Inicio La mujer: La esperanza

La mujer: La esperanza

Por la Redacción

La mujer es “la “esperanza” que tiene el mundo para combatir: al terrorismo, la pobreza y salvaguardar a la humanidad, sostiene el escritor Curt Weeden.

El autor de “How women can beat terrorism”, indica que si no se actúa de manera urgente, para el 2030, en 24 años, el terrorismo y los conflictos armados podrían destruir 100 millones de vidas.

Plantea en ese sentido que el eje central idóneo en este mundo es la mujer, ella es fundamental para contrarrestar la aparición de más acciones terroristas. Hay que darle poder y acceso a la educación.

Para Curt Weeden el cambio de estrategia es urgente.
Los costos, señala, serían no sólo económicos, sino desastrosos para la humanidad si no se actúa inmediatamente. Y la mujer puede ayudar a combatir la pobreza, la desesperanza y también velar por un crecimiento poblacional equilibrado.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Kofi Annan dice que “la pobreza es una ruta al terrorismo” y de ahí la importancia de la mujer en el fortalecimiento de las naciones con su actividad diaria en lo político, religioso y cultural.

El entendimiento entre ellas es lo ideal para avanzar: sin embargo, las políticas gubernamentales deben de darles voz y voto, así como una plena participación en la toma de decisiones.

Las mujeres se deben organizar y actuar para construir países más estables, principalmente para que sean copartícipes en la eliminación de la envidia negativa que generan dentro de sus naciones tercermundistas, contra los llamados del primer mundo.

En la búsqueda del equilibrio político, cultural y religioso indica que las mujeres en el llamado primer mundo o desarrollado, deben de ejercer su voto por candidatas y candidatos comprometidos en otorgar de sus presupuestos anuales, el 0.7 por ciento a programas específicos del tercer mundo y que se traduzcan en la creación de fuentes de empleo y contar con una vigilancia para que no se corrompa el fin de esa ayuda económica.

Curt Weeden también afirma que los grupos que no poseen nada y no tienen control son más fáciles de influenciar y que la envidia negativa es uno de los principales factores que influyen en la ejecución de acciones destructivas.

Por ello, manifiesta, que si la mujer se organiza religiosa, cultural, político y educativamente, será un factor determinante para prevenir de manera urgente y determinante, la opresión organizativa que predomina y que esta ávida de cambios.
* Periodista mexicana
06/LP/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content