. Es el centro del poder, del control, del estatus y del ego, de la propia identidad.

Lugar donde albergamos los miedos y las inseguridades (complejo de inferioridad) o causa de la obstinación de creernos los mejores y más triunfadores, según Debbie Shapiro. Es también la zona de la adrenalina, excitación y miedo que la vida genera (Cuerpo-mente. La conexión curativa, 1991).

Dice Shapiro:

“La falta de armonía en esta parte de la columna vertebral o la espalda podría indicar, por consiguiente, retos o conflictos de poder, activados a menudo en el proceso del descubrimiento de uno mismo y de su lugar en el mundo. La dirección natural de nuestra energía espiritual consiste en un ascenso para experimentar estados incluso más elevados, pero nuestro ego hará todo lo posible por detenerlo”.

El goce y las promesas ocultas del poder son seductores, alerta esta especialista corporal. Los probamos y luego es difícil dejarlos, quedándonos en la corrupción y la manipulación; sin embargo, hay una luz al final del túnel que puede ayudar a superar la seducción del poder: el camino espiritual, asegura.

Acerca de cómo observar quien eres desde esta parte de ti hablaremos en la próxima entrega.

*Periodista mexicana

henavv@yahoo.com.mx

2004/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más