Inicio La salud laboral de las mujeres

La salud laboral de las mujeres

Por la Redacción

La definición de salud ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Hoy la salud se concibe no sólo como ausencia de enfermedad. Así, las condiciones del entorno en el que vivimos, nuestros hábitos, la alimentación, el ocio, las relaciones que establecemos con las demás personas, cómo nos comunicamos con ellas, cómo nos sentimos con nosotros y nosotras mismas… y también, dónde y cómo trabajamos son factores que también forman parte de nuestra salud.

Hasta hace poco tiempo, en la salud laboral sólo se habían considerado como efectos negativos del trabajo los accidentes y las enfermedades profesionales. Pero cuidar la salud laboral supone prevenir los daños por las condiciones de trabajo y el entorno físico y social en el que lo realizamos que pueden generar riesgos para nuestra salud.

Durante mucho tiempo se han confundido las diferencias biológicas propias de cada sexo con los comportamientos, normas y valores que cada sociedad considera adecuados para los hombres y las mujeres.

Desde que nacemos se nos asignan vestidos, juguetes, actividades diferentes, pero incluso se nos presupone una manera de ser, de pensar y sentir determinada según seamos niñas o niños. Recibimos distintos mensajes, aprendemos a comunicarnos según nuestro género, adoptamos actitudes de acuerdo con lo que se espera de nuestro sexo y se nos crean expectativas diferentes. Antes de que tomemos conciencia de si somos hombres o mujeres se nos asigna a cada sexo un rol social distinto.

El trabajo doméstico no está exento de riesgos para la salud. Planchar, limpiar vidrios… nos hace estar continuamente de pie y adoptar posturas forzadas nos provoca dolores frecuentes de espalda y alteraciones circulatorias.

También el trabajo en casa supone el riesgo de sufrir accidentes por explosiones de gas u otros productos combustibles, quemaduras, caídas, etcétera. Sin embargo, son muchas las horas de esfuerzo sostenido, atendiendo a las demandas físicas y emocionales de la casa y de la familia, sin tiempo ni espacio para el descanso o el cuidado de las propias necesidades.

El trabajo doméstico y de cuidado supone una gran carga no sólo física, sino también emocional y mental. Además la rutina, el aislamiento y la soledad, unidos a la desvalorización en una sociedad que tiende a reconocer únicamente los trabajos que generan ingresos, puede provocar que muchas mujeres tengan ansiedad y depresión, sensaciones de inutilidad y angustia.

De allí las alteraciones psicosomáticas como sueño, cefaleas, agotamiento nervioso y problemas digestivos que provocan el consumo de tranquilizantes para agregar un problema más de salud, que son las adicciones. Pese a esta realidad, el trabajo doméstico sigue permaneciendo invisible cuando hablamos de la salud laboral de la mujer trabajadora.

Es necesario, por ello, que esta actividad se tenga en cuenta a la hora de realizar programas de prevención de riesgos laborales, adoptando las medidas sociales necesarias. La escasa valoración profesional, las bajas categorías laborales, la menor remuneración o la discriminación salarial, el tener que limitarnos a categorías inferiores a aquellas para las que estamos capacitadas, la dificultad para desarrollarnos profesionalmente, la doble jornada, la inseguridad laboral y las situaciones de hostigamiento son factores que inciden en nuestra salud física y mental. Sin embargo, sin el aporte de las mujeres sería imposible mantener económicamente a cualquier país.

* La autora es senadora por el Partido Revolucionario Institucional.
Correo electrónico: [email protected]

       

atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content