Inicio La inmoralidad del imperio

La inmoralidad del imperio

Por Fabiola Calvo

La desfachatez de los Estados Unidos toca con su inmoralidad, su desvergonzada capacidad para mentir al mundo, vender o exportar su “democracia” y hacer exigencia a gobiernos para que respeten los Derechos Humanos, claro está, pasando por su sagrado derecho de aplicación de la pena de muerte.

El gobierno de Estados Unidos controla la información, tortura en Irak, Guantánamo y Afganistán y, engaña o cree que engaña a un buen número de ciudadanos de su país en busca de un triunfo electoral que legitime su política.

Las barbaridades en Viet Nam parecen haberse olvidado y es sabido que la potencia no ha cambiado sus conceptos de imperio, de avasallamiento de los pueblos que no están en condiciones de enfrentarlo, amordazados y sometidos por sus propios tiranos.

La reciente publicación de las fotografías en las que aparecen soldados del ejército de los EEUU vejando a prisioneros iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib –antes, centro de torturas y ejecuciones de Sadam Husein-, borra cualquier posibilidad –si existía- de credibilidad. ¿Dónde está el pueblo estadounidense? ¿Dónde está su defensa por los Derechos Humanos?

No son suficientes las voces de algunos intelectuales y artistas. Es necesario y urgente que la ciudadanía se pronuncie. Los españoles se pronunciaron en las urnas ante las mentiras del gobierno después del atentado del 11 de marzo.

No es suficiente la solicitud de perdón del Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld porque como los buenos creyentes, peca reza y empata. Mientras la realidad no se dio a conocer, para él las evidencias no existían.

Tanto Rumsfeld como George Bush son responsables de la vergonzosa tortura a iraquíes denunciada por la CBS y ya advertida por Amnistía Internacional (AI)

No es suficiente jurar ante la Biblia y llorar frente a las cámaras. Ellos deberían ser juzgados en su propio país o como tantos autores de crímenes de guerra, juzgados por un Tribunal Penal internacional.

* Periodista colombiana residente en Madrid, Premio 2003 La Mujer en la Unión Europea

2004/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content