Inicio » La globalización: o rezaga o mejora la calidad de vida de las mujeres

La globalización: o rezaga o mejora la calidad de vida de las mujeres

Por Miriam Ruiz

Como en el juego de serpientes y escaleras, los gobiernos de 21 naciones que integran el Mecanismo de Cooperación Económico Asia Pacífico (APEC, en inglés), donde se incluyen México, Chile y Perú, decidirán el próximo fin de semana las condiciones que deben privar para el desarrollo integral de cerca de mil 300 millones de mujeres.

Y es que dos de cada cinco personas del sexo femenino vive y produce en algunos de los países que forman parte de APEC, cuyos jefes de estado se reúnen cada año con la intención de buscar diferentes formas para “distribuir los beneficios de la globalización, promover el dinamismo económico” y fortalecer un sistema de comercio de bienes y servicios abierto, acorde con los principios de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El presidente mexicano Vicente Fox, el secretario de economía Luis Ernesto Derbez y 10 titulares de oficinas nacionales de la mujer, entre ellas Patricia Espinosa Torres, de México, y Adriana Delpiano Puerna, de Chile, se reunirán el 27, 28 y 29 de septiembre en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, en la Reunión Ministerial sobre Mujeres de APEC.

Las 21 economías de Mecanismo de Cooperación Económico Asia Pacífico, donde destacan China, Japón, Estados Unidos, Malasia y Tailandia, generaron para el año 2000 el 46.76 por ciento del comercio mundial y alcanzan a dos mil 500 millones de personas; de acuerdo con Magdalena García, punto focal para México del grupo de género de APEC.

Para cada una de esas mujeres –sea cristiana o musulmana, obrera o empresaria– la globalización, a decir de la economista Rocío Mejía, actualmente empleada de la Secretaría de Desarrollo Económico del gobierno de la Ciudad de México, puede proporcionar o mayor rezago o mejorar su calidad de vida.

“En la medida en que las mujeres sigan relegadas en materia política comercial, y de que continúe la tendencia actual en los patrones de integración económica, podrá profundizarse en el rezago económico social y político”, afirma la también representante de la Red Mexicana de Acción Frente al Libre Comercio.

En caso de que variaran las tendencias, es decir, de que se renegociaran los tratados comerciales buscando respeto a los derechos laborales y humanos, podrían redefinirse las condiciones con los bloques de Asia Pacífico y fortalecer los gobiernos con bases democráticas y principios de equidad; donde, por supuesto quedarían incluidas las mujeres a fin de plantear cómo mejorar la calidad de vida de la población femenina.

ASIA, A LA VUELTA DE LA ESQUINA

En estos primeros años del siglo XXI, donde los niños mexicanos han visto más ideogramas que todas las generaciones juntas, la movilidad de la economía en los países de APEC repercute de manera distinta para sus habitantes, ya sea en lo laboral o lo cultural.

Por ejemplo, ante 330 millones de trabajadoras chinas –equivalente a 46 por ciento de la población económicamente activa del país que estrena un lugar en la Organización Mundial de Comercio tiene que replantearse el papel de las mexicanas, que en los años 80 inundaron la industria maquiladora.

Lo que las mujeres de nuestro país ganaron durante estas dos décadas fue especialización, explicó en entrevista el presidente de la Cámara Nacional de Cámaras Industriales (Concamín), Javier Prieto de la Fuente.

Frente a mano de obra femenina más barata, como ocurre con varios países de Asia, lo que garantiza trabajo para las mexicanas es que éstas son obreras altamente capacitadas y especializadas, asegura Prieto de la Fuente, líder de los industriales en el país.

El quehacer de más mexicanas tiene que salir al mundo, finaliza el también representante del sector privado mexicano en APEC.

GÉNERO Y APEC

¿Qué tiene que ver la movilidad de las personas de negocios o la mediación de disputas y el diálogo automotriz con las mujeres? Responder a ello y hacérselo saber al consejo de funcionarios de alto nivel, conocido por sus siglas SOM, es la tarea de las expertas que desde 1998 integran el Grupo Asesor para la Integración de Género (AGGI) de APEC.

Ellas son parte de la Red de Puntos Focales de Género en APEC, explica Magdalena García al abundar que el objetivo de la integración de las mujeres en APEC es eliminar las barreras a la plena participación de las mujeres e incrementar su capacidad para responder a las oportunidades económicas que ofrece la liberación del comercio.

Asegurar la coherencia de la estrategia sensible al género en los acuerdos de comercio multilaterales y regionales, lo mismo que su institucionalización en APEC, es la recomendación que dio Magdalena García en la séptima Reunión de Mujeres Líderes de APEC, llevada al cabo el 21 y 22 de agosto en el puerto de Acapulco y de la cual surgieron propuestas para la reunión ministerial de Guadalajara.

Tales propuestas son responder a los compromisos de la globalización y la liberalización del comercio en la educación, el trabajo y el salario femenino, según concluyeron 143 líderes en Acapulco.

EMPRESARIAS

Por su parte la Secretaría de Economía de México propone hacer énfasis en las pequeñas y medianas empresas, lo mismo que en las micro, con la participación de las mujeres y los jóvenes.

María del Carmen Díaz Amador, coordinadora general del Programa Nacional de Financiamiento a Microempresas, asegura que debido a que una tercera parte de las microempresarias son mujeres del campo, es preciso establecer una estrategia de supervivencia en un país donde nueve por ciento de las mexicanas no recibe ingreso o gana menos de tres salarios mínimos.

Noruega es el único país que por ley pide que 40 por ciento de sus directivas sean mujeres, luego de darse cuenta que solamente había siete mujeres decidiendo en las empresas por cada 93 hombres, explicó en APEC Irene Natividad, fundadora de la iniciativa Cumbre Mundial de Mujeres y una de las más destacadas empresarias estadunidenses.

Mientras que en Estados Unidos 12.4 por ciento de los integrantes de consejos empresariales son mujeres, en Australia 4.6 por ciento tienen esos lugares, 10.7 en Australia y, en Japón, solamente punto dos por ciento (.2%) llevan ese liderazgo.

Además de ser pocas, las mujeres de empresa tienden a considerarse pequeñas y poco importantes. “Pero necesitamos repetir que las pequeñas empresas son la base de toda la economía del mundo: sea desarrollada o en desarrollo.”

El próximo fin de semana las y los ministros de los países de APEC discutirán el acceso y los obstáculos específicos que tienen las mujeres en el mercado laboral mundial, además de cómo fortalecer sus capacidades relacionadas con la tecnología de la información, así como elaborar una agenda sensible al género en la Nueva Ronda de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en los acuerdos comerciales regionales.

Los resultados, que tomarán en cuenta las propuestas de la séptima Reunión de Mujeres Líderes, se llevarán a finales de octubre a Los Cabos, donde se reunirán durante dos días los jefes de estado de las economías de APEC, iniciativa que data del 1989.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: