Inicio La pobreza, cuestión de poder

La pobreza, cuestión de poder

Por María de la Luz González

El problema fundamental de la pobreza es el poder político, la capacidad o no de los grupos que la padecen de negociar sus necesidades ante el Estado, afirmó Rodolfo Stavenhagen, relator especial de Naciones Unidas para asuntos indígenas.

Durante su participación en el seminario Crecimiento, desigualdad y pobreza, Stavenhagen llamó a analizar la pobreza y a plantear cómo combatirla desde el punto de vista de los grupos sociales y sus derechos humanos, más que desde las estadísticas y el ámbito de la macroeconomía.

Consideró esencial en el análisis del tema cuestionarse por qué existe pobreza persistente asociada a determinados grupos sociales, como los pueblos indígenas, que representan del 12 al 15 por ciento de la población nacional y a cerca de 40 millones de personas en América Latina.

Sin embargo, destacó, el principal problema para analizar su situación es la carencia de datos, pues una de sus quejas más recurrentes es que no los atienden por que no aparecen en las estadísticas.

Por ello, explicó, aun cuando se exigen promedios de disminución de pobreza y crecimiento de desarrollo humano, las cifras bajan mucho si la información se desagrega en población indígena y no indígena.

Stavenhagen consideró que se requieren políticas de desarrollo orientadas hacia los derechos humanos que, más que superar los promedios de los lustros o décadas con más bajos ingresos, se enfoquen a los grupos específicos que sufren el problema de la pobreza desde hace largos años, o incluso siglos.

“El género o la etnia no son sólo categorías estadísticas. El problema fundamental de la pobreza es el poder político: si tienen capacidad de negociar o no ante el Estado sus necesidades; mientras no la tengan no va a cambiar su situación” afirmó.

En el seminario participaron también la directora regional de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Rebeca Grynspan; el subsecretario de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol),Miguel Székely; el investigador Jonh Scott y Luis Felipe Lopez Calva, coordinador nacional del Informe sobre Desarrollo Humano.

Ellos coincidieron en que los indicadores de empleo, equidad de género y etnicidad están ausentes de los Objetivos del Desarrollo del Milenio.

En contradicción con las afirmaciones del secretario ejecutivo de la CEPAL, José Luis Machinea, el subsecretario Székely aseguró que el envío de remesas internacionales ha tenido un impacto mínimo en la reducción de la pobreza y que ésta se ha logrado con la expansión de los programas sociales como oportunidades.

Sin embargo, Grynspan señaló que es necesario responder a las oportunidades creadas por los programas sociales con las oportunidades creadas por las políticas económicas, concretamente de empleo y redistribución del ingreso.

Recordó que en la región siete de cada diez empleos que se crean están en el sector informal y que América latina y el Caribe no pueden seguir combatiendo la pobreza sino atacar la desigualdad.

05/LG/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content